MILLONARIA MIOPE – Reyes #04

por | Oct 6, 2016 | Arias_Juan Carlos, Relatos | 0 Comentarios

Reyes#04 Millonaria miope_imagenDe entrada, a Reyes los ricos le dan repelús. No les caen bien. Entiende que predominan entre ellos almas en pena: Millonarios por herencia, rentistas, agraciados por la fortuna son los que más le repugnan. Suelen ser, además, mediocres apocados que suplen complejos con prepotencia. Un caso que se complicó, recuerda Reyes, fue una millonaria que se salía de los moldes que odia Reyes. El detective le cogió cariño a Hildegart, germana que adoraba España. Rica de cuna dedicó su vida a fomentar valores y la cultura. Para ella la beneficencia no era caridad, era crear empleo.

Su hija Amanda era el caso. Creída en no tener que dar palo al agua se embarazó jovencita de uno de los muchos caraduras que la pretendieron exclusivamente por el dinero que tenía detrás. El novio que le pegó el detective fue uno que Hildegart no supo alertarse. El tipo confundía su amor por la niñata con sonrisas, detalles y una educación que su origen porteño acababa en bluff. El individuo aguantó más que otros y vivía en un pabellón del palacete español de Hildegart.

Reyes atrapó, no le pregunten cómo, una tarjeta de Orlando que se fabricó atribuyéndose gerencia de empresas de Hildegart para fomentar empleo de discapacitados. La idea del argentino era captar donaciones que iban a su bolsillo. Reyes calificó de grave esa realidad, pues la jeta de Orlando parecía infinita. Hildegart no le dio importancia al detalle, estaba aún en esa fase en la que toda madre ve bien todo si su hija es feliz. Craso error.

Orlando tenía múltiples planes ocultos. El primero fue lograr residencia europea emparejándose con Amanda. Al efecto falsificó contratos con firma de Hildegart e hija. Más falsías vinieron en cuentas bancarias, poderes notariales y uso de autos o viajes que pagaban empresas en las que Amanda e Hildegart participaban.

Reyes insistía en el perfil delictivo de Orlando hasta que comenzaron a desaparecer joyas de Hildegart, cotizados cuadros y antigüedades. Un sesudo informe de Reyes destapó cómo, dónde y a quién ‘colocaba’ lo hurtado. El siguiente paso fue una efectiva actuación policial en la que Reyes nada tuvo que ver…. La denuncia de Hildegart le alejó de Amanda, cuyo primer impulso fue defender la inocencia de su amado. Pero huir sin dejar rastro fue cuestión de supervivencia. Orlando fue detenido en Portugal por la Guardinha reclamado por autoridades españolas. Aunque está pendiente de ser extraditado Amanda, ya, no quiere saber nada del desvergonzado. Reyes, tras cobrar minuta de Hildegart, fue felicitado por la germana efusivamente. Tuvo el detalle de hacerlo ante sus ejecutivos en un almuerzo privado. Desde entonces, Reyes entra en palacio por mérito profesional. Y no deja de dictaminar sobre lo que fuera menester para evitar más adversidades a la millonaria y su caprichosa hija. Orlando aún pisa tierra lusa esperando hacerlo en otra parte de la península pues, y eso se supo después, en Argentina le esperan demasiados problemas y reclamos.

 

 

 

© Juan Carlos Arias . Todos los derechos reservados

Criminólogo. Director de la Agencia ADAS. Detective Privado. Conferenciante.