Caperucita, Caperucita …. – relato

Caperucita, Caperucita …. – relato

Caperucita, Caperucita …. – relato

May 27, 2017

Fernando Gracia Ortuño | Barcelona

Me gustaría que vierais cómo se mueve Caperucita sobre la pista de baile, con su liguero negro y su caperuza ondulante, chaquetilla abierta y roja que le llega hasta las caderas, sin nada debajo más que el conjunto de las ligas de seda y esas medias negras que esconden el misterio de sus muslos relucientes debajo… Su mirada es una obsesión que se te pega, a pesar de seguir sus movimientos al milímetro, mientras el ritmo de la música la mece, Caperucita está en ellos y esos ojos forman un conjunto con el todo que la ensalzan a la locura. Un gruñido soterrado me estremece cuando la miro bailar así. Porque sé que será mía en poco tiempo.

   El bosque de cuerpos bailando sobre un haz de luces multicolor me impide a veces seguirla en todos sus movimientos. Unos segundos. De pronto se abre un claro y aparece otra vez frente a mí, bailando de esa manera extasiante que todo lobo debiera conocer por lo menos en la imaginación antes de morir.

   Sé que tiene que acudir a la barra a beber antes de abandonar el local. Lo sé. Y la espero. Llega a mi lado, y parece que no quiere reconocerme, por pudor. En realidad Caperucita lo sabe quién soy. Todo el mundo me conoce en la discoteca. Soy el lobo. Y las chicas saben para qué vengo aquí al bosque de luces a mirar y bailar con ellas, a encandilarlas para llevármelas, cuando sean las doce, a mi catre de la floresta.

   Mucha gente me señala con el dedo por esto, pero sé que secretamente sueñan ellos también con Caperucita y una noche romántica con ella. ¡Para qué mentirnos! Luego la envidia los corroe. Cuando se enteran que otra chica hermosa ha caído en mis garras y si te he visto no me acuerdo. Los correo por dentro, lo sé, a los envidiosos sobre todo, y a los celosos enamorados de Caperucita como yo.

   Cuando acabo de darle un segundo trago a mi cubata, inmerso en estos pensamientos. Caperucita me mira con genuina curiosidad. Ahora sí acaba de reconocerme. Pero su mirada en lugar de asustarse, se ha vuelto fresca y dulce como la de la mañana. Me habla, y yo le contesto con voz ronca, en realidad mis pensamientos van por otro lado, pero  trato de ser los convencionalismo previos y necesarios para llevármela a la cama lo antes posible. Ella sonríe, recordando no sé qué sobre la pista, cuando los chicos la rodearon y comenzaron a hacerle sonrisitas cómplices. Yo no hice nada por salvarla, ironiza… Si tú supieras, pienso, entre dientes afilados y fauces contraídas, lo que haría con ellos…

   Sé que como sigo tu discurso a la perfección, esta noche te vendrás conmigo, Caperucita. Claro, primero tienes que tomarte tu cubatito, achisparte, reír, reír mucho conmigo y mis bromas, embriagados por mis chistes y mis aduladores cariños y pellizcos que pienso darte, sin escatimar ni uno. Por supuesto.

   Sí, una noche por lo menos, antes de morir, estarás en mi lecho, Caperucita. Luego los envidiosos de los hombres vendrán a matarme, me acorralarán, ellos tan seguros de mi injusta barbarie y brutalidad, para matarme, claro, con tu abuela chismosa y reprimida a la cabeza de todos gritando: “¡Al lobo, al lobo! ¡Que nos quita la pureza! ¡Al lobo, al lobo!!”

Del Texto ©  Fernando Gracia Ortuño – Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

El hijo del pregonero

| FERNANDO GRACIA ORTUÑO |  Barcelona | El hijo del pregonero por Fernando Gracia Ortuño     No es que no me guste leer historias negras o criminales al estilo moderno. Lo que pasa es que no tengo tiempo. Hay críticos que han estudiado literatura que me...

leer más

FUMA, FUMA – de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.|    FUMA, FUMA por Fernando Gracia Ortuño     A veces la imbecilidad humana es tan recalcitrante, obtusa, cerril y cafre, que te obliga, en cierto modo, a poner el grito en el cielo ante semejante exabrupto, cada vez que...

leer más

La noche mas salvaje, de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| La noche más salvaje por Fernando Gracia Ortuño     Esta historia es tan cierta que nunca la pude contar a nadie sin sentir una oleada de rubor e impotencia. Se desarrolla en una época en que las calles estaban llenas de...

leer más

Impunidad total

Miguel Angel Contreras | Redacción Relatos IMPUNIDAD TOTAL Por Fernando Gracia Ortuño La gente no se imagina lo fácil que es matar a un hombre. Muchos se piensan que la policía científica los acabará pillando. Temen que siempre habría algún testigo en el escenario del...

leer más

NO TIENES HUEVOS

Nos complace volver a publicar alguno de los relatos mas leidos en la revista. Hoy   NO TIENES HUEVOS Por Fernando Gracia Ortuño No soy muy cariñoso que digamos. Pero quiero a mi amo. Tal vez no sea la palabra. Le obedezco lo bastante como para defenderlo a capa...

leer más

La loca del muladar

  La loca del muladar  Por Fernando Gracia Ortuño   Supongo que, cuando aquella vieja se quitó de en medio, nada cambió en el barrio. El mundo continuó girando sin ella, pero a partir de entonces hubo menos chistes sobre su supuesto embarazo en el...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Algunas consideraciones (otrora innecesarias)

VÍCTOR DEL ÁRBOL| Puede que alguna vez me hayan escuchado decir que siento cierta renuencia a ser etiquetado como escritor de género. Dicha desconfianza tiene más de afirmación que de negación y entronca con una visión amplia de lo que para mí significa la literatura...

leer más

Deambulan por las ciudades

JESÚS TÍSCAR JANDRA| Madrid En primavera, los domingos, de anochecida, cuando salen del cine y está lloviendo, suelen ocurrirles raras historias a los oficinistas solteros y solitarios de más de cuarenta y cinco años que, parados bajo una marquesina, se debaten,...

leer más

Frida y el inspector Cantos

FRANC MURCIA| El inspector se maquillaba frente al espejo mientras intentaba comprender lo que le ocurría al ser humano para cometer semejantes salvajadas con sus propios hijos. Comprobó poniéndose de pie que el vestido brillante de hemorragias sintéticas ocultaba los...

leer más

De aquellos polvos estos muertos

BARROSO-BENAVENTE| Madrid A R. por las sonrisas debajo de una farola cuando toqué fondo. ... Estos gramos Gesto serio. Noticia de última hora. Mirada de circunstancias a la cámara y de ésta a la pantalla del telespectador. Letreros que pasan veloces en el teleprónter....

leer más

Alcachofas en salsa verde

XABIER GUTIÉRREZ| El cocinero levantó la vista. Dejó de picar la cebolla. El cuchillo paró su frenético vaivén. Estaba tan acostumbrado a hacerlo que sus lágrimas se ausentaron de sus ojos hacía ya un tiempo. En su momento lloró las reservas que tenía guardadas. Lo...

leer más

La Mirada de Miranda

MELISSA GUARDIA V| Todo comienza hoy día con una fotografía y para Marcos Del Bosque, su vida social en las redes fue el inicio hacia su destino. Fue en una fiesta donde ella envió a un falso paparazzi, un supuesto cazador de personalidades, para retratarlo. Entre...

leer más

Fin de función

INÉS MUÑOZ AGUIRRE| Se mira al espejo. Sostiene el lápiz en su mano. Se pinta las cejas con un borde grueso. Dibuja en blanco un óvalo alrededor de sus ojos marrones, lo rellena. El detalle final lo conforma el trazado de una cruz. Los labios quedan en un rojo...

leer más

Dónde ocultar un cadáver

MIGUEL IZU Lo decidí el mismo día en que Elvira anunció que, de momento, no pensaba jubilarse. Había albergado la esperanza de no tener que aguantarla más a partir del día en que cumpliera sesenta años, le había oído más de una vez hablar de sus planes para la...

leer más

Proxeneta pero casado

JUAN CARLOS ARIAS| Algunos casos a Reyes le hierven la sangre. No les ponen pelos de punta, ni asustan: le indignan porque tiene corazón, vive modestamente en un piso por el que paga suministros, hipoteca, gastos, mantiene…. Reyes no implica lo personal con lo...

leer más

About The Author

Redacción General | La Zubia

Equipo de Redacción

Lecturas

  • 201Este artículo:
  • 890657Revista: Acumuladas:
  • 1191Revista: hoy:
  • 16355Revista: Ultima semana:
  • 44811Revista: Lecturas en el mes:

Octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Pin It on Pinterest