EL PECADO DE TIZIANA. O como el ser humano se ha vuelto estúpido por naturaleza.

por | Sep 16, 2016 | Opinión, Recomendamos, Rodriguez Torres_Juan Carlos | 0 Comentarios

Tiziana_imagen¿Qué terrible pecado cometió Tiziana? ¿Qué de malo hizo para merecer tal crueldad que la abocó a la muerte? Si existe un nivel de conciencia  en un supuesto más allá desde el que puedas escucharme, ya te lo digo yo, Tiziana: NADA. Si acaso pertenecer al género humano.

Y es que cada vez me cuesta más defender la natural bondad del ser humano. Es posible que la maldad no sea consustancial a nuestra especie, pero de lo que no tengo ninguna duda es que sí lo es su estupidez inconsciente. Y entre una cosa y la otra, la línea que las separa se vuelve cada vez estrecha.

Veo su fotografía en el periódico y no soy capaz de ver más allá de un rostro joven y feliz, lleno de vida, como el de mi hija, como el de mis amigas, como el de miles de chicas jóvenes que nos rodean a diario…, como el mío hace ya bastantes años. Y la garganta se me cierra cuando me asomo levemente al pozo al que empujaron a Tiziana y en el que no encontró suelo firme en el que apoyarse, más allá de una soga.

Cuento: Tiziana Cantone disfruta de la vida, de las relaciones y del sexo. Ole ella. A ella y a su pareja les gusta grabar esas relaciones, incluso con otras personas. Ole ellos. Hasta aquí nada que no nos guste, hayamos hecho o deseado el resto de los mortales. Pero la pareja se separa y aquí aparece el primer estúpido: su ex. Por despecho, supongo, sube esos vídeos de contenido sexual a la red y ahí comienza el calvario de Tiziana. No porque los vean miles de personas, que ya de por sí me parece infame ya que ella no dio su consentimiento para ello, si no por las consecuencias que esto ha tenido para ella. Aparecen ahora los miles de estúpidos que comienzan a mofarse, a acosarla de una forma bestial, a hacerle la vida imposible hasta empujarla a la profunda oscuridad de la depresión (angustia, ansiedad…, todos sabemos de lo que estamos hablando). Cuando todo esto es denunciando aparece la estupidez institucional: la justicia le da la razón y obliga a varias plataformas web a retirar los vídeos y sus comentarios. Pero también la condena a ella a indemnizar a estas plataformas, ya que las grabaciones se hicieron con su consentimiento (¡pero no lo dio para subirlas a la red, pedazo de gilipollas inconscientes!).

Resultado: Tiziana no puede más y se ahorca en el garaje de su casa. ¡Ala! ¡Ya está! ¡Estúpido ex, estúpidos acosadores, estúpido juez! ¿Estáis contentos? Yo solo espero que el karma os condene a todos a una vida donde el cargo de conciencia no os deje respirar con fluidez ni uno sólo de vuestros días.

Y a ti, Tiziana, sólo puedo pedirte perdón en nombre del género humano, de esta caterva de estúpidos inconscientes a la que todos pertenecemos. No sé si lo que nos falta es bondad, lucidez, evolución o involución, pero está claro que nos falta, y mucho.

Para terminar voy a dejar un par de reflexiones abiertas, así, por joder. La primera hace referencia a estas plataformas de internet en las que cualquiera puede subir lo que quiera sin ningún tipo de control. Sí, ya sé la libertad y todo eso, pero la libertad también debería ser responsable, y en el momento en el que mi libertad afecta negativamente a otra persona debe pararse, pues vivimos en sociedad ¿o acaso puedo matar a quien me dé la gana ejerciendo mi libertad? Segunda reflexión que se me ocurre así de sopetón: ¿Y si hubiese ocurrido al revés? ¿Y si hubiese sido ella la que hubiese subido los videos de él a mala leche? ¿Se hubiesen mofado de él? ¿Lo habrían espoleado al machote? ¿Estaría en Gran Hermano? No es ninguna tontería. Ahí lo dejo.

(c) Juan Carlos Rodriguez Torres. Todos los derechos reservados

Diplomado en Trabajo Social. Poeta. Escritor.