Las pequeñas mentirasLaura Balagué_2Autora  ⇒ LAURA BALAGUÉ

 

 

⇒ LAS PEQUEÑAS MENTIRAS

 

El hecho de realizar la reseña de una novela de otro autor, en este caso autora, implica necesariamente obviar una serie de premisas. No olvidar  un solo momento que la misión encomendada únicamente radica en leerla, y abandonar los vicios que cada cual tiene a la hora de desarrollar una historia.

Si además, como en esta ocasión, se trata de una colega y su primera novela negra-policial, el deseo de ser lo suficientemente ecuánime, prima sobre otros aspectos, que con esfuerzo, trato de no considerarlos.

No obstante, como personalmente admito todo tipo de críticas, espero y confío en la indulgencia de Laura Balagué, caso de cruzar alguna línea no apetecible por ella. No es mi deseo herir susceptibilidades.


Un mes de Diciembre.

Una ciudad, San Sebastián.

Lluvia, granizo y frio.

A punto de iniciarse las fiestas navideñas.

Aparece el cadáver de una coqueta mujer, de la elitista sociedad donostiarra, a quien han disparado a quemarropa en la cabeza.

Con los primeros renglones nace el interés por conocer al criminal. La historia va desarrollándose mientras se balancea entre la investigación puramente policial que inicia la inspectora Carmen Arregui, de la Ertzaintza, y una espléndida descripción de la ciudad de San Sebastián.

Tanto para quien no haya visitado la ciudad, como para aquellos que la disfrutamos, Laura Balagué nos transmite y evoca deseos de ir y, o volver.

Carmen Arregui es una policía que surge del conjunto de gente sencilla, con un carácter cercano y unas características que sin duda podríamos encontrar en cualquier lugar de nuestro alrededor.

Su lenguaje franco y sencillo nos comunica humanidad, y lo hace sin montajes ni recursos literarios tan manidos y leídos en muchas otras novelas. Carece de esos poderes excepcionales de muchos inspectores. Es en todo caso una protagonista  muy creíble que debe navegar entre su profesión y su familia, entre unos habitantes del mismo grupo social aunque sujetos a un pasado ilustre y elitista, frente a otros que viven con ahínco una sociedad actual, más moderna, con deseos de triunfo, sin ataduras y un único fin, lograr éxito y dinero rápido.

Los diálogos de la protagonista son vivos, enlazados por un sutil concatenamiento de pasajes narrativos previos, a título de introducción  para situarnos.

La Autora va paulatinamente aumentándonos la intriga y el deseo de conocer el desenlace, conocer o corroborar al o los culpables. Va sugiriéndonos pistas para intentar descubrir al asesino de la peletera.

Los, flashback que dirían los anglófilos, o recuerdos que narra la autora, son de agradecer, nos permite asociarnos con Carmen y tratarla como a una amiga, cercana y natural.

Aborda de manera superficial, entre otros aspectos que están latentes en nuestra sociedad actual, la nefasta influencia ejercida sobre los jóvenes, por gentes, que no me atrevo a calificar, pertenecientes a ciertas organizaciones religiosas con sesgo de secta.

Así, lenta pero segura y en tiempo real, marcado por las fechas navideñas, nos acercamos a un final deseado, que Laura Balagué nos oculta página tras página de manera inteligente, sin distracciones. Con una fórmula que apostaría veremos muy pronto utilizada y copiada,  pues sin perder las características de una novela moderna del género, hace guiños a otras más clásicas, sin eliminar un ápice de ambas.

Ha sido un verdadero deleite haberla leído este fin de semana prácticamente en un único intento y un solo descanso, el necesario para almorzar.

¡Gracias Laura!

Nos atrevemos a calificarla con 8 plumas.(8/10)

 

Reseña realizada por.

⇒ Anxo do Rego