622. Granada 15 de Setiembre 2015. Redacción (Victor Tander)

Lingüistica


 IR –  VER  – VOLVER:

Grupo de ⇒ FIGURAS DE PENSAMIENTO

Grupo de   ⇒ FIGURAS SEMÁNTICAS   –   Página General de  ⇒FIGURAS RETÓRICAS    Página General de  ⇒  LINGUÍSTICA


APÓSTROFE

 

Definición 

El/la Apóstrofe es una figura retórica que consiste en interrumpir brevemente el discurso para invocar con vehemencia a seres reales o imaginarios. Se encuentra dentro de las ⇒ figuras de pensamiento, apartado de figuras patéticas

Generalmente suele emplear un tono patético:

  • Olas gigantes que os rompéis bramando… ¡Llevadme con vosotras!Ráfagas de huracán que arrebatáis… ¡Llevadme con vosotras! Nubes de tempestad que rompe el rayo… ¡Llevadme con vosotras! Gustavo Adolfo Bécquer, Rima LII

El Apóstrofe influye en el plano afectivo del lector u oyente para identificarse con el personaje y comprender mejor sus pensamientos y emociones:

  • En el anterior ejemplo, el poeta invoca a los elementos de la naturaleza para que le arranquen la vida y así liberarse del sufrimiento que lo atormenta

Es una figura retórica muy recurrida en plegarias y oraciones. También se suele emplear en publicidad y política por su capacidad expresiva y apelativa.

El Apóstrofe pertenece al grupo de figuras de pensamiento. Etimológicamente proviene del griego “apostrŏphe” (darse la vuelta), ya que en tiempo de los griegos los actores daban la espalda al público para hablar con una persona real o imaginaria.

Emplea siempre la 2ª persona gramatical y suele ir acompañado de signos de exclamación o interrogación. Está relacionada también con la figura de Optación. No se debe confundir la figura de Apóstrofe con el signo ortográfico Apóstrofo (‘).
Ejemplos de Apóstrofe:
  • Tú, infinito cielo ¿cuándo será el día que me muestres tus misterios?
  • Goza cuello, cabello, labio y frente,
    Antes que lo que fue en tu edad dorada
    Oro, lilio, clavel, cristal luciente,
    no sólo en plata o viola troncada
    se vuelva, más tú y ello juntamente
    en tierra, en humo…
    Luis de Góngora
  • ¡Oh tristes nubes oscuras
    que tan recias camináis,sacadme de estas tristuras
    y llevadme a las honduras
    de la mar a donde vais! 
    “Comedia de Rubena” – Gil Vicente
  • ¡Oh noche que guiaste!;
    ¡oh noche amable más que el alborada!;
    ¡oh noche que juntaste
    Amado con amada,
    amada en el Amado transformada!
    San Juan de la Cruz, “Noche oscura
  • Ven, noche gentil, noche tierna y sombría dame a mi Romeo y, cuando yo muera, córtalo en mil estrellas menudas: lucirá tan hermoso el firmamento que el mundo, enamorado de la noche, dejará de adorar al sol hiriente.
    Romeo y Julieta, Shakespeare
  • Vida, ¿qué puedo yo darle
    a mi Dios que vive en mí,
    si no es perderte a ti
    para mejor a Él gozarle?
    Santa Teresa de Jesús, “Vivo sin vivir en mí”
  • ¡O virtuosa, magnífica guerra!
    En ti las querellas volverse debían,
    en ti do los nuestros muriendo vivían
    por gloria en los cielos y fama en la tierra,
    en ti do la lanza cruel nunca yerra
    nin teme la sangre verter de parientes;
    revoca concordes a ti nuestras gentes
    de tales quistiones y tanta desferra.
    Juan de Mena, Laberinto de Fortuna.