Historia de una banda criminal

por | Sep 22, 2016 | Arinas_Txema, Miradas | 0 Comentarios

Historia de una banda criminal_imagen¿La historia de una banda criminal organizada que controla un amplio territorio donde viven millones de personas? ¿Una banda a la que acuden las más importantes empresas del país, bancos y asociaciones de todo tipo para pedir protección y promoción a cambio de sustanciosas donaciones que el consigliere de la banda reparte luego entre los capos de la banda en sobres sin nombre? ¿Una banda que explota todos los recursos del territorio bajo su control en beneficio propio y de sus aliados, que destruye todo lo que está a su alcance si no puede sacar tajada de ello? ¿Un consigliere que traiciona a los suyos por codicia y les amenaza con contarlo todo? ¿Un consigliere que pone en un brete a la banda confesando a los jueces dónde y cómo esconden el dinero de los sobornos y otros ingresos hasta que, de repente, cuando la banda hace desaparecer los ordenadores que contienen toda la información que les incrimina y le manda varias recados a su antiguo compinche, éste rectifica al momento? ¿Una banda que reparte el territorio entre sus capos, los cuales a su vez organizan sus correspondientes tramas locales para sacar tajada por la vía de donaciones o comisiones a todo lo que se mueva a su alrededor? ¿Una banda cuyas ramificaciones alcanzan hasta la última pedanía del territorio bajo su control? ¿Una banda que no duda en deshacerse sin piedad de los capos más destacados que caen en desgracia a medida que la justicia va estrechando el cerco sobre ellos? ¿Una banda que, a pesar de todas las tropelías que comete y del número en constante aumento de miembros encarcelados, imputados o bajo sospecha de organizar todo tipo de tramas criminales y de haber metido la mano hasta en la cartera de los ancianos, sigue recibiendo el apoyo mayoritario de la misma gente a la que roba y extorsiona porque ésta parece estar convencida de que sin ellos sería el caos? Y sobre todo: ¿Un capo di capi que no es especialmente inteligente ni carismático, a quien más bien gusta presentarse como una persona corriente, sencilla, que como mucho lee El Marca, aunque luego pertenezca por linaje a la elite criminal de toda la vida? ¿Un padrino sin especiales cualidades intelectuales o humanas que no sean las de enfrentarse a los problemas de lado, sin mover una ficha a la espera de que sean otros los que la muevan y cometan un fallo? ¿Un padrino que ha hecho del disimulo un arte; de la callada como respuesta, una táctica digna de Maquiavelo; de la frase ininteligible y absurda, un género mediático; de la mediocridad, un mérito y el correspondiente retrato de todo un país; pero, que aun así dirige la organización con mano de hierro?

-Sí, todo eso y mucho más. Si lee la novela se dará cuenta de que también hablo de los antecedentes de esa banda criminal organizada en la época de sus padres y sus abuelos, que también menciono a otras bandas similares habidas antes y al mismo tiempo en el conjunto del país y en territorios muy destacados y peculiares de éste.

-Ya. Pero es que visto así esto parece un remedo de El Padrino de Mario Puzzo.

-No es lo mismo, no. Yo hablo de una banda criminal constituida en un partido político que se hace con el control de todo un país gracias a los votos de la ciudadanía, pero con el único objetivo de poder así explotarlo a su antojo con la connivencia del resto de poderes fácticos.

-Me parece demasiado rebuscado y exagerado. Yo diría que es casi un ajuste de cuentas.

-Hay jueces que no dudarían en darme la razón cuando hablo de un partido que funciona como una organización criminal.

-Seguro, seguro. Pero el caso es que mi editorial publica novela negra y no ciencia ficción.

-Ficción no sé. Ciencia…

                                                 

© Txema Arinas - Todos los derechos reservados

Licenciado en Geografía e Historia. Novelista y Ensayista. Escritor. Columnista y Corresponsal en Asturias y Euskadi de Solo Novela Negra