Con mono azul y casco amarillo – Pilar Garcia

por | Dic 14, 2016 | García_Pilar | 0 Comentarios

Me llamo Pilar García y no soy escritora. Si acaso, componedora de palabras con sentido y consentidas.


 

Nunca quise luchar por el hecho de ser mujer, sino por el sentido que adquiría la lucha en cada momento.

Tengo más de 50 años y ya desde la infancia reivindiqué la igualdad de género en una época nada fácil.

A finales de los 60, jugar al churro pico terna en el recreo del colegio, o pedir un coche para Reyes, no era cosa de niñas. Pero qué le voy a hacer; a mí me gustaba saltar, a mí me gustaba meter mis muñecos de papel en el coupé rojo descapotable, aquel que se le abrían las puertas.

A finales de los 70 había que echarle valor para salir disfrazada de currante, con mono azul y casco amarillo, en la fiesta de fin de curso de un instituto público femenino. Pero eso no era todo, todavía existía un truco final en la chistera, lo hacía reivindicando el movimiento obrero. Aquel mono amorfo, de tela áspera, tiesa, con multitud de bolsillos, chocaba hasta el espanto con los disfraces de princesas con alas azul cielo, brujitas de pechos purpurina, y graciosas payasas de pestañas postizas que llevaban mis compañeras.

Con 15 años conseguí publicar, después de muchos intentos, un artículo en la revista “Sal y pimienta”. Ya por aquel entonces, me obsesionaba la educación diferenciada, el sexismo como parte del aprendizaje. Mis ansias de protesta no tenían límites, yo no me imponía límites. Algo como sentarse en el suelo durante una clase, se convertía en mi pequeño mundo, en una conquista de futuros derechos, soñaba con ello, aunque a mi alrededor nadie me acompañase. La soledad de mi lucha me reafirmaba.

Hoy, en pleno siglo XXI, parece que todo está normalizado, que ya no hace falta sentadas, ni cartas a los periódicos, ni viñetas, ni Extrañas en un tren.

 

 

Gilda Green

Autora