Caperucita, Caperucita …. – relato

Caperucita, Caperucita …. – relato

Caperucita, Caperucita …. – relato

May 27, 2017

Fernando Gracia Ortuño | Barcelona

Me gustaría que vierais cómo se mueve Caperucita sobre la pista de baile, con su liguero negro y su caperuza ondulante, chaquetilla abierta y roja que le llega hasta las caderas, sin nada debajo más que el conjunto de las ligas de seda y esas medias negras que esconden el misterio de sus muslos relucientes debajo… Su mirada es una obsesión que se te pega, a pesar de seguir sus movimientos al milímetro, mientras el ritmo de la música la mece, Caperucita está en ellos y esos ojos forman un conjunto con el todo que la ensalzan a la locura. Un gruñido soterrado me estremece cuando la miro bailar así. Porque sé que será mía en poco tiempo.

   El bosque de cuerpos bailando sobre un haz de luces multicolor me impide a veces seguirla en todos sus movimientos. Unos segundos. De pronto se abre un claro y aparece otra vez frente a mí, bailando de esa manera extasiante que todo lobo debiera conocer por lo menos en la imaginación antes de morir.

   Sé que tiene que acudir a la barra a beber antes de abandonar el local. Lo sé. Y la espero. Llega a mi lado, y parece que no quiere reconocerme, por pudor. En realidad Caperucita lo sabe quién soy. Todo el mundo me conoce en la discoteca. Soy el lobo. Y las chicas saben para qué vengo aquí al bosque de luces a mirar y bailar con ellas, a encandilarlas para llevármelas, cuando sean las doce, a mi catre de la floresta.

   Mucha gente me señala con el dedo por esto, pero sé que secretamente sueñan ellos también con Caperucita y una noche romántica con ella. ¡Para qué mentirnos! Luego la envidia los corroe. Cuando se enteran que otra chica hermosa ha caído en mis garras y si te he visto no me acuerdo. Los correo por dentro, lo sé, a los envidiosos sobre todo, y a los celosos enamorados de Caperucita como yo.

   Cuando acabo de darle un segundo trago a mi cubata, inmerso en estos pensamientos. Caperucita me mira con genuina curiosidad. Ahora sí acaba de reconocerme. Pero su mirada en lugar de asustarse, se ha vuelto fresca y dulce como la de la mañana. Me habla, y yo le contesto con voz ronca, en realidad mis pensamientos van por otro lado, pero  trato de ser los convencionalismo previos y necesarios para llevármela a la cama lo antes posible. Ella sonríe, recordando no sé qué sobre la pista, cuando los chicos la rodearon y comenzaron a hacerle sonrisitas cómplices. Yo no hice nada por salvarla, ironiza… Si tú supieras, pienso, entre dientes afilados y fauces contraídas, lo que haría con ellos…

   Sé que como sigo tu discurso a la perfección, esta noche te vendrás conmigo, Caperucita. Claro, primero tienes que tomarte tu cubatito, achisparte, reír, reír mucho conmigo y mis bromas, embriagados por mis chistes y mis aduladores cariños y pellizcos que pienso darte, sin escatimar ni uno. Por supuesto.

   Sí, una noche por lo menos, antes de morir, estarás en mi lecho, Caperucita. Luego los envidiosos de los hombres vendrán a matarme, me acorralarán, ellos tan seguros de mi injusta barbarie y brutalidad, para matarme, claro, con tu abuela chismosa y reprimida a la cabeza de todos gritando: “¡Al lobo, al lobo! ¡Que nos quita la pureza! ¡Al lobo, al lobo!!”

Del Texto ©  Fernando Gracia Ortuño – Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

FUMA, FUMA – de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.|    FUMA, FUMA por Fernando Gracia Ortuño     A veces la imbecilidad humana es tan recalcitrante, obtusa, cerril y cafre, que te obliga, en cierto modo, a poner el grito en el cielo ante semejante exabrupto, cada vez que...

leer más

La noche mas salvaje, de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| La noche más salvaje por Fernando Gracia Ortuño     Esta historia es tan cierta que nunca la pude contar a nadie sin sentir una oleada de rubor e impotencia. Se desarrolla en una época en que las calles estaban llenas de...

leer más

Impunidad total

Miguel Angel Contreras | Redacción Relatos IMPUNIDAD TOTAL Por Fernando Gracia Ortuño La gente no se imagina lo fácil que es matar a un hombre. Muchos se piensan que la policía científica los acabará pillando. Temen que siempre habría algún testigo en el escenario del...

leer más

NO TIENES HUEVOS

Nos complace volver a publicar alguno de los relatos mas leidos en la revista. Hoy   NO TIENES HUEVOS Por Fernando Gracia Ortuño No soy muy cariñoso que digamos. Pero quiero a mi amo. Tal vez no sea la palabra. Le obedezco lo bastante como para defenderlo a capa...

leer más

La loca del muladar

  La loca del muladar  Por Fernando Gracia Ortuño   Supongo que, cuando aquella vieja se quitó de en medio, nada cambió en el barrio. El mundo continuó girando sin ella, pero a partir de entonces hubo menos chistes sobre su supuesto embarazo en el...

leer más

LO MAS GORE

 Lo más gore Por Fernando Gracia Ortuño   Aquél día acababa de salir de la alcantarilla de un extraño y concurrido antro lleno de maleantes y bribones de todo tipo, todavía extrañado de seguir con vida, alucinando por la cantidad de heridas y magulladuras, y...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

LA ANFISBENA – # 1

Miguel Ángel Contreras | Las Palmas Donde existen reglas también hay excepciones. Esta es una de ellas dada la intensidad y amplitud del relato, en esta ocasión nos vemos obligados a publicar este excepcional trabajo de nuestro amigo y colaborador GUSTAVO EDUARDO...

leer más

Insolvente de alta gama

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| ‘Insolvente’ de alta gama Por Juan Carlos Arias   En el abanico de no pagar a ciertos padres cuando media el divorcio hay de todo. Como en la viña del señor. Hay quienes fingen ser indigentes, los que están ‘recogidos’ por...

leer más

El penoso deber de un policía

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| El penoso deber de un policía por Juan Pablo Goñi Capurro   Seis de la mañana, domingo ya. Hughman sintió un aguijonazo de ternura al dedicarle una mirada de despedida a Matilde, aún dormida. Diez días despertando junto a...

leer más

EL TROFEO, por Jose Ramón Gómez Cabezas

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras EL TROFEO Por José Ramón Gómez Cabezas (Presidente de Novelpol)   Tantas veces soñé este momento. Y ahora estoy aquí varado ante su puerta. Encabronado, golpeo con mi hombro el muro que separa mis sueños de su realidad. El...

leer más

JETA CON HEREDERAS – Reyes #13

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras A Reyes los pagos que, tras el divorcio soportan los padres, le parecen normales cuando se trata de que  los hijos no sufran maltrato económico pues se les suele hurtar el rol paternal. Lógico, ver a la descendencia, que vive en...

leer más

Canción del payaso triste – David de la Torre

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras Canción del payaso triste Por David de la Torre Faltaba una semana para el aniversario. La muerte de su padre significó, para él, un alivio. No sólo por dejar de estar obligado a visitarle cada domingo desde hacía quince años. Sino...

leer más

Un trabajito extra (Hughman # 19), por Juan Pablo Goñi

Redacción Las Palmas | Miguel Ángel Contreras UN TRABAJITO EXTRA. Por  Juan Pablo Goñi   –Acá me conocen, inspector, no voy a estar vendiéndole pescado podrido. Vender pescado podrido, otra alocución argentina, como vender fruta podrida, sinónimos de engaño....

leer más

La sinrazón de Job, por Miguel Ángel Carcelén

Miguel Ángel Contreras | Las Palmas de Gran Canaria | Jefe de Redacción Soñé que él estaba soñando conmigo... ¿Qué quieres? A veces, entre tantos sueños, se nos cuela uno que no tiene nada que ver con la vida real. Gabriel García Márquez  Vio cómo el hombre, al salir,...

leer más

About The Author

Redacción General | La Zubia

Equipo de Redacción

Publicidad

Lecturas

  • 196Este artículo:
  • 770155Revista: Acumuladas:
  • 1660Revista: hoy:
  • 14456Revista: Ultima semana:
  • 40107Revista: Lecturas en el mes:

Agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Pin It on Pinterest