Redacción. Granada 29 Octubre 2015.

Escupiré sobre vuestra tumbaAutor: BORIS VIAN

Editorial EDHASA 2006

Sinopsis:

Escupiré sobre vuestra tumba trata también del racismo hacia el hombre negro “aprobado así por la justicia”. Lee Anderson es un afroamericano que llega a un pueblo donde los jóvenes están sedientos de alcohol y sexo. Trabajando como vendedor en una librería, Lee oculta un secreto: la única razón por la que está allí es para vengar la muerte de su hermano, que murió linchado y colgado por haberse enamorado de una mujer blanca.

En cuanto a su estilo, esta obra es la más violenta de las escritas por Boris Vian, la más cruda y la más representativa de la serie de “Sullivan”, en la que Vian se propuso denunciar el racismo y las condiciones precarias de los negros en los estados sureños de los Estados Unidos. Poco después de su aparición, en 1949, el libro fue prohibido por considerarlo pornográfico e inmoral, y su autor fue condenado por ultraje a la moral y las buenas costumbres.


Reseña:

Resulta extraño pensar que mientras leemos “Escupiré sobre vuestra tumba”, sin hacer caso ni del título ni de las partes macabras y casi rondando el ecuador de la novela, donde comienzan las escenas fuertes y eróticas a la par, y sin llegar, por supuesto al final, el estilo y la fuerza de la prosa de Vian nos subyugan y arrastran hacia ese final macabro de manera vertiginosa. Y más extraño aún pensar en las consecuencias que dicha novela causó en una sociedad pacata y racista como la norteamericana y  francesa de los años a mediados de los años cuarenta del siglo pasado.

    Y no es de extrañar, si consideramos que Boris Vian lo tenía todo bien planeado desde el principio para sacudir las consciencias de su tiempo en contra del racismo. En efecto, ¿qué mejor que escribir una novela negra desde el punto de vista del criminal en una historia de venganza donde un negro es el protagonista para revolver el panorama dogmático y puritano de la época, donde en sociedad se veía de lo más normal el maltrato, abuso y asesinato de negro, y en cambio si un negro protestaba o se comportaba de manera similar a los blancos era linchado, juzgado y después convertido en la bestia negra o el ogro y abominación de la humanidad entera, pero sobre todo de la humanidad estigmatizada con el distintivo de lo más aborrecible, en la criminalidad en mayúsculas de todo lo más desechable del ser humano?

    Para ello engañó a la prensa, a la crítica y a la sociedad en general, adoptando el pseudónimo de Vernon Sullivan, curiosa e irónicamente prologado por el mismo Boris Vian en la primera edición. El escupitajo a la sociedad francesa, que enseguida se aprestó a denunciar el libro en contra de las buenas costumbres y la moralidad no tardó en surtir efecto y embargar a Boris Vian en una serie de juicios que le trajeron de cabeza durante un tiempo. El efecto no pudo ser peor, o mejor, según se mire, para la novela, que se convirtió a pesar de todo en el mayor best-seller de Francia de todas las épocas hasta ese momento, y en una de las novelas negras más conocidas.

    El argumento versa sobre el meticuloso y bien estudiado plan de venganza de un chico de raza negra, (pero no de apariencia negra, pues parece un blanco normal y corriente, de ahí que su plan surta efecto y pueda llevarlo a cabo sin muchos contratiempos), por el asesinato impune cometido contra uno de sus hermanos. En una espiral de violencia física y sexual difícil de asimilar por el sentido moral del ciudadano medio de la época, Vian va narrando en primera persona y desde la óptica de un negro con apariencia de blanco, todos los pormenores de este plan hasta el fatídico final. Las escenas duras, el sacrilegio de la inocencia, la crueldad del protagonista no tienen límites. El lenguaje es sobrio y de estética inmejorable. La acción desde las primeras líneas mantiene un ritmo envolvente y de suspense que atrapa por el carisma y la fuerza de una escritura inmejorable. El ritmo el preciso para llevarnos al final del libro en apenas unos días, o incluso horas. Sin nada que reprochar a las grandes novelas negras de la época al estilo de Jim Thompson o James M. Cain, Vian nos adentra por los andurriales de la maldad y el confuso magma del alma humana con la intención de sacudirnos de nuestro apoltronamientos mental y ético. Con una novela que golpea duro, sin duda, nuestros esquemas mentales y nuestras etiquetas, pero que no deja de plantearnos la pregunta: ¿Por qué todo el mundo acepta como natural que tiene algo de racista sin sonrojarse?

Comprar


Reseñas

  Reseña realizada por:

Fernando Gracia  > Fernando Gracia Ortuño