Hablamos con Jimena Tierra

por | Mar 20, 2017

Hoy 20 de Marzo de 2017 a las 10:29 UTC tiene lugar el “Equinoccio de Marzo”.
En el Hemisferio Norte es llamado Equinoccio de Primavera, y marca el paso del Invierno a la Primavera. El día y la noche tienen la misma duración en todos los lugares de la Tierra. Tierra, como Jimena Tierra. Equinoccio, como su primera Novela.
¿Casualidad o causalidad?

Jimena Tierra es licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, especializada en materia tributaria. Ha recibido una amplia formación literaria, y escrito múltiples textos publicados en revistas como Almiar, Realidades y Ficciones y Narrativas. 

Ha trabajado como articulista, correctora y editora de informes de lectura. Ha colaborado en diferentes medios, entre los que destaca la revista cultural Ihistoriarte. Escribe en el blog de literatura El invierno de las letras, al que podemos acceder desde su página web www.jimenatierra.com.

Hoy charlamos con Jimena Tierra, una joven escritora que ha dado el salto a la novela con Equinoccio, que en tan sólo dos meses ha llegado a su tercera Edición.

 

SNN- Jimena Tierra, de profesión ¿Escritora?

J.T. Muy difícil ser únicamente escritora hoy en día. Imagino que esa es la ambición de cualquier amante de este campo: poder vivir de ello. Sin embargo, por el momento, no hay suficientes lectores —ni motivación estatal— que impulsen esa posibilidad, de modo que, irreversiblemente, hay que realizar actividades variadas que reporten un sueldo y, al mismo tiempo, sean compatibles con la creatividad.

SNN- ¿Qué autor o autores han marcado tu recorrido literario?

J.T. Muchos y muy variados. Nothomb, Christie, Highsmith, Sexton, Delibes, Chirbes, Carver, Cernuda.

SNN- Has escrito relatos, artículos, y obtuviste el premio del concurso de lírica poesía, Atrévete a rimar Aragón con… sueño (2014), con el soneto La vida es Aragón. La vida es sueño. ¿Sigues escribiendo poesía?

J.T. Me encanta la lírica, pero prefiero leer poesía que escribirla. Ahora estoy centrada en el relato negro y la novela de misterio.

SNN- Desciendes, por parte de madre, de familia de actores, escritores y poetas, ¿cómo ha influido este hecho en tu vida?

J.T. En mi vida personal, constantemente. En navidades escribimos guiones de obras de teatro, nos disfrazamos, las grabamos y representamos. Nuestros regalos más valiosos son los libros, que siempre van con dedicatorias en forma de rima. Nos apasiona compartir espectáculos y apoyarnos en nuestros proyectos.

SNN-Ha sido difícil encontrar una editorial que apostase por tu novela?

J.T. Mucho. La novela nació antes que Playa de Ákaba y, de hecho, está publicada en Amazon para formato digital desde hace bastantes años. Cuando la editorial apostó por ella para sacarla en papel, fue una verdadera sorpresa que me llenó de ilusión.

SNN- Has dado el salto a la novela y te has decidido por el género negro, ¿por qué?

J.T. El género negro permite denunciar hechos sociales desde el punto de vista del misterio. Me parece una oferta literaria interesante, tanto como lectora como escritora.

SNN- Cuánto tiempo ha tardado en escribir Equinoccio?

J.T. Tardé tres años en escribir la novela, aprendiendo y disfrutando de todo lo que aprendía.

SNN- ¿Cómo surgió el argumento de esta novela?

J.T. Me gustaba mucho el Derecho Penal, recopilar artículos de crímenes. Averiguar las penas que les impondría, hacerles seguimiento. En enero de 1998, una noticia para mí fue muy impactante. Treinta miembros de la Orden del Templo Solar, una secta satánica que operaba en Tenerife, estaban a punto de suicidarse cuando la policía lo detuvo. Ello abrió la puerta para indagar qué clase de coerción psicológica debe ejercer un líder para conseguir que una persona atente contra sí mismo.

SNN- En un tema tan delicado, y que entraña tanto secretismo como el de las sectas, ¿cómo ha sido el proceso de documentación?

J.T. He leído mucha prensa nacional e internacional, accedido a manuales satanistas y ocultistas, visionado vídeos documentales e incluso escuchado programas radiofónicos en los que afectados comentaban las facilidades que tenían para entrar y los problemas que se les presentaban para salir. He procurado acceder a distintas perspectivas de los perjudicados, tanto de los captados por la secta como de los familiares. He de decir que se trata de una historia narrativa que reúne muchos fragmentos de episodios sucedidos a diferentes personas, especialmente en Latinoamérica, donde el porcentaje de afectados es mayor.

SNN- En España hay mas de 150 sectas destructivas. Las situaciones que se plantean en Equinoccio, ¿podrían ser historias reales?

J.T. Por supuesto. Podrían y, de hecho, lo son. Equinoccio es un caleidoscopio de historias reales, de diferentes vivencias.

SNN- ¿Qué es lo que más ha llamado tu atención del mundo de las sectas durante el tiempo de investigación?

J.T. La facilidad con la que puede resultar apetecible un caramelo relleno de veneno y la dificultad para negarle a él, una vez lo has probado.

SNN.-¿Hay algún perfil psicológico que defina a las personas más susceptibles de ser captadas?

J.T. Generalmente, los acólitos, son personas indecisas, confusas, que necesitan buscar la felicidad más allá porque en su espacio interior no la encuentran. Es irrelevante el nivel cultural, la edad, el sexo o la raza.​ Incluso también lo es el estatus económico. Se trata un perfile débil, que busca estar integrado en un grupo que le haga partícipe de sus actos y, con ello, dotar de sentido su existencia.

SNN- ¿Has podido saber aproximadamente el número de adeptos que logran salir de las sectas y cómo lo logran?

J.T. Desconozco el dato, pero la dificultad que implica lograrlo hace que aquellas personas que lo consiguen sean un número muy reducido. Para salir de una secta, primero hay que desprogramarse. Esto no sólo implica librarse de todas las ideas que le han introducido al acólito en la cabeza, sino que, seguramente, también se haya convertido en adicto a algún tipo de droga, de la que se deberá desintoxicar. En paralelo, es probable que el adepto haya realizado actos ilícitos, lo que empeora la situación de su «retorno» a la situación previa a su introducción en la secta. A ello hay que sumarle que no todos los líderes o «hermanos» permiten esa separación del grupo. En caso que cuento en Equinoccio, en especial la situación que le ocurre a Eduardo cuando toma la decisión de huir, está extraído de una entrevista que le hicieron a un muchacho sudamericano que expresaba exactamente la misma situación que se le plantea al protagonista de la novela.

SNN- ¿Hay algo de ti misma en algún personaje de esta novela?

J.T. Hay mucho de mí misma, especialmente en el personaje de Eduardo. Un protagonista introvertido, curioso y soñador. Un estudiante de Derecho que vive en la fortaleza de su habitación preguntándose qué habrá fuera de ella.

SNN.- ¿Te has encontrado con alguna dificultad en tu camino literario por el hecho de ser mujer?

J.T. Algunas. A pesar de que las mujeres, poco a poco, ganamos terreno en el aspecto literario, aún queda mucho camino por recorrer. De hecho, en mi último artículo publicado en la revista cultural Ihistoriarte, precisamente hablo del tema. Uno de los obstáculos que hay que desmitificar es la idea de que la novela negra está exclusivamente orientada y escrita por hombres.

SNN.- En el equinoccio, el día y la noche tienen la misma duración en todos los lugares de la Tierra. ¿La luz y la oscuridad serían los diferentes caminos elegidos por los protagonistas?

J.T. Efectivamente. Se trata de una trama oscura, lo que le supone un mal inherente al argumento. Precisamente la premisa de la que parten la sectas es de la seguridad en sí mismas y la capacidad de captar al prójimo. Por lo general, actúan sobre mentes débiles, inseguras, solitarias, confusas. Esa es la clave: presentar la tentación en forma de golosina a un niño y lograr éxito en el cometido.

SNN- ¿Te has sentido cómoda en este género?

J.T. El misterio me atrae. Además, me apasiona investigar acerca de lo desconocido, de modo que escribir la novela fue un proyecto de absoluto disfrute.

SNN-  ¿Qué es para ti más negra la ficción o la realidad?

J.T. La realidad, sin ninguna duda. Las atrocidades que puede elaborar el ser humano son ilimitadas.

SNN- Invítanos a leer Equinoccio

J.T. Aquellos que la han leído dicen que asfixia, que deja sin respiración, que te atrapa y no puedes dejar de leer hasta que llegas a la última palabra.

Hay una reseña magnífica del autor Eduardo Sánchez Aznar, en la que podéis leer su opinión de primera mano. Este es el link: Reseña Eduardo Sanchez:

SNN- ¿Esperabas tan buena acogida con tu ópera prima?

J.T. En realidad, no. Es un tema duro, las escenas de ritos satánicos son impactantes y esperaba que solo un porcentaje pequeño se viese atraído por una idea como esta. Sin embargo, prácticamente está finalizada la tercera edición.

SNN- ¿Tienes alguna presentación a la vista?

J.T. Precisamente el próximo 23 de marzo presentaré la novela junto a otra autora de género negro, Susana Martín Gijón, en la biblioteca de Madrid. Estáis todos invitados.

SNN.- Cuéntanos tus próximos proyectos

J.T. Mi próximo proyecto es un libro de veinte relatos negros titulado Conozco tus secretos, que sacaré a la luz en el mes de mayo y que, espero, tenga tan buena aceptación como ha tenido Equinoccio.

SNN- Gracias Jimena, que sigan los éxitos con Equinoccio y te esperamos en Mayo con Conozco tus secretos.

(c) Gilda Green para Solo Novela Negra