RELATOS DE LA ORILLA NEGRA – Reseña

por | Ago 15, 2016 | Parra_Antonio, Reseñas | 0 Comentarios

TITULO

Datos Publicacion

Ediciones del Serbal. Barcelona 2016. 386 págs.

Palau Noir_Logo

Foto y datos del autor

Recopilacion de Relatos. Varios autores.

Sinopsis de la obra

Este primer volumen de presentación de la colección La Orilla Negra, es una antología de relatos negrocriminales de los autores de habla hispana más representativos del género en ambas orillas del océano Atlántico. Duelo de veteranos: Julián Ibáñez con La gordita y el marido del ojo pocho; Fernando Martínez Laínez con Visto y no visto; y José Luis Muñoz con Los pintores muertos. Dos generaciones, pero igualmente iconoclastas, la del portaestandarte de la literatura quinqui Paco Gómez Escribano con El gatillazo, y José Vaccaro Ruiz, maestro de lo políticamente incorrecto, con El moro. Un periodista de investigación, y estudioso del género negro, como Mariano Sánchez Soler, que nos regala el nostálgico Triste, solo, destructivo; pájaros y directores de cine en el relato de José Carlos Somoza Ese gordo, sádico, bastardo; mafias del Este en Al final de la perspectiva de Francisco Balbuena; una nueva aventura del comisario Gorgonio que trae Alejandro M. Gallo en el L.A. Discrecional; prostitutas tiernas en ¿Quién te ha hecho mal? de Nacho Cabana; un psicópata peligroso en Sus ojos al otro lado que ofrece Francisco Bescós para acompañar al de Crisantemos de Angelique Pfitzner; rasgos de humor, muy negro, en Causalidades de Pablo de Aguilar; escalofríos en la nuca a cargo de Elia Barceló en El monstruo del altillo, mientras Juan Ramón Biedma vuelve patas arriba un cuento infantil en Ni Hansel ni Gretel; inquietud en torno a una fotografía antigua y dos hermanas en Para Elisa en la playa de Rosa Ribas.

Cruzamos de orilla. De Cuba, la historia enloquecida de Cazadores de metáforas de Lorenzo Lunar; y el noqueo de Rebeca Murga de Mala sangre. Desembarco de argentinos: Raul Argemí con Un pobre gato; Rolo Diez con su Eclipse; Guillermo Orsi con El uso correcto de las herramientas; Guillermo Saccomanno con Zippo; y Marcelo Luján con Carne y uña. Una rareza chilena, la Dauno Tótoro Taulis y su historia Anganamom. Realidad mexicana estremecedora a cargo de Javier Valdez Cárdenas y sus narcos en Todos están muertos; Fritz Glockner que presenta a un terrorista de estado formado en la Escuela de las Américas en El General Negro; y Augusto Cruz que inquieta con su fotógrafo de los muertos de Memento mori. Y Marcos Tarre Briceño habla de peligrosos malandros caraqueños en Bobby y el Robert.

Reseña

Crimen a dos mares

 

Tal vez una de las mejores formas de presentar una colección de novela negra consista en ofrecerle al lector un buen escaparate de autores practicantes del género. Eso han debido de pensar en Ediciones del Serbal a la hora de configurar este volumen, en el que veintiocho relatos de diversos argumentos y pelajes se muestran como reclamo para que cualquiera se acerque al género negro si aún no lo conoce. Veintiocho nombres de uno y otro lado del Atlántico que han derrochado ganas e ingenio para conseguir que la lectura de este libro suponga un soplo de aire fresco, respetando cánones pero también rompiéndolos, homenajeando a algunos clásicos pero también creando una tendencia propia, evitando, en suma, que el lector pueda caer en la monotonía.

Hay relatos puramente negros, otros que eligen el terror parara darle una vuelta de tuerca, historias suburbiales, recuerdos literarios, cinematográficos, metaliteratura, ajustes de cuentas con la política, sociología pura y dura, humor negro y de otras tonalidades, incógnitas y sombras, familias devastadas… Un abanico de temas inagotable pero, eso sí, teñido siempre con unas mínimas pautas genéricas que acaso saquen de dudas a quienes siempre se andan preguntando qué es eso de la literatura negra.

Pues bien, estos casi treinta relatos dan cumplida respuesta a la pregunta, negra es aquella historia que reúne elementos tales como misterio, intriga y muerte, eso a grandes rasgos, porque luego podemos detenernos en la sordidez de los ambientes, el regocijo en el mal y el dolor, la venganza y tantos matices como logren enriquecer las tres ideas principales. Lo bueno del “noir” es que permite y consiente la “contaminación” de otros géneros, y eso le enriquece con vertientes históricas, reales, de ciencia ficción, de ultratumba, etc.

Así que agradezcamos a Ediciones del Serbal la iniciativa pero también a sus participantes, nombres algunos ya muy conocidos en el mundillo y nombres que les suenan más a los especialistas pero que muy pronto llegarán a todo el público de la mano de volúmenes como éste. Clasificaciones aparte, que siempre son injustas, todos conforman un gran libro tanto para amantes consagrados del género como para debutantes inquietos.

TITULO RESEÑADO POR

© Antonio Parra Sanz. Todos los derechos reservados.

Profesor de Lengua y Literatura. Profesor de Escritura Creativa. Critico Literario. Jefe de Redacción