Nuestro colega EL BUHO ENTRE LIBROS, recoge en su blog importantes reseñas. Nosotros nos hacemos eco de alguna de ellas, fundamentalmente de aquellas cuyos autores estan incluidos en nuestra Web.

Agradecemos esta colaboracion al Buho.

August Pecado mortalDavid J. SkinerAutor:⇒ DAVID J. SKINNER

Editorial: MAR Editor

Encuadernación: Tapa blanda

Páginas: 114

Reseña de EL BUHO ENTRE LIBROS:

Tal vez sea mi deformación cinéfila clásica, pero cuando vi el argumento de esta novela, pensaba en la clásica situación de un preso que se enfrenta a la muerte y espera hasta el ultimo segundo esa improbable salvación con un recurso de última hora. Pero nada de eso hay en esta novela. No hay recursos, no hay posible marcha atrás. Sólo la lucha de August contra el reloj para contarle al carcelero los hechos que le han traído hasta allí.
Tampoco es un alegato contra la pena de muerte, algo también muy habitual en este tipo de relatos. Y no lo es porque, aunque August se declara inocente del asesinato que va a llevarle a la pena de muerte, sabe que es culpable del asesinato de otras dos personas. Y no hay que olvidar que, salvo el epílogo, la historia está contada desde el punto de vista de August. Él se considera culpable y por tanto merecedor de la pena a la que ha sido castigado, por más que no vaya a aplicársele por los crímenes que realmente cometió.
Pese a ello, pese a esa aparente falta de interés en saber si se salvará o no de la muerte, como lector no he podido menos que sentirme como el carcelero pendiente de la declaración de August, de los hechos que partiendo desde su infancia va a contarnos. No son una justificación de cómo es. Son un retrato de una época, de una ciudad perdida de Estados Unidos, de una cultura religiosa marcada por el integrismo y la moralidad, que poco tienen por otra parte que ver con lo que realmente quieren y desean los que aplican esos estrictos códigos de conducta para si y para los demás.
August pecado mortal es una novela corta, o un relato largo según prefiráis, que apenas sobrepasa las cien páginas. No sé si será esa brevedad la que confiere a esta novela sus características, pues no hay paja ni relleno en ella. Va directa al grano, con pocas descripciones. Y sin embargo, pese a no extenderse en los detalles, si hay algo que destaca por encima de todo lo demás es la atmósfera tan singular que con cuatro trazos David J. Skinner sabe crear.
Nos traslada a un mundo en blanco y negro, sin matices, en que lo bueno es bueno y lo malo es malo. Un mundo cerrado sobre si mismo que crea una claustrofóbica y opresiva sensación al lector. Un mundo que no permite situaciones intermedias: o eres santo o un pecador que merece el castigo del fuego eterno.
Un mundo habitado por pocos personajes que están perfectamente descritos. Comenzando por esa madre puritana, castradora y reprimida que marcará la infancia y el desarrollo de August o por el propio August, obligado a marcharse de su pequeño pueblo para poder respirar.
Información complementaria en: ⇒ El Buho entre Libros