De como un momento doloroso se transforma en alegría.

por | Jun 24, 2016 | Editorial, Gomez Lorenzo_Beatriz, Opinión, Rego_Anxo do | 0 Comentarios

Ayer y con un resultado que produce dolor en el mas profundo de los sentimientos,  facilita la entrada en mi cuerpo, de un virus híbrido entre la destemplanza y el convencimiento de una importante falta de cultura literaria, intentamos asistir a lo que iba a ser la presentación  de la novela CONTINUARÁ, de BEATRIZ GÓMEZ LORENZO, en un marco incomparable de Granada,

Reivindico el verbo intentar, pues sin duda quienes trabajamos en ello, lo hicimos con la suficiente dedicación y tesón para lograrlo. Las oportunidades vienen, a veces se quedan, otras se desvanecen y diluyen en un desconocido caldo de incomprensión que favorecen las dudas en la continuidad de mi trabajo. Sin embargo hay personas que sin hablar, dedicando una sonrisa, interfieren y cambian positivamente, facilitando prosiga, quizás con mas fuerza e ímpetu.

Decía hay personas. Pues bien, no se si son tales, tal vez deba definir como ángeles. Me refiero a todos y cada uno de quienes permanecimos en el Cuarto Real de Santo Domingo. En primer lugar a la Directora Gerente de la Agencia Publica Albaicin-Granada, Ferdaouss Boughlala, quien con su profesionalidad, que envuelve graciosamente con  simpatía, nos facilitó una estancia muy agradable y adelantó su deseo de facilitarnos otro momento, a modo de compensación, mas grato y satisfactorio.

La autora, BEATRIZ GÓMEZ LORENZO, quien tras atravesar la calurosa Castilla La Mancha, desde Madrid, se encontró no solo con el inclemente calor sofocante de nuestra ciudad, sino también con la displicencia e indolencia de algunos de sus habitantes, quienes olvidadizos no supieron restar a su tiempo el suficiente para asistir al evento. Claro que Beatriz con su sonrisa, su no te preocupes, no pasa nada, o esto ocurre con frecuencia, intentó, y creo que lo consiguió, entonces y horas después, eliminar la congoja y mal sabor de boca que me atenazó toda la tarde noche. Si hay cielo y existen los ángeles, estoy convencido que Bea, es uno de ellos. Y sin duda, es muy agradable saber existen otros ángeles guardianes, como uno de sus acompañantes, afable, conversador y repleto de propuestas de futuro.

Que mas puedo añadir, si incluso me vi rodeado y acompañado por otros dos amigos, Javier Ariza y Marino Aguilera, quienes no se conforman con permanecer en la esquina del ring, no, se involucran. Del primero diré que dispone de varios dones, uno de ellos, introducirse con sutileza en mi cerebro, al menos eso creo, pues separados físicamente en un determinado momento, pudimos llegar a la misma conclusión, ceder con sumo placer a Beatriz Gómez, la autora, uno de los dibujos a plumilla; de los que suele entregar a la revista, con cierta asiduidad y como apoyo a sus reseñas literarias;  a título de ofrenda compensatoria por el desdén sufrido por nuestros conciudadanos.

La tarde noche se confabuló para que las amigables charlas consumieran las horas que nos llevaron a la separación, obligada por atravesar la hora de los espectros nocturnos y adentrarnos en el nuevo dia, sin pasar por las hogueras que quizás iluminaran numerosos momentos en diferentes lugares del pais. La mia, y quisiera creer que la de ellos, fue la del nacimiento de un concierto de amistad, orquestado por todos ellos.

En ti BEATRIZ personificó mi agradecimiento.