ENTRE LA FICCIÓN Y LA REALIDAD

por | Ene 24, 2017

El pasado domingo 22, finalizó uno de los festivales que anualmente se celebran en Pamplona, coordinado por una excelente amigo y escritor, Carlos Bassas del Rey.

Han sido muchas las actividades desarrolladas y algunos de los aspectos diferenciadores nos los ofrece Miguel Izu en la siguiente crónica.

 

ENTRE LA FICCIÓN Y LA REALIDAD

Por Miguel Izu

 

No es la de Pamplona la única “semana negra” que extiende su programación más allá de la novela negra, que hace incursiones en el cine, en el teatro, en la pintura, en la gastronomía, en la música, en la criminología. Pero en esta edición de 2017, que es ya la tercera y llevaba como lema “radiografía del crimen”, ha mostrado de forma decidida que no es solo una semana de novela negra, aunque este género literario y sus autores constituyan su columna vertebral, sino que fija su atención en la parte más negra de la realidad (el crimen, la corrupción, la violencia). No se limita a contemplar esa realidad a través de los ojos de los escritores del género y de sus novelas, sino que también trata de acercarse a ella directamente a través de los policías, los criminólogos, los jueces, los fiscales, los forenses…

01_24 Jesus Lens y Dolores Redondo

Dolores Redondo y Jesus Lens (foto: Navarra.com)

Por supuesto que hubo muchos novelistas, entre ellos algunos de los más leídos y laureados del momento. Carlos Zanón (Premio Hammett 2015 y, no sin polémica, próximo autor de las nuevas aventuras de Carvalho) impartió un taller de novela que, como todas las actividades de Pamplona Negra que exigían inscripción, agotó sus plazas. Rosa Ribas nos habló de cómo crea sus personajes, el ingrediente fundamental de cualquier historia, más importantes que la trama. Rafa Guerrero, detective privado además de escritor, explicó en qué consiste realmente, más allá de los tópicos, esa profesión. Juan Laborda, Ignacio del Valle, Félix Modroño y Carlos Erice, en una mesa redonda moderada por Laurentino Vélez, hablaron sobre “Literatura, memoria histórica y género negro”, con abundantes referencias a sus novelas y a cómo encaran su escritura e incidieron en la necesidad de cultivar la memoria contra la tendencia de cualquier sociedad de practicar la amnesia sobre su historia. Aingeru Epaltza, Jon Arretxe, Eneko Aizpurua y Jon Alonso, moderados por Reyes Ilintxeta, hablaron sobre la novela negra en euskera. Víctor del Árbol (Premio Nadal 2016), que “contraprogramó” la toma de posesión de Donald Trump, como aseguró con humor, disertó sobre el pasado como raíz para construir personajes, su papel como demiurgo que construye un mundo para que ellos hagan su vida y sobre la historia y la memoria. Cerró esta parte centrada en la novela negra Dolores Redondo (Premio Planeta 2016) que, en diálogo con Jesús Lens, habló sobre “Todo esto te daré”, su última novela.

Pero también pasaron escritores que apenas hablaron de literatura. Sucedió en la mesa redonda sobre “el mal” que, con la moderación de Carlos Bassas, director de Pamplona Negra, reunió a Rafa Melero (mosso d’esquadra, además de escritor), María José Moreno (escritora y psiquiatra), Ricardo Piñero (catedrático de filosofía, además de escritor) y Reyes Calderón (escritora y profesora de economía). Piñero defendió la existencia del diablo y de las posesiones diabólicas, un tema muy alejado de la novela negra (en el juramento del Detection Club, que presidieron entre otros G. K. Chesterton o Agatha Christie, y que hicieron solemnemente los asistentes al almuerzo negro que luego aludiremos, se incluye el compromiso de no usar, para resolver los crímenes, revelaciones divinas, magia ni explicaciones incomprensibles), y la reflexión discurrió sobre la existencia del mal en el mundo real, no en el literario, sobre el mal que anida en cada persona humana y sobre la opción individual de combatirlo o dejarse llevar por él.

01_24 JJose Miguel Mulet

Jose Miguel Mulet (Foto: Navarra.com)

Por su parte, Juan Enrique Soto, jefe de la Sección de Análisis de la Conducta del Cuerpo Nacional de Policía, habló sobre el análisis psicológico de la conducta criminal a través de la exposición de dos crímenes reales en cuya investigación él intervino, uno resuelto y otro sin resolver muchos años después de producirse. José Miguel Mulet, Director del Máster de Biotecnología Molecular y Celular de la Universidad Politécnica de Valencia, hizo un recorrido sobre el desarrollo de las ciencias forenses y sobre su necesidad para superar las deficiencias de la percepción humana y de la memoria y obtener datos objetivos. El fiscal Jerónimo Gómez Villora explicó el papel del jurado popular en España e hizo una demostración práctica, con un par de voluntarios, sobre el proceso de selección de jurados.

Además de las conferencias y mesas redondas, hubo un taller infantil de Policía Científica a cargo de la Policía Foral y otro taller juvenil de investigación, así como una  exhibición a cargo del Grupo de Guías Caninos de la Policía Foral.

También hubo espacio para la gastronomía negra, con una comida a cargo de los chefs Xabier Gutiérrez (escritor y director del Departamento de Innovación de Arzak) y Enrique Martínez Burón (restaurante Tres Reinas), homenaje a la cena de “Bruma Negra” de Plentzia en 1992, donde los platos del menú hacían directa referencia a novelas de Manuel Vázquez Montalbán, Carlos Bassas, Xabier Gutiérrez, Víctor del Árbol o Dolores Redondo.

La asistencia de público fue mayor que en las anteriores ediciones y la presencia del acontecimiento muy amplia en los medios de comunicación. En conclusión, después de tres ediciones Pamplona Negra es una cita consolidada tanto en la programación cultural de esta ciudad como en la ruta de semanas negras de la geografía española. Esperemos que conserve la buena salud que ha mostrado este año, y cuyo mérito corresponde principalmente a su director, Carlos Bassas, dentro de doce meses. Continuará.

Fotos: Miguel Izu