pequeñas mentiraslaurabalagueAutora: > LAURA BALAGUÉ

Editorial: EDICIONES B.

Las pequeñas mentiras es una novela policial de corte clásico, en el sentido de que mantiene el patrón y la estructura habituales de las novelas de género. Nada más comenzar, la historia se abre, de forma casi inevitable, con el descubrimiento de un cadáver, más concretamente el de Cristina Sasiain, una empresaria de éxito dedicada al mundo de la peletería en San Sebastián, que es el lugar donde transcurre la acción. La encargada de la investigación será la inspectora Carmen Arregui, quien comenzará a indagar entre los conocidos y familiares de la víctima, tratando de esclarecer unos hechos que, desde el principio, no le encajan a la inspectora.

Esta novela tiene la originalidad de narrar una doble historia con los mismos personajes. Por un lado, la de la investigación policial propiamente dicha, y por otro, nos acerca al aspecto más humano, más cotidiano, de sus personajes. Ese factor, que normalmente no aparece de forma tan explícita en una novela policial, la autora sabe explotarlo francamente bien. De esta forma, conocemos a la inspectora Carmen Arregui pero, en vez de que la autora se centre en su faceta profesional, incide de forma notable en su aspecto más familiar, de forma que la autora nos desvela los aspectos más privados e íntimos de la inspectora cuando llega a su casa. Es así, página a página vamos desgranando ciertos aspectos de la relación con su marido o los típicos problemas con su hijo adolescente; también, de forma más indirecta conocemos a otros personajes ligados a su entorno familiar, como su cuñado o su hermana, y también su madre, a quien ingresan en el hospital justo cuando se inicia la investigación policial.

Laura Balagué nos descubre a través de sucesos aparentemente banales, sin importancia, que todas las vidas están llenas de pequeñas mentiras que usamos, incluso con las personas que más nos importan, simplemente para hacernos creer a nosotros mismos que vivimos en una realidad diferente.

Con una trama muy sencilla la autora desarrolla una historia en la que la inspectora Arregui irá descubriendo los secretos de la peletera asesinada Cristina Sasiain y su familia. Será una investigación en la que todos mentirán en algún momento, y si lo hacen no será para protegerse con su testimonio, sino que principalmente lo harán porque piensan que con sus mentiras podrán proteger la intimidad y la reputación del entorno familiar de Cristina. Toda una red de intrigas familiares, problemas económicos e infidelidades planean sobre esta historia cuyas piezas, poco a poco, irán encajando gracias a la pericia de la inspectora Arregui.

Escrita con un lenguaje muy limpio, sin ambages, Las pequeñas mentiras es una novela que se deja leer con fluidez, y creo que la mezcla entre el componente puramente policial y el familiar resulta muy acertada y medida. Carmen Arregui es, en cierto modo, un personaje atípico dentro de una estructura más o menos clásica, en el sentido de que no responde al patrón de policía atormentada, insociable, con problemas familiares traumáticos y un pasado tormentoso que marca su carácter. Antes al contrario, la inspectora Arregui brilla por su cercanía, se trata de una persona corriente, con un entorno familiar normal, pero, al mismo tiempo, con una gran profesionalidad. El resto de los personajes de la novela, sin embargo, no están tan bien dibujados como este, y pasan a un plano, en ciertos casos, excesivamente secundario. Pese a ello, la novela tiene un ritmo ágil, llena de diálogos muy creíbles y que no se ciñe únicamente a lo que se puede esperar de una novela policial. En este caso, para la protagonista de la historia, no se trata solo de resolver un crimen, sino de desgranar las pequeñas mentiras que afectan a su propia vida.

Las pequeñas mentiras. Laura Balagué. Ediciones B




Reseña de:Jaime Molina

Jaime Molina