30 de Febrero

30 de Febrero

RELATOS

30 de Febrero

Mar 11, 2017

Miguel Angel Contreras | Redacción Relatos

30 de Febrero

Por Anxo do Rego

 

Foto: Sblourg

Miró al frente, no encontró a nadie. Tampoco cuando lo hizo a ambos lados. Tuvo suerte, tampoco había gente que pudiera reconocerle. Por último giró y escudriñó su espalda. Definitivamente se encontraba solo, y si como escuchó cuando era niño, dios está en todas partes, tal vez estuviera allí o muy cerca. Tan cerca, que quizás podría escuchar sus palabras.

Hasta ese momento no sintió necesidad de acudir a él, posiblemente porque también escuchó de niño y más adelante de joven, frases como Cuanto mal se hace en la tierra, se paga en la tierra, no esperes al llamado juicio final. Sin embargo acudía a él, como recurso final. Él precisamente que no creía en los enquistados y retrógrados apaños religiosos y fundamentalismos cristianos.

Su gnosticismo nació poco después de cumplir los catorce años, y desde entonces, dada la educación recibida, nunca trató de hacer mal a nadie, ayudó a cuantos pudo. Nunca se apoyó en cabeza alguna para escalar a un puesto por encima del que ocupaba. Creyó en las leyes, aunque no fueran las mejores. En sus gobernantes y políticos, pese a lo mucho que debía criticarles y exigirles. En su familia, amigos, compañeros, vecinos, y conciudadanos.

Ahora aquellos tiempos de bonanza y superación se habían tornado en pura desesperación. Dejó de creer en las leyes cuando comprobó se aprobaban a gusto de los gobernantes de turno, sin reflexionar profundamente sobre la necesidad o no de abolir las existentes, modificar partes esenciales, o incluir medidas que coartaban el fin propuesto en su génesis. También dejó de creer en los políticos apoltronados en el poder, fundamentalmente por proponer acciones imposibles. Pintar con mentiras sus palabras y realizar actos que tan solo favorecían a una minoría de ciudadanos, los intereses que representaban, olvidando a la gran mayoría, tantas veces silenciada.

Hoy él carece de familia, se ha disuelto. Las circunstancias no son las mismas y ha prevalecido el instinto de supervivencia frente a la de unión, y consecuentemente la fuerza. Los amigos le han dado la espalda, tal vez ellos también vivan momentos difíciles y prefieran evitar verle o escucharle, antes que negarle una petición de ayuda que tal vez no puedan darle.

Y si los eslabones principales de su vida, la familia y los amigos, estaban rotos ¿dónde debía acudir en petición de ayuda? Si las leyes ya no le respaldaban, los políticos seguían mintiendo sin rubor alguno, no pertenecía a rebaño religioso alguno, y su agnosticismo no se lo permitía ¿que debía hacer? ¿Dejar de creer en el hombre como ser? Tal vez hacía tiempo que lo había hecho.

Ahora como último recurso estaba sentado en aquel banco lustroso, envuelto de un denso olor a cera quemada. Al levantar la cabeza vio dentro de un lujoso marco barroco, la representación de una alegoría sobre la caridad cristiana. Si se atrevió a entrar fue como consecuencia de ser el único edificio en toda la calle que permanecía abierto, en pie y limpio donde poder resguardarse de la lluvia. Los otros dos cercanos,  una sucursal bancaria y las oficinas centrales de una gran empresa, estaban cerrados.

El resto de viviendas y locales comerciales, se dejaban mecer por la desidia y desesperación de sus posibles ocupantes. Imperaba el mal olor. Un pestilente hedor a miseria, desolación y muerte. Los pocos ciudadanos que caminaban, lo hacían en silencio, cabizbajos, tristes y solitarios. Las farolas que antes dieran luz, hoy, o estaban rotas o carentes de bombillas en perfecto estado de uso. El asfalto levantado con socavones se dejaba ver como un gigantesco tablero de ajedrez. Apenas había coches circulando y los que aparecían, lo hacían con suma lentitud sorteando baches, hendiduras y montículos envidiosos de las barricadas de otros barrios.

No se cruzó con persona alguna a quien pudiera solicitar ayuda, física o mental. El desprecio y egoísmo patrocinaban aquella miserable vida. Y en ese momento él estaba allí, sentado y pensativo, pero sobre todo dubitativo. Las preguntas surgieron como un manantial ¿Me atreveré a pedir ayuda a Dios? ¿Si existe, como es capaz de permitir tanta miseria, pobreza y desolación? ¿Por qué va a ayudarme, si hay niños, mujeres y hombres más necesitados que yo? ¿Es él mi único recurso o es que me estoy muriendo y quizás me atreveré por esa razón?

Fue incapaz de seguir allí, se sintió mal, como traidor a su propio ser, no se atrevió a  pedir nada. Salió de aquel recinto enorme, lujoso, silencioso, cálido y presuntamente protector. De una puerta salió un cura orondo y comenzó a caminar hacia él. No le concedió opción alguna, no iba a permitir que alguien volviera a llamarle hijo con tono hipócrita desposeído de realidad y verdad. Decidió salir de nuevo y volver a empaparse, aun mas su cupiera, por la copiosa lluvia que caía sobre la ciudad. Tal y como entró salió. Sin respuestas, tal vez porque no las había o quizás porque no necesitaba a alguien que las interpretara arbitrariamente.

Como tantos días sentía el estómago vacío. Con éste eran cuatro sin comer algo sólido y limpio que no fueran sobras o restos de papeleras o depósitos. Ya no era él, ya no era el responsable del área comercial de una importante firma. Desde catorce meses atrás dejó de ser padre, esposo, amigo o simple ciudadano. Sin hogar ni casa donde vivir, lo hacía en locales cerrados, llenos de ratas y miseria. El aportaba la suya. Pero seguía viviendo y eso ¿era importante? Tal vez no, aquello no era vivir, era un pulular constante, sin ilusión ni horizontes. Era supervivencia, pero ¿hasta cuándo?

De repente sus ojos se fijaron en un cartel, algo raído y descolorido, sujeto a una pared. Se acercó para interpretarlo. Sobre él algunas pegatinas de un conocido grupo político de ultraderecha, trataba de anular el mensaje publicitario que pugnaba por ser leído. Decía, Clínica Nuevo Futuro. Le ayudamos gratuitamente a abortar si es mujer, a estudiar si tiene deseos, a comer si el banco de alimentos nos cede alguno o quedan después de entregar la mayoría a centros religiosos. También a morir sin dolor, si su desesperación está en el límite supremo. Podemos ayudarle a … Aquí acababan los eslóganes. Las pegatinas lo cubrían sin delicadeza ni respeto alguno. Imaginó que podría poner si las frases aludiendo a aborto y suicidio asistido, las hubieran dejado al descubierto.

Leyó la dirección, no estaba muy lejos. Tenía tiempo, decidió acudir. Llamó golpeando la puerta. Alguien abrió y sin separarse de una amplia sonrisa dijo, Pase, pase, podemos ayudarle, ¿Que necesita?

Por fin ese día alguien le ayudaría sin hacer preguntas tales como ¿Que religión profesa? ¿Es usted del partido político del gobierno? Y otras similares. Sin esperar respondió, ¡deseo morir, no tengo familia, ni amigos, dinero o casa. Tengo hambre para regalar, mi sombra es la miseria, me ilumino con desgracias, mi comida es la  desesperanza, bebo tristeza y sueño con el dolor!

Se fijó en el taco del calendario sujeto en la pared. Resaltaba una extraña fecha 30 de Febrero.

 Bibliografia 

© Anxo do Rego - Todos los derechos reservados

Creador literario

ADVERTENCIA:

SOLO NOVELA NEGRA Revista del Mundo Criminal, está autorizada por el autor para publicar en exclusiva este relato. Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y/o su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, deberán hacer frente a las consecuencias legales en relación con los derechos de propiedad intelectual, que las leyes actuales reguladoras nos conceden.

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

El sobre, de Anxo do Rego

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | EL SOBRE por Anxo do Rego   Como han cambiado los hábitos para informarse. Tan solo hace unos años estábamos obligados a comprar la prensa escrita diaria, para leer y ver los reportajes gráficos de cuanto sucedía en el mundo...

leer más

Mi estimado peluquero

Aporta el Autor:  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Angel Contreras MI ESTIMADO PELUQUERO por Anxo do Rego Aparcó el vehículo y comenzó a caminar en dirección a la peluquería. A escasos veinte metros lo vio entrar en el establecimiento. No cabía duda alguna, era...

leer más

La Cápsula del tiempo

Aporta el Autor:  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Ángel Contreras La Cápsula del tiempo Por Anxo do Rego Comenzaron a zarandearle e insultarle con siete años. Le hicieron la vida imposible, lo soportó estoicamente. A los diez años, el director del colegio, a...

leer más

Te lo advertí

Aporta :  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Angel Contreras TE LO ADVERTÍ   ¡Mañana tenemos fiesta en casa! —señaló imperativamente Julia—. Tras unos segundos dije en idéntico tono, ¡te recuerdo la promesa hecha en la fiesta anterior! Guardó silencio. A las...

leer más

Una cuestión de artículo y tilde

Redacción General | La Zubia Nadie, absolutamente nadie conocía sus intenciones, ni siquiera él. Sin embargo estaba decidido. Eran muchas las frases idénticas que escuchaba de ella cada día: le dejaré, le abandonaré y así podremos reiniciar de nuevo nuestras vidas. Le...

leer más

Hoy solo tres balas

Miguel Ángel Contreras Betancor | Las Palmas de Gran Canaria | J. Redacción Alfonso era huérfano. Dos días antes de cumplir ocho años, sus padres fueron asesinados por el clan de María La Gorda. A él no debieron verlo cuando entraron a matarlos, de lo contrario ahora...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Tarjeta de coordenadas

CRIS MANDARICA| Antes de responder, voy a contarte una historia. En el centro comercial que está en la zona pija de la ciudad puedes alquilar una taquilla si eres socio. Las señoras bien, que salen de la peluquería con el pelo rizado y la raya al medio, dejan en ellas...

leer más

La muñeca vestida de azul

ÁNGELES NAVARRO PEIRÓ| Madrid Isabelita canturreaba mientras mecía a su Mariquita Pérez en los brazos. Empezaba a hacer frío en el parque, incluso habían caído algunas gotas. No comprendía cómo Brigita tardaba tanto. La había dejado sentada en el banco hacía ya mucho...

leer más

Portazos

SILVIA LEÓN| Colombia LA MADRE Ese día Israel me acababa de regalar la cadena de plata con una piedrita de zircón, de esas transparentes que parecen diamantes. Yo prefería los rubís. Él creía que yo iba a pensar que era diamante, pero no, no soy tan boba. Sin embargo,...

leer más

Bautismo de fuego

LLUÍS TALAVERA| Aunque Leo es todavía un novato, no duda en presentarse voluntario para esta misión de paisano. Todo transcurre sin sobresaltos hasta que el operador de cámaras de vigilancia le avisa de que ha localizado al malhechor cerca de su posición. Se inicia...

leer más

Cornudo y miserable ¿Alguien da más?

JUAN CARLOS ARIAS| Las víctimas de la infidelidad de la pareja se comportan de variadas formas. Sus pautas hacen que la deriva se apodere de una mente traicionada y un alma abierta en canal. Las mujeres suelen despecharse y los hombres, algunos, se transforman en...

leer más

Poemas de José Manuel Arango y Carlos Trejos

EMILIO ALBERTO RESTREPO | Medellín - Colombia     AH Y ES DE NUEVO LA MAÑANA José Manuel Arango (1937-2002)   Ah y es de nuevo la mañana tibia y azul El que está señalado (en la lista hay una cruz después de su nombre) liviano todavía va por las calles...

leer más

Al amparo de la ley

DAVID ZAPLANA| La sed de venganza me llevó a convertirme en guardia civil. Solo quiero hacer justicia y qué mejor forma de hacerla que amparado por la ley. Hoy es mi primer día de trabajo, por fin he entrado en un cuartel, con mi uniforme, mi placa y mi pistola. Por...

leer más

Abetos negros

'Abetos negros' es una sección que hemos diseñado para que usted saque el bicho que lleve dentro. Ya sabe, la Navidad bien vale una sombra entre guirnaldas. El texto no debe sobrepasar las 666 palabras y en el que, obligatoriamente deberán aparecer estas palabras:...

leer más

Asesinato en Pedregalejo Bay

JOSÉ ANTONIO QUESADA MONTILLA| La verdad, señor inspector, es que no recuerdo muy bien casi nada de aquellos días a los que usted se refiere. Yo estaría en el paseo de Pedregalejo, como todos los veranos, espetando sardinas en mi vieja barca y pasando fatiga con la...

leer más

About The Author

Leave a reply

Lecturas

  • 136Este artículo:
  • 955834Revista: Acumuladas:
  • 1171Revista: hoy:
  • 18666Revista: Ultima semana:
  • 41827Revista: Lecturas en el mes:

Noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Pin It on Pinterest