Granada 18/2/2016. Redaccion

Muchas veces, los músicos que componen canciones dicen más en una frase que los novelistas en un capítulo entero”

La trilogía de César Pérez Gellida, “Versos, canciones y trocitos de carne” ya deja clara la melomanía de este escritor, que expresa las emociones de un asesino con música. Su mayor referente es Enrique Bunbury, según le cuenta a Eduardo Izquierdo.

El escritor vallisoletano César Pérez Gellida saltó al primer plano mediático con la publicación de la trilogía negra “Versos, canciones y trocitos de carne, tres excitantes novelas que acabaron tomando forma musical como banda sonora para la que Iván Ferreiro compuso incluso canciones en exclusiva. Su última novela, “Khimera”, esta vez con ecos de ciencia ficción es otra muestra de su enorme talento. Además, Pérez Gellida es un melómano empedernido que tenía su abono para esta sección concedido hace tiempo.

¿Cómo recuerdas tu primer contacto con la música?
Nací musicalmente con Héroes del Silencio, eso lo recuerdo perfectamente. Mi primer disco, casete más bien, fue “El mar no cesa”. Tenía catorce años y escuchaba ‘Héroe de leyenda’, ‘Fuente esperanza’, ‘Mar adentro’ y ‘El estanque’ una y otra vez en modo bucle. Terminé jodiendo la cinta, lógicamente.

¿Fuiste de los que querían ser músicos, y lo intentaban?
Y sigo queriendo serlo. Ahora bien, no me hace falta intentarlo para saber que no estoy capacitado. Componer junto con Iván Ferrerio y Amaro las canciones inéditas de la banda sonora de lo trilogía han sido mis mayores logros musicalmente hablando, y no son palabras menores, por lo menos desde mi punto de vista.

No hay duda, viendo tu trilogía, de la relación de tu obra con la música. ¿Te esfuerzas para que sea así, o simplemente te surge?
Surgió como una necesidad para comunicar al lector los sentimientos y emociones de un sociópata narcisista…. seguir leyendo

Fuente: EFE EME.COM