PERROS QUE DUERMEN – reseña

PERROS QUE DUERMEN – reseña

PERROS QUE DUERMEN – reseña

Jun 13, 2017

Antonio Parra Sanz | Murcia | Jefe de Redacción

Juan Madrid nació en Málaga, en junio de 1947. Es un prolífico escritor, periodista y guionista de cine y TV famoso, ante todo, por sus novelas policiacas protagonizadas por Toni Romano. Licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Salamanca, trabajó en varios oficios hasta desembocar en el periodismo en 1973. Ha sido redactor en revistas como Cambio 16, además de escribir numerosos reportajes en revistas nacionales e internacionales.

Publica su primera novela Un beso de amigo, en 1980, después de quedar finalista del premio convocado por la colección Círculo del Crimen de la editorial Sedmay. Ha publicado cuarenta libros entre novelas, recopilaciones de cuentos y novelas juveniles y es considerado uno de los máximos exponentes de la nueva novela negra o urbana europea. Su obra ha sido traducida a dieciséis lenguas.

Ejerce regularmente la docencia en instituciones de España, Francia, Italia, Argentina y Cuba, destacando entre otras la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños en Cuba y Hotel Kafka de Madrid. Asimismo ha sido jurado en numerosos premios relacionados con la literatura y el cine.


 

Colección: Alianza Literaria (AL)Publicación: 11 de mayo de 2017 I.S.B.N.: 978-84-9104-625-7

Madrid, 2011. Juan Delforo, periodista y escritor, hijo de padres republicanos y con un pasado de militancia en la lucha antifascista, acude a un chalet de El Viso para recoger el legado de un hombre que no conoce y que acaba de morir. Se trata de Dimas Prado, un comisario, viejo falangista, que se relacionó en el pasado con los padres de Delforo y ha ejercido de protector en la sombra del joven disidente.

Burgos, 1938. Dimas Prado es encargado de la investigación del espeluznante asesinato de una jovencísima prostituta a manos de un jerarca del bando nacional. La investigación, que tendrá por objeto borrar cualquier rastro del crimen, permitirá relanzar la carrera policial de Dimas Prado, que cuenta con la ayuda del siempre fiel Guillermo Borsa.

Málaga, 1945. El padre del protagonista, Juan Delforo, militar republicano que luchó en la Defensa de Madrid, es detenido y condenado a muerte. Dimas Prado intercede por él a cambio de una información fundamental para su futura carrera política y le permite un encuentro con su mujer, Carmen Muñoz, a la que le unían lazos nunca revelados.

¿Por qué el viejo comisario quiso como última voluntad que Juan Delforo heredara su historia? ¿Puede un novelista contarlo todo? ¿Qué verdades se esconden tras las lealtades ocultas de estos personajes?

Juan Madrid, en la que es su novela más ambiciosa hasta el momento, nos lleva a través de las páginas de “Perros que duermen” a aquella época sombría de la guerra y la posguerra civil, y a sus ecos en la construcción de nuestro presente. Una novela de intriga, inquietante y estremecedora, con personajes complejos, contradictorios y ricos en matices, que nos hará reflexionar sobre el género humano y sobre la necesidad de contar historias.


Reseña


Tres novelas en una

 

Son pocas veces en las que la publicidad que acompaña a un libro coincide con la realidad y ésta es una de ellas. Ésta es, en efecto, la novela más ambiciosa del reconocido escritor Juan Madrid, probablemente el mejor escritor español de novela negra con más de cuarenta libros a cuestas entre novelas negras y juveniles, y recopilación de cuentos y relatos. Una experiencia, o más bien maestría, que parece haber desembocado finalmente, y a una edad en la que la mayoría de los escritores tienden a tirar por el camino de lo fácil, a repetirse, en un novelón de la categoría de Perros que duermen.

Son cuatrocientas y pico páginas que se hacen cortas, en las que además no sobra nada; cosa rara en novelas de dicho tamaño, por lo general condenadas a ser tochos en los que el autor suele meter todo lo que viene a la cabeza sin discriminar entre lo esencial para el desarrollo de la historia y lo puramente accesorio y muchas veces simplemente pedantesco. Esto es así porque en realidad podríamos hablar de tres novelas entrelazadas. La primera nos presenta a Juan Delforo, escritor y periodista, y el legado de un policía falangista muerto que le hace llegar un antiguo camarada de éste, donde se habla de su padre, un alto mando militar republicano condenado y represaliado al final de la Guerra. La segunda relata la investigación del asesinato de una joven prostituta en manos de un jerarca franquista, o más bien de la eliminación de toda prueba por parte del falangista muerto. Y la tercera y última que nos refiere la historia del padre de Juan Delforo, su participación durante la guerra, su posterior cautiverio y su extraña relación con el policía falangista.

De ese modo, nos encontraríamos ante una típica novela que mezcla lo negro con lo histórico, una de tantas que pretende unir el aliciente de la trama policial con el presunto exotismo del pasado, en este caso las tristes y muy negras guerra civil y posguerra. Pero no estamos ante el enésimo intento de repetir un éxito exclusivamente comercial, no, estamos ante un sincero y emotivo homenaje del autor a sus padres republicanos, incluso ante un ajuste de cuentas del autor con el pasado, esto es, la reivindicación de una mirada sobre la época que nos ocupa, en flagrante discordancia con lo que parece que viene siendo la tónica general en lo referente a la literatura que se ha hecho en los últimos años sobre la guerra civil y toda la onda expansiva que ésta ha tenido hasta nuestros días. Me refiero, cómo no, a esas novelas en las que de repente policías franquistas, falangistas o no, se convierten en héroes románticos de una época en la que ellos ostentan una autoridad que les ha sido adjudicada por su adhesión a un régimen que ganó una guerra contra la legalidad republicana por muy imperfecta que fuera o por muchos crímenes que cometieran algunos en su nombre.

Sí, de repente surgen por doquier inspectores Andrades, jóvenes idealistas franquistas en palabras de Pérez-Reverte o ingenuos parientes con camisa azul del tipo del de Javier Cercas, todos con una aureola de tipos que oscilan entre la ingenuidad idealista de los años mozos y el individualismo equidistante al que lo mismo le da vestir un uniforme u otro porque el más puro cinismo le hace llegar a la conclusión de que todos son iguales, que es lo mismo estar en el lado de la República con su refrendada constitución democrática que en el de la dictadura franquista y su régimen de terror sobre los vencidos y/o disidentes. Personajes que sus autores pretenden hacernos creer que ocupan la posición que ocupan casi que por casualidad, independientemente de su afinidad o no al régimen fascista que los ampara, meros sobrevivientes en una época en la que sólo queda estar con los que mandan o con los que obedecer, ergo con los verdugos o con las víctimas.

No es una moda inocente, claro que no, es una reivindicación interesada del pasado familiar, o siquiera ideológico, de la España que militó, disfrutó y hasta se enriqueció bajo las alas de los vencedores y a costa de los vencidos. Y es una reivindicación que viene con trampa porque pretende sostenerse en el manido argumento de que los dos bandos tuvieron la misma cuota de culpa en el desencadenamiento de la Guerra Civil, que ésta fue inevitable por las acciones de unos y las reacciones de otros, que tan malos eran los unos como los otros, que la raíz de todo estuvo en el ancestral y vernáculo cainismo español, y eso como si fuéramos de verdad una subespecie al margen de la especie humana.

Y es precisamente contra ese blanqueo de la memoria de los vencedores, de los verdugos, que Juan Madrid ha escrito este homenaje a los últimos. Porque en Perros que duermen, los falangistas no son jóvenes idealistas cuyos ideales son tan nobles como los de sus enemigos, sus víctimas. No, son lo que fueron, incluso lo que ellos mismos se reivindicaban, ni más ni menos que la versión española del fascismo en boga en la época. ¿Se imaginan ustedes novelas de éxito en Italia o Alemania en la que los héroes son miembros de las SS o Camicie Nere resolviendo casos a mayor gloria de las respectivas legalidades nazi y fascista?, pues en esas estamos. En Perros que duermen los falangistas, policías o no, son descritos como lo que fueron, los verdugos y carceleros de la otra España vencida, gente que renegaba de la democracia liberal y de todo lo que representaba, que glorificaba el autoritarismo y la violencia contra sus adversarios, estos siempre enemigos. Gente mala, gente que apuntaló cuarenta años de nacionalcatolicismo.

Con todo, los retratos humanos que Juan Madrid hace de sus falangistas no caen en el maniqueísmo. Son retratos en los que también se pone de manifiesto el lado más humano de cada personaje, sus contradicciones, sus flaquezas, sus motivaciones. Pero, con todo, son lo que son, hacen lo que hacen porque están convencidos de hacer lo correcto por mucho que la Historia les haya quitado la razón, siquiera lo que un somero juicio moral y ético establece como contrario a los valores que las personas de bien consideramos positivos y lícitos.

Y en cuanto a sus víctimas, a los vencidos, está claro que Juan Madrid está de su lado, que se identifica con ellos porque son, sin ir más lejos, los suyos. De ahí que el relato del militar republicano sea uno de los relatos más emotivos y auténticos que yo haya leído en mucho tiempo. Por eso, insisto, Juan Madrid no engaña sumándose a la moda del blanqueo histórico, a la farsa de la equidistancia interesada, a la afrenta más descarada a eso que llamamos Memoria Histórica y que no es otra cosa que reivindicar las de los vencidos y represaliados porque durante más de cuarenta años quedó enterrada, literalmente y no, mientras las de los vencedores y verdugos fue glorificada a lo largo y ancho del territorio nacional en el más amplio sentido del término.

Pero si hay un valor que sobre el que merece la pena insistir todo lo que haga falta, ese es el hecho de encontrarnos ante la obra más redonda de maestro del realismo, ese por el que el mismo Juan Madrid cuenta que otros escritores como Manuel Puig le decían con no poca coña; «Estás jodido, Juan. Se te entiende todo». Un realismo que en este caso más que nunca se me antoja la única forma honrada de hablar sobre la Guerra Civil, con toda la crudeza necesaria, amén de una documentación pormenorizada, para describir escenas de batalla, o las condiciones de cautiverio del padre de Pedro Delforo, según nos tiene acostumbrados con las de crímenes en sus anteriores novelas.

La novela también contiene alguna de estas escenas que podríamos denominar tan de “Juan Madrid”, ésas en las que la descripción de la escena más o menos truculenta siempre quiere aportar más información de lo evidente o exclusivamente sumarial, a veces hasta verdaderos estudios psicológicos de los asesinos e incluso de los investigadores encargados del caso. Sin embargo, la trama negra que parece querer servir de hilo conductor a la novela no acaba de adquirir la fuerza que requeriría una historia hilvanada alrededor de está. A mi juicio se queda en muy segundo plano, apenas una excusa para arrancar a escribir este conmovedor relato de vencedores y vencidos. Y esto, lejos de ser un defecto, lo juzgo un verdadero acierto, porque es precisamente por eso que la novela trasciende el género y se convierte en el novelón sobre los vencidos de la Guerra Civil del que hablo. En resumen, toda la maestría del mejor exponente del realismo español, de la palabra exacta y la frase escueta, a servicio de una historia tan necesaria como conmovedora.

© Txema Arinas . Junio 2017

Del Texto © Txema Arinas. Todos los derechos reservados

De la Publicación © Solo Novela Negra. Todos los derechos reservados.


 

Otras reseñas publicadas.

Sin Piedad

ANTONIO PARRA SANZ| Corresponsal en Murcia Editorial Almuzara Córdoba 2017 400 páginas ISBN: 978-84-16776-50-4 SINOPSIS En la España posterior al crack de Lehman Brothers y al estallido de la burbuja inmobiliaria, un grupo de políticos y banqueros corruptos traza un...

leer más

EL DIEZ POR CIENTO DE TU VIDA

ANTONIO PARRA SANZ Yulca Editorial Barcelona 2017 308 páginas ISBN: 978-84-943555-9-2 SINOPSIS Hollywood, mediados de los 50. Veladamente, la sección de sucesos de Los Angeles Times anuncia el hallazgo del cadáver de Yensid Andress, el más afamado agente literario de...

leer más

Hnegra

ANTONIO PARRA SANZ| Alrevés Editorial Barcelona 2017 160 páginas ISBN: 978-84-17077-08-2 SINOPSIS Las novelas y las películas clásicas de género negro solían, por lo general, relegar a los personajes femeninos al papel de mujeres fatales o novias redentoras. Esta...

leer más

Roseanna – reseña

JIMENA TIERRA | Moralzarzal Se llamaba Roseanna. Era una joven estadounidense, de Nebraska. Y había llegado a Suecia para encontrar la muerte a manos de alguien que viajaba con ella en un barco de pasajeros. Eso era todo lo que sabía el inspector Martin Beck sobre el...

leer más

Escrito en Negro – Reseña

Susana Rodríguez Lezaún |   Colgaron a un elefante en Tennessee por matar a un pelirrojo. Le marcaron la jeta a Capone. Jack destripó a una ramera. Paco el Muelas le vendió a un primo un tranvía. Asaetaron a san Sebastián. Mataron al Jaro, que solo tenía un...

leer más

La neblina de ayer – reseña

Murcia | Antonio Parra Sanz |   La Habana, verano de 2003. Han trascurrido catorce años desde que el teniente investigador Mario Conde, desencantado, abandonara la policía. En esos años han ocurrido muchos cambios en Cuba, y también en la vida de Mario Conde. Su...

leer más

OJALÁ ESTUVIERAS AQUÍ – Reseña

Murcia | Antonio Parra Sanz |   El Mercado Central de Castellón es uno de los lugares emblemáticos de la ciudad y el escenario de un crimen. Un hombre aparece degollado junto al cuarto donde se guardan los enseres de limpieza. Se trata de un empresario, Pedro...

leer más

Corrupción policial – reseña

Murcia | Antonio Parra Sanz |   Denny Malone solo quería ser un buen policía. Denny Malone es «el rey de Manhattan Norte», un condecorado sargento del Departamento de Policía de Nueva York y el auténtico líder de «La Unidad». Malone y sus hombres son los más...

leer más

El lado oscuro – reseña

Murcia | Antonio Parra Sanz | La joven detective Sonia Ruiz es contratada por una mujer para que demuestre la infidelidad de su esposo, pero descubre que, además, está implicado en actividades ilegales. Por otra parte, Pau, amigo de la investigadora, que ahora trabaja...

leer más

About The Author

Redacción | Murcia

Profesor de Lengua y Literatura. Profesor de Escritura Creativa. Critico Literario. Organizador del festival Cartagena Negra.

Leave a reply

Lecturas

  • 320Este artículo:
  • 890662Revista: Acumuladas:
  • 1196Revista: hoy:
  • 16360Revista: Ultima semana:
  • 44816Revista: Lecturas en el mes:

Octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Pin It on Pinterest