Desde la trinchera no hay vistas al mal – Rafael Guerrero

Desde la trinchera no hay vistas al mal – Rafael Guerrero

EXTRAÑAS EN UN TREN


Un espacio abierto a la libertad de expresión y de creación para las escritoras del género negro


Desde la trinchera no hay vistas al mal – Rafael Guerrero

May 12, 2017

Pilar García| Granada | Jefa de Redacción

Lo que más me ha llamado la atención del ambiente de los festivales de género negro, es que la genialidad de los protagonistas es directamente proporcional a la amabilidad y cercanía de los mismos.  He de agradecer muchas cosas a GRN2, una de ellas, conocerlo. Acudió al festival para la presentación de la antología de relatos Lecciones de asesinos expertos junto a Anxo do Rego, director de esta revista, y Francisco Concepcion, editor de La Esfera Cultural y de la antología. Los tres autores, con relatos publicados en la misma.

Cuando le pedí que hiciese un artículo de opinión para Extrañas en un tren, no lo dudó ni instante.

Es un tipo fantástico, se llama Rafael Guerrero y se ha subido a Extrañas en un tren. Muchas gracias, valiente.


 

Como lector, escritor y detective privado en activo siempre me admiró el talento que tenían Agatha Christie y P.D. James para componer los personajes de sus tramas. Los buenos y los malos. Y en especial los masculinos, que a la postre serían los protagonistas de varias novelas, sagas y relatos que cautivaron a millones de letraheridos criminófilos no solo en sus países de origen y en su lengua materna sino en cualquier lugar a donde llegase una buena traducción o una digna adaptación cinematográfica, televisiva o teatral.

Hércules Poirot, ese gordinflón con ridículo bigotillo y temple atildado, impertinente, sagaz, insolente, perspicaz, insobornable, observador y meticuloso hasta la exasperación ajena, curioso, reflexivo, inteligente, seguro de sí mismo con todo en contra para serlo, acérrimo practicante de la lógica y el racionalismo por encima del pensamiento mágico y las rígidas convenciones sociales de la época, resulta ser un investigador infatigable e infalible (demasiado infalible) que además no malgasta energías ligando o emborrachándose en lúgubres bares, a lo sumo, una copita de Oporto y una conversación trivial en un club o a bordo de un tren con una dama de alto copete que a nada conducirán salvo a que la escrute y pergeñe una radiografía psicológica y prodigiosa de su interlocutora entre sorbito y sorbito, entre el gracias y el por favor. Un bofetón en toda regla bien endiñado a los tópicos del género, tanto a los machistas como a los puristas.

Adam Dalgliesh es Comandante de la Policía Metropolitana en New Scotland Yard. Dirige una brigada especial que investiga homicidios de especial dificultad o que requieren de absoluta confidencialidad. Además es poeta. ¡Poeta, sí! Pero no como un aficionado cualquiera que emborrona sin mesura folios tratando de exponer sus sentimientos más íntimos de forma bella, conmovedora y cursi. No, él tiene obra publicada, premiada, buenas críticas y algún que otro fan que en medio de una rueda de reconocimiento o junto al levantamiento de un cadáver en Hyde Park le reconoce y le felicita por sus versos oscuros y honestos.

Su padre, un sacerdote anglicano moderado, le educó bajo los valores de la tolerancia y la discreción emocional en una rectoría de Norfolk. Su paso por colegios privados y la prestigiosa Universidad de Oxford terminaron de afianzar su personalidad y afinar su instinto. La vida le deparó una terrible doble desgracia personal: viudo, su hijo nació muerto y su esposa falleció poco después del parto.

En el despacho donde trabaja destacan unas estanterías repletas de tomos de derecho y una pared decorada con litografías de Londres. Es, por tanto, un hombre cultivado con vastos conocimientos sobre las bellas artes. Inteligente y serenamente valiente, en su oficio actúa como un agente reservado y empático si fuera necesario. La gente tiende a abrirse en su presencia antes incluso de que la interrogue. Emana confianza.

Dos tipos, pues, profesional y narrativamente eficaces y atractivos, verosímiles aun siendo raras avis en los medios en que se desenvuelven (el de las propias historias y el editorial), alejados de arquetipos facilones, contextos manidos o conflictos de chichinabo. Son únicos sin estridencias, sus efectos especiales empiezan y terminan en una mirada perpleja y en un cerebro amueblado con gusto. Ambos alumbrados y desarrollados por dos brillantes autoras del siglo XX que en vez de preocuparse de las formas imperantes lo hicieron por dotarlos de inteligencia. ¡Oh, menudo descubrimiento!

¿Hubieran tenido tanto éxito si Poirot y Dalgliesh hubieran sido —con esos mismos atributos— mujeres? ¿Se condicionó en ese sentido velada o explícitamente a las veneradas prosistas? Posiblemente algo de eso hubo, aunque solo fuera por los hábitos adquiridos del mercado potencial. O quizá fue una opción libérrima de estas. Complicado saberlo con certeza.

Pero sí podríamos extraer una conclusión de estos ejemplos de transgénero literario: el problema no está en los escritores y escritoras que con mayor o menor fortuna sacamos adelante la biografía de un policía, una detective, una jueza o un periodista. Tampoco en el consumidor final, prueba de ello son las cifras alcanzadas por algunos títulos en el siglo pasado y en este. El techo de cristal se sustenta en los prejuicios de determinados (no todos, por supuesto) editores y agentes literarios (a la caza desesperada del siguiente best seller cuente lo que cuente y como lo cuente), gurús del enfrentamiento que no han redactado una sola línea en su vida y mercachifles del “esto no vende-sí vende, esto es tendencia, esta bazofia con nombre femenino y esta otra morralla con nombre masculino”.

Una pena, porque la narrativa negra es solo y nada menos que literatura, y en ella deberían primar la calidad, la propuesta solvente y creíble, la transgresión intelectual, el retrato de paisajes y paisanajes, el espíritu crítico y el enfoque original sin caer en los estériles debates de trincheras, números, egos, falos y tetas. Para eso ya se presta la sucia realidad, el verdadero noir.

Del texto © Rafael Guerrero . Todos los derechos reservados.

De la publicación © Solo Novela Negra. Todos los derechos reservados.


 

Nació en 1969 en Madrid, ciudad a la que ama y odia como la mayoría de madrileños.

Es detective privado, empresario, profesor universitario, escritor, Criminólogo por la Universidad Complutense de Madrid, Director de Seguridad por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y Máster en Servicios de Inteligencia por el Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado de Madrid.

Ha ejercido la Investigación Privada desde el año 1992 mediante la dirección de su propia agencia, Grupo Agency World Inv. Durante estos años, ha resuelto infinidad de casos a nivel nacional e internacional. Pertenece a la World Association of Detectives de Estados Unidos y es socio colaborador de la International Police Association.

Colabora habitualmente con artículos en la revista de la Asociación Profesional de Detectives Privados de España y es ponente en congresos de Detectives.

Sus novelas desmitifican la figura del detective privado mientras muestra la realidad de su profesión.

 

ADVERTENCIA.

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Otras publicaciones de la Autora en esta Sección


 

Julio César Cano – Autor

Julio César Cano (1965, Capellades, Barcelona) trabajó en el negocio familiar hasta que el mundo de la música llamó a su puerta. Durante varios años ejerció como músico y mánager de grupos. Actualmente se dedica a la publicidad, actividad que compagina con la...

leer más

Graziella Moreno Graupera – Autora

Graziella Moreno Graupera (Barcelona, 1965) es licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona, trabaja en la Administración de Justicia desde 1991 y, en 2002, ingresó en la carrera judicial. Actualmente es juez en un juzgado penal de Barcelona. Está casada y...

leer más

Reaparece Samuel Alonso

ANTONIO PARRA SANZ| Corresponsal en Murcia La Biblioteca Josefina Soria, del Centro Cultural Ramón Alonso Luzzy de Cartagena, fue el escenario elegido para la presentación en sociedad de La sangre no salta, la nueva novela de Alfonso Gutiérrez Caro. El acto se incluía...

leer más

Algunas consideraciones (otrora innecesarias)

VÍCTOR DEL ÁRBOL| Puede que alguna vez me hayan escuchado decir que siento cierta renuencia a ser etiquetado como escritor de género. Dicha desconfianza tiene más de afirmación que de negación y entronca con una visión amplia de lo que para mí significa la literatura...

leer más

Otras publicaciones de esta Sección en la Revista


 

About The Author

Leave a reply

Lecturas

  • 236Este artículo:
  • 892445Revista: Acumuladas:
  • 897Revista: hoy:
  • 16043Revista: Ultima semana:
  • 46599Revista: Lecturas en el mes:

Octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Pin It on Pinterest