623. Granada 16 de Septiembre 2015. Redacción ( V. Tander)

Lingüistica


 IR –  VER  – VOLVER:

Grupo de ⇒ FIGURAS DE PENSAMIENTO

Grupo de   ⇒ FIGURAS SEMÁNTICAS   –   Página General de  ⇒FIGURAS RETÓRICAS    Página General de  ⇒  LINGUÍSTICA


HIPÉRBOLE

 

Definición

La Hipérbole es una figura retórica que consiste en exagerar la realidad.La Hipérbole no busca ser tomada literalmente, ya que resultaría poco probable o imposible, sino que su finalidad es captar la atención, enfatizar una idea que se quiere transmitir y conseguir una mayor fuerza expresiva:
  • “Tengo tanta hambre que me comería un caballo Realmente no se lo comería. Lo que pretende es enfatizar que tiene un hambre enorme.
La Hipérbole no solo se emplea en el lenguaje literario sino también en el habla cotidiana y la publicidad. Se suele utilizar en tono cómico o como expresión de fastidio.
La Hipérbole pertenece al grupo de ⇒ figuras de pensamiento. Etimológicamente proviene del griego “hyperbolē” de “hiper” (sobre, encima de) y “bole” (lanzar, arrojar) dentro del grupo de figuras patéticas

Ejemplos de Hipérbole:

  • ¡Eres más lento que una tortuga!
  • Llueve a cántaros
  • Tengo tanto sueño que podría quedarme dormido aquí de pie
  • Te llamaré un millón de veces
  • Te mando infinitas gracias 
  • Te bajaré las luna y las estrellas a tus pies
  • ¡Lo sabe todo el mundo!
  • ¡Tienes un corazón tan grande que, no te cabe en el pecho! 
  • Por doler me duele hasta el aliento.
    Miguel Hernández
  • Por tu amor me duele el aire, el corazón y el sombrero
    Federico García Lorca
  • Las más veces me entrego, otras resisto
    con tal furor, con una fuerza nueva,
    que un monte puesto encima rompería
    Lope de Vega, Soneto XXVI
  • Érase un hombre a una nariz pegado
    Francisco de Quevedo, Siglo XVII
  • Yace, en esta losa dura
    una mujer tan delgada
    que
    en la vaina de una espada
    se trajo a la sepultura

    Baltasar de Alcázar
  • Por tu amor me duele el aire.. el corazón y el sombrero
    Federico García Lorca
  • No hay extensión más grande que mi herida
    Miguel Hernández
  • Señor excelentísimo, mi llanto
    ya no consiente márgenes ni orillas:
    inundación será la de mi canto
    Francisco de Quevedo, Siglo XVII
  • Devoró libros, pasto del alma (Baltasar Gracián en referencia al Quijote)
  • El dictador […] cuyo poder había sido tan grande que alguna vez preguntó qué horas son y le habían contestado las que usted ordene mi general…
    Gabriel García Márquez
  • Con mi llorar las piedras enternecen
    su natural dureza y la quebrantan;
    los árboles parece que se inclinan;
    Garcilaso de la Vega, Égloga I