Falocracia no rima con escritura -Maribel Medina

por | Dic 17, 2016 | Medina_Maribel, Miradas

MARIBEL MEDINA preside y dirige, desde 2011, la ONG internacional Women’s Time, que trabaja en Navarra y Santo Domingo, y cuyo lema es «Mujer + Educación = Desarrollo»

Es Comisaria de Almoradiel Lee, Festival Literario que acerca la cultura a los almoradienses y a sus poblaciones cercanas, y, aunque parezca difícil de creer, es la única mujer Comisaria de un Festival en España.

Maribel Medina trabaja activamente para que las mujeres tengan igualdad de oportunidades.


 

Falocracia no rima con escritura

¿Qué te parece si nos intercambiamos las víctimas? Yo mato a tu mujer y tú a mi madre, así tendremos los dos coartadas y no habrá móvil“.

Patricia cochesDe esta manera Patricia Highsmith daba vida a su primera novela negra en “Extraños en un tren”. Alfred Hitchcock la llevó al cine con un guión adaptado del gran escritor de negra, Raymond Chandler. ¿Alguien puede pensar que Highsmith, por el hecho de ser mujer, era una escritora de taza de porcelana y uñas rosa chicle? Si nos atenemos a la opinión del Premio Nobel de literatura V.S. Naipul en la que aseguraba que no había ninguna escritora a la que considerara su igual, sí. Naipul afirmaba que hombres y mujeres no podían compartir la misma visión de las cosas (y de la escritura), dado el sentimentalismo de estas últimas y su estrecha visión del mundo. Pensando en este espécimen estancado en las hachas de piedras y la piel de mamut, me he acordado del chiste del niño que llega a la cueva y le da las notas al padre cavernícola. Este las lee detenidamente. Al rato dice:

—Mira, que suspendas caza lo comprendo porque eres pequeño y todavía no puedes con la lanza; que suspendas agricultura te lo paso, es difícil, rudimentaria y poco desarrollada; te perdono que suspendas pintura rupestre porque todavía eres pequeño y no coordinas, pero… que suspendas historia, ¡NO JODAS!, ¡SI NO LLEVAMOS NI DOS PÁGINAS!

Bromas aparte, el hecho es que ya llevamos suficiente historia a nuestras espaldas para colocar a la mujer en el lugar que debería ocupar y destronarla con uñas, dientes, patadas (si es preciso) del sitio en el que permanece actualmente.

Da igual que (volviendo a la reina), la serie Ripley refleje la existencia de la maldad humana, la mentira y el crimen, no importa la oscuridad de la trama, la exclusión de todo sentimentalismo, puesto que su autora es mujer. Para Tolstoi la mujer no era un ser humano serio, adulto, moral. En 1898, cuando tenía setenta años, escribió: “La mujer es estúpida, pero el Diablo le presta cerebro cuando trabaja para él. Entonces realiza milagros de pensamiento, previsión, constancia, con el fin de hacer algo malo”.

Por supuesto estoy siendo exagerada. Hoy en día es impensable un acto como el que tuvieron que hacer las tres hermanas Brontë publicando sus poemas bajo seudónimos masculinos. O Gloria Fuertes que de niña escribía a escondidas de su madre. Me consta que ser escritora es un valor en alza. No deseo detenerme en los datos de lectura del género femenino, ni el índice de compra de libros, porque son aplastantes a nuestro favor.

Entonces, ¿por qué ese yo-qué-sé hacia las escritoras por parte de algunos escritores? La polémica que tuvo lugar tras el anuncio de los nominados al premio Hammett, no fue algo gratuito; quizá una casualidad (permítanme que lo dude), pero que entre los finalistas no hubiera una sola mujer, habla del ninguneo al que estamos acostumbradas. Cierto, que hubo escritores con el mismo nivel de cabreo que nosotras. Con ello no quiero decir que Marcelo Luján no fuera un justo vencedor, que lo fue. Pero, ay de mí, ay infeliz, pensé que la novela negra con su buen rollo, camaradería, su puntillo macarra, sería un reflejo de los ideales de la revolución francesa: libertad, igualdad y fraternidad. Pero hete aquí que algún “visionario” quiere que siga viva la hegemonía del compadreo y la falocracia.

La falocracia hace que La Enciclopedia Británica dedique 42 líneas a Agatha Christie con “solo” 4.000 millones de libros vendidos, mientras que Chesterton ocupa el doble y Conan Doyle el triple espacio.

Tampoco estoy a favor de su contrario, la coñocracia. No me gusta el término discriminación positiva. Jamás achacaré una mala crítica o que no me nominen, a un sistema machista. Si mi novela es mediocre, es mediocre y punto. Eso sí, no deseo luchar el doble o el triple partiendo con las mismas (o mejores) cualidades.

Mi opinión personal es que los hombres siguen ostentando cargos de poder. Sin ir más lejos, creo que no existe ninguna mujer COMISARIA en las “semana negras”, así la inercia sigue su curso y la mayoría de los escritores leen a otros escritores porque, claro, el roce hace el cariño y, cómo-no-te-voy-a-leer si eres o serás mi colega y quiero estar en el circuito.

Solo nos queda dar guerra. Dar un paso al frente. Comenzar por nosotras.

Tenemos el ejemplo de esta revista que viene de la mano de Pilar García. Me da igual que seamos mariposas o moscas, el caso es dar guerra. Al igual que en otros ámbitos, en la escritura el papel de la mujer sigue mojado, y por lo que a mí me atañe, la novela negra debería dar ejemplo y transformar ese papel en avión aerodinámico, como los que hacía en mi infancia con las hojas del cuaderno de religión.

Fue en la infancia donde aprendí a tocar música de oído, a trepar en los árboles sin mirar abajo, a besar en el espejo, a nadar en el río, a escribir leyendo; siempre me dio igual que el autor fuera hombre o mujer. Eso me lo enseñaron más tarde.

De raíces manchegas, nace en Pamplona en 1969. Ha trabajado como lectora externa para una editorial nacional y también ejerció como profesora. Actualmente, vive en Pamplona, aunque sus ansias de viajar la han llevado por todo el mundo, y ha residido, junto a su familia, en la India.

Es autora de las novelas Sangre de barro y Sangre intocable.

Desde 2011 preside y dirige la ONG internacional Women’s Time, cuyo lema es «Mujer + Educación = Desarrollo».

Directora de Almoradiel Lee.

© Maribel Medina - Todos los derechos reservados

(Escritora y docente )

Aviso importante

SOLO NOVELA NEGRA  está autorizada por la autora para publicar en exclusiva este texto, por lo que está prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, deberán hacer frente a las consecuencias legales en relación con los derechos de propiedad intelectual, que las leyes actuales reguladoras nos conceden.

CITAS DE LA AUTORA EN S.N.N.