La silla – por Mikel Alvira

La silla – por Mikel Alvira

La silla – por Mikel Alvira

Jun 14, 2017

Miguel Ángel Contreras | Las Palmas de Gran Canaria | Jefe de Redacción

Sentarse en la misma silla en la que el asesino había maquinado su macabro acto, acariciar los brazos de madera y balancearse frente a la mesa, respirar su mismo oxígeno  y escuchar el crujido del entramando del respaldo mientras imaginaba cómo una mente era capaz de planificar semejante atrocidad le nublaba la frente, le fruncía el ceño, le hacía olvidar su placa y su pistola reglamentaria y su gabardina raída y su olor a vino barato, le despertaba un suspiro, le insuflaba de valor y le convencía de que tarde o temprano terminaría por echarle el guante. Al fin y al cabo, las evidencias resultaban determinantes: una huella de su All-Star del número cuarenta y dos, restos de piel bajo las uñas de la víctima, una grabación borrosa captada por la cámara del aparcamiento… Sería coser y cantar.

Se recostó, consultó su libreta de notas, arrugada y doblada en una esquina, y sonrió.

Varón. Cuarenta años. Caucásico. Complexión fuerte. Fracturas en ambas muñecas. Laceraciones en rostro y antebrazos. Cortes profundos en el pecho. Posible causa de la muerte, el destornillador clavado en el ojo izquierdo.

Aborrecía a su jefe, el comisario Uriarte, a sus compañeros, el rincón de la comisaría con su mesa y sus archivadores, el coche que conducía y el salario de mierda, pero amaba su trabajo, y saberse sentado en la silla de su sospechoso le aliviaba de las noches de guardia, los seguimientos a ciegas, la humedad en los pies atravesando incluso las suelas de goma, el dolor en el estómago después de la tercera tapa de calamar y el asfixiante sentimiento de estar tan solo en el mundo como el hijo de puta al que iban a detener en cuestión de horas.

Una mosca se posó sobre el dorso de su mano. La aplastó con un ágil movimiento, hasta convertirse en una mancha como de tinta entre el vello de los nudillos. En ocasiones, sentarse en la silla del asesino confiere poderes inescrutables.

Del Texto ©  Mikel Alvira – Todos los derechos reservados –   Ver datos biográficos y bibliograficos de Mikel Alvira

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

Entrevista a MIKEL ALVIRA

ENTREVISTAS “SOY ESCRITOR; NO SÉ NO ESCRIBIR.” y sobre por que le atrae escribir género policial y negro señala: ” PORQUE ME PERMITE ENGAÑAR Y ES UN MARCO PERFECTO PARA MOSTRAR LO MEJOR Y LO PEOR DE LA CONDICIÓN HUMANA“ Una visión corta pero intensa que nos permite...

leer más

Publicaciones recientes en esta Sección

LA ANFISBENA – # 1

Miguel Ángel Contreras | Las Palmas Donde existen reglas también hay excepciones. Esta es una de ellas dada la intensidad y amplitud del relato, en esta ocasión nos vemos obligados a publicar este excepcional trabajo de nuestro amigo y colaborador GUSTAVO EDUARDO...

leer más

Insolvente de alta gama

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| ‘Insolvente’ de alta gama Por Juan Carlos Arias   En el abanico de no pagar a ciertos padres cuando media el divorcio hay de todo. Como en la viña del señor. Hay quienes fingen ser indigentes, los que están ‘recogidos’ por...

leer más

El penoso deber de un policía

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| El penoso deber de un policía por Juan Pablo Goñi Capurro   Seis de la mañana, domingo ya. Hughman sintió un aguijonazo de ternura al dedicarle una mirada de despedida a Matilde, aún dormida. Diez días despertando junto a...

leer más

EL TROFEO, por Jose Ramón Gómez Cabezas

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras EL TROFEO Por José Ramón Gómez Cabezas (Presidente de Novelpol)   Tantas veces soñé este momento. Y ahora estoy aquí varado ante su puerta. Encabronado, golpeo con mi hombro el muro que separa mis sueños de su realidad. El...

leer más

JETA CON HEREDERAS – Reyes #13

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras A Reyes los pagos que, tras el divorcio soportan los padres, le parecen normales cuando se trata de que  los hijos no sufran maltrato económico pues se les suele hurtar el rol paternal. Lógico, ver a la descendencia, que vive en...

leer más

Canción del payaso triste – David de la Torre

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras Canción del payaso triste Por David de la Torre Faltaba una semana para el aniversario. La muerte de su padre significó, para él, un alivio. No sólo por dejar de estar obligado a visitarle cada domingo desde hacía quince años. Sino...

leer más

Un trabajito extra (Hughman # 19), por Juan Pablo Goñi

Redacción Las Palmas | Miguel Ángel Contreras UN TRABAJITO EXTRA. Por  Juan Pablo Goñi   –Acá me conocen, inspector, no voy a estar vendiéndole pescado podrido. Vender pescado podrido, otra alocución argentina, como vender fruta podrida, sinónimos de engaño....

leer más

La sinrazón de Job, por Miguel Ángel Carcelén

Miguel Ángel Contreras | Las Palmas de Gran Canaria | Jefe de Redacción Soñé que él estaba soñando conmigo... ¿Qué quieres? A veces, entre tantos sueños, se nos cuela uno que no tiene nada que ver con la vida real. Gabriel García Márquez  Vio cómo el hombre, al salir,...

leer más

About The Author

Redacción General | La Zubia

Equipo de Redacción

Leave a reply

Publicidad

Lecturas

  • 196Este artículo:
  • 770155Revista: Acumuladas:
  • 1660Revista: hoy:
  • 14456Revista: Ultima semana:
  • 40107Revista: Lecturas en el mes:

Agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Pin It on Pinterest