Las mujeres siempre han estado presentes en el género negro – Laura Balagué

por | Feb 2, 2017

Esta barcelonesa, afincada en San Sebastián, entró al noir por la puerta grande.

Ganó el Premio La Trama de novela negra por unanimidad del jurado.

Lo consiguió con su primera novela noir, ‘Las pequeñas mentiras’, en 2015.

En este interesante artículo nos recuerda que las mujeres siempre han estado en el género negro como autoras. y no sólo como femme fatale.

Ella es Laura Balagué Gea. Gracias por sumarte a Extrañas en un tren.

 

Cuando se habla de mujer y género negro, creo que de las primeras imágenes que acuden a nuestra memoria son las mujeres fatales, probablemente más asociadas con el cine. En mi caso, cuando leo novelas de Dashiel Hammet o Raymond Chandler, inmediatamente se me aparece Lauren Bacall. No es de extrañar con descripciones como esta: “Aquellos ojos revelaban que se trataba de una mujer marcadamente felina: Todos sus movimientos eran lentos, suaves, seguros como los de una gata. Las líneas de su bonito rostro, el contorno de su boca, la nariz breve, la forma de sus ojos, la hinchazón de las cejas, todo en ella era felino” (Dashiell Hammett, El agente de la Continental). Cada uno fantasea con lo que quiere y esa mujeres “bellas como Lucífer y dos veces más peligrosas” resultan fascinantes aunque probablemente ya eran irreales cuando Humphrey Bogart y Lauren Bacall rodaron El sueño eterno.

Pero las mujeres siempre han estado en el género negro, policíaco, de intriga o como prefieran llamarlo. Y no solo como pérfidas sirenas o damiselas en apuros, también como autoras, protagonistas y detectives.

Entre las pioneras está Anna Katherine Green (1846-1935) a la que se conoce como la madre de la novela de detectives. Fue una mujer que logró bastantes cosas inusuales para la época: estudiar, dedicarse profesionalmente a escribir y crear un personaje femenino que ejerce de detective aficionada. Su señorita Butterworth es capaz de enfrentarse a la policía y derrotarla. Una de las novelas que protagoniza, El misterio de Gramercy Park, está traducida al español y las aventuras de la entrometida solterona todavía hoy resultan fascinantes.

Pero nosotros también tuvimos nuestra pionera, doña Emilia Pardo Bazán (1851-1921) que entre las miles de cosas que hizo (¡cómo les cundía la vida a estas mujeres!), también se animó con el género policíaco con su novela La gota de sangre. Sin embargo, el protagonista de doña Emilia es un hombre, detective aficionado y que, por supuesto, es mucho más listo que la policía. El personaje femenino de la obra va más en la línea mujer pérfida y astuta pese al feminismo de la autora.

Y de ahí podríamos pasar a las ladies. Si algo distingue a los ingleses es tener más mansiones, mayordomos y novelas policíacas que el resto del mundo.

En lo que se ha llamado la edad de oro de la novela de detectives, hay varios nombres de mujer importantes: Ngaio Marsh (1895-1982), Margery Allingham (1904-1966), Dorothy L. Sayers (1893-1957) y Agatha Christie (1890-1976).

Ngaio Marsh en realidad era de Nueva Zelanda pero estaba fascinada por Inglaterra y la mayoría de sus obras están ambientadas allí. También tiene un detective varón, Roderic Alleyn. Por lo visto, su principal interés era el teatro y escribía novelas de detectives para ganar dinero (por lo visto en aquellos tiempos era un oficio rentable) y poder dedicarse a su verdadera afición. El mundo de la escena aparece frecuentemente en sus obras. Aparte de ediciones viejas que podéis encontrar de segunda mano, Siruela ha reeditado algunas de sus novelas.

Margery Allingham también creó un detective aficionado de clase alta. Por lo visto, los lords se aburrían entre cacería y cacería y les gustaba dedicarse a resolver crímenes. Albert Campion –así se llama—tiene una peculiaridad, tiene como ayuda de cámara a un antiguo ladrón, Lugg, lo que resulta de mucha utilidad para abrir puertas cerradas con llave, robar pruebas o cualquier cosa necesaria que un gentleman no debería hacer. Describe de maravilla esos ambientes de doncellas, mayordomos, bibliotecas y tazas de té. También tiene un personaje femenino, Amanda Fitton, con la que Campion se casa y que colabora en algunos casos, pero no puedo daros más detalles porque no aparece en las que yo he leído. La conocí a través de ediciones viejas de segunda mano que conseguí en Negra y Criminal gracias a Paco Camarasa, pero creo que hay alguno en RBA.

Dorothy L. Sayers fue una mujer que hizo muchas cosas inusuales para la época. Por ejemplo, fue de las primeras en obtener un título universitario en Oxford. También tuvo un hijo de soltera que, en esos años y siendo hija de un pastor, debía de ser muy complicado. Organizó su cuidado y se hizo cargo de su manutención aunque no lo reconoció oficialmente como hijo. Trabajó como publicista, apoyó a las sufragistas y peleó por la educación de las mujeres. Y, por supuesto, escribió unas estupendas novelas policíacas protagonizadas por Lord Peter Wimsey. La autora decía que le relajaba tener un protagonista rico que podía vivir en mansiones, viajar en coches de lujo, comer cosas exquisitas y, en general, hacer todo lo que a ella no le estaba permitido por falta de medios. La mujer tiene un papel diferente en sus novelas, aparece Harriet Vane, su alter ego, una ex alumna de Oxford, escritora de novelas policíacas y que en su primera aparición es acusada de un crimen del que la defiende Peter Wimsey. Ella se sentía mucho más orgullosa de su traducción de la Divina Comedia, pero ha pasado a la posteridad por las novelas policíacas, que tampoco está tan mal. La mayoría de la gente no pasa a la posteridad por nada. Lumen tiene varias de sus novelas publicadas.

Y por último, la más conocida ¿quién no ha leído una novela de Agatha Christie? Las estaciones y aeropuertos las siguen vendiendo por docenas ¿qué tiene esta mujer que tanto engancha? De las autoras que hemos mencionado es, sin duda, la más prolífica Sabía lo que se la daba bien y disfrutaba con ello. Escribió 66 novelas policíacas; algunas rosas bajo el pseudónimo Mary Westmacott; obras de teatro, como La ratonera y, según parece por sus memorias, disfrutó intensamente de la vida. Sus novelas tiene varios protagonistas: el más conocido Poirot, un detective belga bajito y remilgado; el matrimonio Beresford; el inspector Battle; el coronel Race; la señora Oliver, escritora de novelas de detectives en la que los lectores vemos a la propia Agatha y Miss Marple, sin duda, mi favorita. Es la protagonista de trece libros sobre los que se han hecho películas y series de televisión pero, ¿por qué nos gusta Miss Marple? Es una mujer corriente, eso es lo que la hace tan atractiva. No parece especialmente inteligente, no es joven ni guapa, no puede resolver crímenes mediante la acción. Sus principales bazas son: la edad, la capacidad de observación y el conocimiento que eso le proporciona del género humano. Miss Marple, de apariencia dulce, nunca cree a nadie y desconfía de todo el mundo. Tiene solidos principios y cree que el mal existe. Le parece que la humanidad es igual en todas partes y que la mueven las mismas pasiones. Por eso puede resolver cualquier caso, aunque el sospechoso sea un famoso artista, porque se comporta como el panadero que siempre te daba mal los cambios. Su hábitat natural es St. Mary Mead, aunque puede viajar al Caribe, alojarse en el hotel Bertram de Londres (todo gracias a su sobrino Raymond), o visitar la mansión de alguna conocida. De entre las novelas que protagoniza mis favoritas son: El caso de los anónimos, El tren de las 4:50 y Se anuncia un asesinato.

Entre todas esas maestras, seguro que encontráis alguna que os haga disfrutar y os demuestre que las mujeres son mucho más que decorado en el género negro/policíaco.

Nació en Barcelona en 1958.

Estudió Enfermería y desde 1982 reside en San Sebastián, donde trabaja en un centro de salud.

En el año 2000 obtuvo el segundo premio en el XI certamen de cuentos Atenea y ha publicado los relatos ‘Sala de espera’, ‘Viaje a Suiza’ y ‘Falsas apariencias’ su opera prima de novela negra.

© Laura Balague - Todos los derechos reservados

Diplomada en Enfermería

Aviso importante

SOLO NOVELA NEGRA  está autorizada por la autora para publicar en exclusiva este texto, por lo que está prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, deberán hacer frente a las consecuencias legales en relación con los derechos de propiedad intelectual, que las leyes actuales reguladoras nos conceden.

OTRAS PUBLICACIONES DE LA AUTORA EN S.N.N.