El adverbio tarde, ya era tarde – Pilar García

Va por vosotras, a las que tanto quiero Mujeres de la postguerra, que no tuvisteis acceso a una educación que os hiciera libres… De tanto agacharme para decir sí, se me olvidó que el cuello podía rotar,  y mi cabeza se fue volviendo cada vez más pesada mientras teñía mi pelo cano de color resignación.  —Los ojos pueden ver más allá de las narices de otro, me repetía, creyendo que algún día cambiaría la forma de pensar. Pero el adverbio tarde, ya era tarde. Me tocó nacer para que se hiciera carne ese verbo de la tercera conjugación que debiera estar prohibido, al igual que la palabra debiera y la palabra prohibido: el...

Read More