Lingüistica
Granada. Redaccion S.N.N.

 IR –  VER  – VOLVER:

Grupo de ⇒ FIGURAS DE PENSAMIENTO

Grupo de   ⇒ FIGURAS SEMÁNTICAS   –   Página General de  ⇒FIGURAS RETÓRICAS    Página General de  ⇒  LINGUÍSTICA


RETRATO

El Retrato es una figura retórica que consiste en la combinación de la descripción de los rasgos externos (físicos) e internos(psicológicos) de personas:

  • Es una mujer hermosa (rasgo físico) y buena (rasgo interno)

El Retrato es por lo tanto la combinación de las figuras de Prosopografía y Etopeya:

  • Prosopografía: describe los rasgos externos o físicos de una persona
  • Etopeya: describe los rasgos internos o psicológicos de una persona

El Retrato es una figura de descripción perteneciente al grupo de   figuras de pensamiento.

Ejemplos de Retrato:

  • El tío Lucas era más feo que Picio. Lo había sido toda su vida, y ya tenía cerca de cuarenta años. Sin embargo, pocos hombres tan simpáticos y agradables habrá echado Dios al mundo. Luego venía la voz, vibrante, elástica, atractiva. Llegaba después lo que aquella voz decía: todo oportuno, discreto, ingenioso, persuasivo.
  • Tenía la voz dulce.. Modos hasta cierto punto finos […] y de buena educación […] y su rostro moreno […] no carecía de cierta gracia interesante que […] manoseada ya por la vejez […] más de la mitad de la dentadura conservaba […] sus ojos grandes y oscuros…
    “Misericordia”, Benito Pérez Galdós, siglo XIX
  • Mi padre se llamaba Esteban Duarte Diniz, y era portugués, cuarentón […]  y alto y gordo como un monte. Tenía la color tostada y un estupendo bigote negro que se echaba para abajo. […] Era áspero y brusco y no toleraba que se le contradijese en nada, manía que yo respetaba por la cuenta que me tenía.
    “La familia de Pascual Duarte”, Camilo José Cela
  • El hombre no es un cualquiera, no es un hombre vulgar, un hombre del montón, un ser corriente y moliente; tiene un tatuaje en el brazo izquierdo y una cicatriz en la ingle. Ha hecho sus estudios y traduce algo de francés.

    Camilo José Cela 

  • Apareció un hombre diminuto […] tendría unos setenta años y en su cara de color oscuro, llena de arrugas, destacaban unos ojos negros y brillantes. Tenía los pies pequeños y andaba despacio. […] Su voz era suave pero transmitía cierta energía. Era una persona afable y comprensiva. […] Era tan ameno que en su clase las horas volaban. Así era nuestro profesor.
  • Aunque había cumplido ya cincuenta y tres años, estaba tan bien conservado, que parecía mucho más joven. Era alto, enjuto de carnes, ágil y recio; con poquísimas canas aún; atusados y negros los bigotes y la barba […] Hombre de amenísima y regocijada conversación, salpicada de chistes, con que hacía reír sin ofender mucho ni lastimar al prójimo…
  • No es que Lucía fuera una mujer fea o de carácter insoportable, aunque tampoco pueda decirse que era una venus objetivamente maravillosa. Lucía era algo bajita, pero bien proporcionada, pelirroja y pecosilla, con grandes ojos marrones de expresiva mirada. […] Simpática y de agradable charla, tenía un pronto de mil demonios cuando algo le molestaba.