TANIA – por Alejandro E. Cardoso

Miguel Ángel Contreras | Las Palmas de Gran Canaria | Jefe de Redacción Oscurecía en Langley, Virginia, cuando Tania salió de su trabajo, consumida, tras diez largas horas en una de las oficinas de información de la CIA. Llegó al aparcamiento del edificio y, como una autómata, abrió su vehículo y condujo hasta la barrera de seguridad, donde uno de los agentes de guardia le abrió, tras comprobar su identidad con el lector de matrículas. Salió al exterior, y, al conducir, le apeteció de pronto abrir la ventanilla del coche que, veloz como un pájaro en vuelo rasante, devoraba los...

Read More