Tierra en la garganta – reseña

Tierra en la garganta – reseña

Tierra en la garganta – reseña

por | Feb 10, 2017

Ediciones Carena.

Barcelona 2016.

188 págs.

ISBN: 9788416418978

Miguel Rubio es madrileño, Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, especialidad en Sociología Industrial y del Trabajo, y Diplomado en Trabajo Social por la Universidad Complutense de Madrid. Se ha especializado con posterioridad en bienestar social en las administraciones públicas, la lucha contra la exclusión, mediación para la inmigración sociocultural, socioeducativa, y en drogodependencias.

Ha trabajado durante más de una década con colectivos de personas sin hogar desde los servicios sociales municipales, a los cuales sigue vinculado profesionalmente en la actualidad. Ha impartido conferencias en el ámbito universitario, y participado en mesas redondas acerca del citado colectivo. Es aficionado al rock and roll, el cine, la novela negra y el boxeo.

SINOPSIS:

Tomás acaba de matar a un hombre. Los recuerdos estallan en su cabeza con ecos de trenes reventados y golpes en la lona. Perdido en un lugar donde no debería estar, pronto se verá en medio de un fuego cruzado. Mientras Jenny, atrapada en su propia tela de araña, podría ofrecerle una última oportunidad, el sueño de escapar juntos hacia playas de un sur imposible, recorriendo carreteras vacías y baladas que susurran promesas de un amor inalcanzable.

Continuando el relato de “Pago de favores” (La ciudad rota, Carena, 2014), Miguel Rubio, una vez más, nos regala una trepidante historia tejida con tensa precisión. Personajes tan reales que asustan, descripciones certeras como disparos y frases como latigazos eléctricos en un muy personal y fascinante homenaje al género negro.

Que el lector respire hondo, porque tal vez no vuelva a hacerlo hasta cerrar este libro.


Reseña

Como mandan los cánones

 

En ocasiones celebramos por todo lo alto las novedades en alguna novela del género, planteamientos originales, asesinos inesperadísimos, colectivos protagonistas, puntos de vista nunca antes tratados, lugares remotos, atmósferas particulares… Todo eso está muy bien siempre y cuando aporte algo sustancial a la trama, que es lo que de verdad importa y al final queda en la mente y el recuerdo del lector. Por eso también debemos celebrar el hecho de que siga habiendo novelas que se ajustan a los cánones con extrema fidelidad, porque cuando eso se hace bien, estamos ante un valor seguro, ante una novela que no nos va a defraudar, y que incluso puede quitarnos el aliento a poco que sepa respetar las pautas genéricas.

Esta entrega de Miguel rubio cumple con esas expectativas, es una novela de género pero con mayúsculas, en la que se reconocen los mimbres obligatorios del mismo, se recogen y se respetan de manera que el lector sabe desde el mismo comienzo dónde está y quién le va a hacer transitar por una historia marcada por los dobles juegos y los callejones sin salida, en la que hay que saber muy bien qué bando se elige, so pena de salir tiroteado por ambos flancos.

Tomás es un hombre que se encuentra en una de esas encrucijadas. Empujado siempre por un camino que a menudo no desearía transitar, se verá acorralado entre la policía y una organización que se desmorona y amenaza con llevárselo por delante. Llevárselo a él o a lo poco que queda de él, porque el resto se lo arrancaron ciertos trenes de Atocha. Los escrúpulos son algo del pasado, aunque en el fondo de su alma algo atormentada late lo que parece un mínimo código de conducta.

Y a ese código apelará Jenny, una joven prostituta esclavizada que cometerá el pecado de lesa humanidad de hacerle caso e incluso de compartir con él algo más que un sexo apresurado. A partir de entonces la espoleta se pone en marcha, y Miguel Rubio acelera la narración al tiempo que los acontecimientos que se suceden en el camino de Tomás, para que nuestra respiración se vaya también entrecortando. Contar más sería traicionar la ética del género, baste decir que la dignidad tiene muchas formas y puede esconderse en la playa más recóndita, y que en ocasiones el valor consiste en dejar que cada uno pague por sus culpas mientras se apuesta a un solo color con la esperanza de que esta vez los dados caigan del lado correcto.

© Antonio Parra . Todos los derechos reservados.

Critico Literario

Otras reseñas publicadas recientemente

Publicidad

Lecturas

  • 397Este artículo:
  • 770151Revista: Acumuladas:
  • 1656Revista: hoy:
  • 14452Revista: Ultima semana:
  • 40103Revista: Lecturas en el mes:

Agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

LAS RAMAS Librería Virtual

About The Author

Redacción | Murcia

Profesor de Lengua y Literatura. Profesor de Escritura Creativa. Critico Literario. Organizador del festival Cartagena Negra.

Leave a reply

Pin It on Pinterest