El nuevo capítulo de las grandes librerías

por | Jun 21, 2016 | Actualidad | 0 Comentarios

NYT_20Junio2016

Alexandre Gaudefroy, gerente de Presses Universitaires de France (PUF), imprime un libro en la nueva máquina de impresión rápida que comienza a introducirse en el mercado. Credit Dmitry Kostyukov para The New York Times

Gauthier Charrier, un estudiante de diseño gráfico, entró a una de las librerías más modernas de París y se preguntó: “¿Dónde están los libros?”.

“Solo vi un espacio abierto y vacío —un par de bancos— y me pregunté: ¿Alguien se equivocó?”.

Nadie se había equivocado.

La evidente ausencia de libros en la Librairie des Puf, manejada por la editorial de la Imprenta Universitaria de Francia, no se debe a un error de distribución sino a un giro comercial de la tienda.

Hay libros, pero no se hacen pedidos a los distribuidores. Se imprimen bajo demanda, frente a los ojos del cliente, en una  Máquina de Libro Espresso. La compañía estadounidense On Demand Books (Libros bajo demanda), que fabrica la máquina, escogió el nombre como un guiño a una actividad que puede realizarse en los mismos cinco minutos que tarda en imprimirse un libro: tomarse una taza de café.

Denominada, sin ninguna modestia por parte de sus creadores, la “imprenta Gutenberg del siglo XXI”, la máquina se sitúa en una esquina al fondo de la tienda, donde zumba mientras convierte archivos PDF en libros de bolsillo. Los clientes utilizan tabletas electrónicas para seleccionar los títulos que quieren imprimir —si lo desean pueden agregar sus propias anotaciones— mientras se toman un café en la terraza del Barrio Latino en París. “Los clientes se sorprenden”, dijo el director de la tienda, Alexandre Gaudefroy. “Al principio, se sentían un poco incómodos con las tabletas. Después de todo, vienes a una librería a mirar libros. Pero gracias a la máquina y a las tabletas, el cliente tiene toda una librería digital en sus manos.”

Desde el punto de vista comercial también existen ventajas. “No me tengo que preocupar por espacio de almacenamiento. Estamos en un local que mide menos de 80 metros cuadrados y puedo ofrecer a mis clientes todos los títulos que quiera”, dijo Gaudefroy. Eso significa muchos títulos. Están disponibles los 5000 libros publicados por Les Puf, así como otros tres millones de títulos compilados por On Demand Books que incluyen títulos de diez grandes editoriales estadounidenses y obras que pertenecen al dominio público.

El prestigio de Les Puf en la industria le ha ayudado a obtener más títulos: un grupo de editoriales francesas enviará archivos PDF de sus títulos en unas semanas. “Lo que es verdaderamente emocionante es que, gracias al modelo bajo demanda, podemos revivir títulos viejos que no teníamos en cuenta porque solo se vendían cinco o diez copias en un año”, comentó Gaudefroy. “La impresión bajo demanda es un negocio nuevo para nosotros”.

Cerca de 2000 títulos agotados estarán disponibles al público en los próximos meses, dijo Gaudefroy. “Estamos reinventando toda la cadena de producción de libros porque somos una librería, una editorial, una imprenta y también un distribuidor”, declaró.

Es una reinvención total de un negocio que abrió sus puertas por primera vez en 1921. La Librairie des Puf original ocupaba un lugar más grande en la esquina de la Plaza de la Sorbona, donde tenía vitrinas llenas y recibía a una animada multitud de intelectuales de las universidades cercanas. Durante mucho tiempo fue un símbolo de la cultura y la academia, hasta que se vio forzada a cerrar por una combinación de pocas ganancias y un alquiler cada vez…

Fuente: The New York Times.es