La loca del muladar

La loca del muladar

La loca del muladar

por | Ene 28, 2017

 

La loca del muladar 

Por Fernando Gracia Ortuño

 

La loca_imagen 1Supongo que, cuando aquella vieja se quitó de en medio, nada cambió en el barrio. El mundo continuó girando sin ella, pero a partir de entonces hubo menos chistes sobre su supuesto embarazo en el descampado. Recuerdo que algunos años antes había estado jugando con unos amigos precisamente en el lugar donde se había tirado a las vías del tren, justo en ese mismo sitio. Un pastor alemán muy grande, que alguien había colocado encima de una vía estaba partido por la mitad, en medio de un charco de sangre. Unos turistas muy sonrientes miraban por aquél entonces por las ventanillas, ignaros, ilusionados y haciendo conjeturas, tal vez. Seguramente estarían pensando en el tiempo que quedaba para llegar a la estación y luego divertirse, una vez llegados a su destino. Era, pues, más que probable que llegaran para visitar los encantos turísticos de esta ciudad medieval, museos, cafeterías, actos culturales y todas esas cosas que nosotros ni siquiera nos podíamos imaginar. Se me ocurrió llamar su atención. Fue todo como premeditado, inconsciente. Desde el ribazo llamé su atención y comencé a señalarles el perro partido, haciendo muecas, justo debajo de la ventanilla. Los gritos de las chicas aquéllas todavía los conservo en la memoria como sinónimos de desorientación. Una se mareaba y vomitó por la misma ventanilla en la parte superior del perro partido, justo al lado del cuello.

La loca, justo en aquéllos momentos, estaría seguramente haciendo el ridículo en el pueblo, o montando algún escándalo sonado lejos de allí, llamando la atención por toda la barriada, gritando, desgañitándose o desnudándose, ostentando su voluminoso e impúdico vientre a punto de reventar, mientras unos inhumanos alaridos se propagaban a los cuatro vientos: su hazaña, el sentido mismo de la vida que esgrimía sin decoro, pero sólo para llamar la atención, su orgullo más íntimo mostrado allí impúdicamente, al sacudir del sosiego e insultarnos con ello a todos, haciendo todo tipo de chaladuras extravagantes para escandalizar, ofender o alterar a los transeúntes. Darles a entender que pronto iba a nacer la criatura, su sol, su sentido y su vida entera. La gente le daba comida, hablaba escuetamente con ella unos segundos, con tal de sacársela de encima lo antes posible, huir como de la peste, sobre todo en los comercios a pie de calle, donde alguna mujer que estaba comprando verdura o pasta, incluso se apiadaba a veces de aquella pobre desquiciada que se creía embarazada, henchida de ilusión, y que hacía todo tipo de aspavientos para darlo a entender. Los críos nos burlábamos si piedad de ella, porque nadie nos había enseñado otra cosa, los hombres más cínicos le escupían al pasar a los pies, para provocar quizás en ella uno de esos monumentales cabreos apoteósicos, tan sonados que luego comentaba todo el mundo entre corrillos, para reírse y escarnecer a la pobre loca del embarazo psicológico.

lo loca..imagen_2Una vez, recuerdo, mi amigo me contó que había ido con su madre a visitarla a la chabola. Estaba a un par de kilómetros campo a través. Hay que decir que la madre de mi amigo tenía amistad con ella desde que eran jóvenes y había asistido por tanto al lento proceso de su embarazo irreversible, así como al de su pérdida paulatina e inexorable de juicio. Si aquélla, por tanto, les había invitado a macarrones con tomate, ello se debía a algún extraño vínculo apaciguador que las relacionaba todavía como en aquél entonces, cuando todo estaba bien y ambas trabajaban juntas. Yo le pregunté a mi amigo y compañero de clase, mofándome, si estaban buenos los macarrones de la loca, si le habían gustado; a lo que éste, sorpresivamente, me contestó que sí. Por lo visto, tabiques de ‘polispán’ y puertas de conglomerado para adentro, la vieja estaba muy bien organizada, y a pesar de tener la casa llena de basura, oler todo a muerto en el pequeño recinto de muladar, si sabías contener la respiración te dabas cuenta que la vieja sabía organizarse para cocinar. Sabía hacerlo, me repetía mi amigo. Había que comerlos fuera de su chabola, nada más. Pero yo para aquél entonces no le hacía caso, no le escuchaba, no quería pensar en ello para que no me entraran arcadas. Por el barrio nadie se acercaba jamás más allá del descampado de las vías del tren, donde estaban los basureros y los yonquis se iban a pinchar con todo el descaro. Las pocas chabolas que había convivían día a día con el espectáculo más deprimente, el frío y la sordidez más inhumana, y eso es algo a lo que nadie se quiere acercar, ni siquiera con el pensamiento.

Por eso, el día en que se encontraron destrozada bajo las vías del tren a la loca del muladar, nadie se sorprendió ni hizo muchos comentarios, nada. Nadie le dio muchas vueltas tampoco al asunto. Ninguna importancia. No hubo revuelo apenas, ni policías investigando el supuesto suicidio; nadie se inmutó ni se cuestionaron siquiera los posibles cortes por todo el cuerpo que la pobre infeliz esgrimía, al margen de los ocasionados por las ruedas metálicas y las vías implacables del tren. Enseguida se olvidó el asunto aquél del atropello de la loca del muladar y su hijo fantasma imaginario. Por lo visto se lo llevó con ella, junto con todas sus carencias y desgracias miserables. Y con ellos, supongo, desaparecieron también las burlas, los choteos despiadados y los demenciales escarnios de los catetos del pueblo.

 

 

© Autor - Todos los derechos reservados

Escritor.

Otra publicaciones del Autor en Solo Novela Negra

Lee o muere

ANGELIQUE PFITZNER| Corresponsal en Cataluña Apoyar el género negro es senda de riqueza en el presente, motor de vida, herencia a la juventud del mañana. Algunos de nosotros, escritores de novela negra, notarios de la historia, pasado escrito en alas de ser recordado,...

leer más

Limones negros: Tánger desde otra perspectiva

Redacción Central El periodista y escritor Javier Valenzuela (Granada, 1954) presenta Limones negros (Editorial Anantes), su segunda novela tras una trayectoria periodística como corresponsal en Beirut, Rabat, París y Washington, y director adjunto de El País....

leer más

Me resbala

JESÚS ZAPLANA GARCÍA Todas las noches, a la misma hora. Es la vecina de arriba. Somos una comunidad de vecinos muy unida. Los tabiques del edificio tienen el grosor de una radiografía. Sé cuándo marca gol el Atleti. Conozco toda suerte de chismes y trifulcas. Me...

leer más

Cartagena Negra 2017: en la variedad está el acierto

ANTONIO PARRA SANZ| Corresponsal en Murcia Con una asistencia media por día que rozó las doscientas personas finalizó la tercera edición de las jornadas de literatura negra y de misterio de Cartagena Negra. Ese número ha demostrado, un año más, que la variedad de...

leer más

Poemas de Álvaro Mutis y Fernando Denis

EMILIO ALBERTO RESTREPO | Medellín - Colombia   Amén (Álvaro Mutis, 1923-2013) Que te acoja la muerte con todos tus sueños intactos. Al retorno de una furiosa adolescencia, al comienzo de las vacaciones que nunca te dieron, te distinguirá la muerte con su primer...

leer más

El Invasor

FRANCISCO ALEJANDRO MÉNDEZ El Invasor es un sicario con suerte. Hoy cuando despertó en uno de los lotes baldíos lo sorprendió un regalo caído del cielo: una cabeza envuelta en una bolsa negra. De inmediato la lavó y la volvió a llenar de lodo. —Mirá —amenazó al del...

leer más

Fidelidad

GRAZIELLA MORENO GRAUPERA -Quiero un trabajo profesional. Me han dicho que eres la mejor- concluyó con una sonrisa que no llegó a sus ojos azul turquesa. Respondí con una inclinación de cabeza. Hace tiempo que los halagos no me afectan. Sé quien soy y para qué me...

leer más

LO DICEN LOS MUERTOS #9

RAFAEL ESTRADA | Madrid   LO DICEN LOS MUERTOS #9 Guión e ilustración de Rafael Estrada.   Advertencia: Queda prohibida la reproducción total o parcial de ésta publicación en cualquier medio o red social. Contravenir este aviso nos faculta para solicitar...

leer más

HISTORIA DE UN CUADRO

| Julián María Guzmán.| Eugene contemplaba parapetado detrás de su lienzo la escena que se estaba desarrollando al final de la calle. A la vez, con un trozo de carboncillo iba ejecutando  rápidos trazos que intentaban plasmar todo lo que estaba ocurriendo. Estudiaba a...

leer más

El ‘noir’ se pinta de violeta

Redacción No se trata de corrección política, ni de ansia de fiscalización ni nada parecido. No es más que una constatación: en la novela negra la paridad hombre-mujer está aún un poquito lejos. Tanto si nos fijamos en quién firma los libros como si ponemos el foco en...

leer más

La casa de intercambio

MARIAN PEYRÓ| Madrid La historia de Javier y Marta, como todas, tuvo un principio. Pero a la luz de los hechos está claro que aquel no es el que nos importa, porque hubo un principio de verdad, uno importante. Y entonces ya eran Javier, Marta, Fabiola, Mauro y...

leer más

El cómic se convierte en ‘El cuerpo del delito’

Redacción Antonio Altarriba (El arte de volar, El ala rota) y el dibujante Sergio García (Odi’s blog, Caperucita roja), nos han sorprendido con una de las novelas gráficas más originales del año, en la que experimentan con el formato del cómic: Cuerpos del...

leer más

SHOAH O EL ARTE DE LA SUPERVIVENCIA

KIKA SUREDA | Granada Hoy rompo un poco la dinámica de esta sección. No voy a hablar de libros, sino de vidas. Vidas que han dado lugar a cientos de libros también. El Holocausto, la mayor barbarie humana cometida por una mente enferma. No sé si conocen Shoah (del...

leer más

El Alhambra Palace participará en el Festival Granada Noir

Redacción El Festival de Cine Negro Granada Noir, que tendrá lugar del 29 de septiembre al 10 de octubre, contará en el Teatrillo del centenario Hotel Alhambra Palace, con una tertulia en la que se debatirá, el 5 de octubre a las 19,00 horas, en torno a la figura del...

leer más

La Facultad de los secretos

MIGUEL ÁNGEL CONTRERAS| Redactor Jefe Algo se mueve en Galicia y no me refiero a ninguna ciclogénesis explosiva o fenómeno natural por es estilo, los tiros van por el lado literario negrocriminal –por dónde si no– y en ese sentido el movimiento se percibe entre los...

leer más

Aviso importante

SOLO NOVELA NEGRA Revista del Mundo Criminal, está autorizada por el autor para publicar en exclusiva este relato. Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y/o su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, deberán hacer frente a las consecuencias legales en relación con los derechos de propiedad intelectual, que las leyes actuales reguladoras nos conceden.

About The Author

Leave a reply

Pin It on Pinterest