Un detective contra la corrupción en Valencia

por | Ene 20, 2017

Valencia sale mucho últimamente en los papeles, pero gracias a una cadena de noticias que no contribuye precisamente a su engrandecimiento.

Personajes como el Bigotes, como Fabra, como la señora Casteda no han aportado otros beneficios que los que personalmente se hayan cobrado por los servicios prestados. Una Comunidad, en suma, azotada por una corrupción muy vinculada, en el territorio levantino, al Partido Popular y a sus vericuetos financieros.

A estos personajes reales, dolorosamente reales, que han degradado las instituciones, hay que añadir uno imaginario, gozosamente de ficción: Mejías, el detective creado por Santiago Álvarez para investigar complejos casos en los altos y bajos fondos de esta Valencia de nuestras corruptas entretelas, españolaza, vanguardista, luminosa y oscura a la vez.

Alvarez, un escritor joven, con mucha mano y abundantes recursos, construye en Mejías un homenaje al detective clásico. Su originalidad reside en su talento, en ese olfato, inteligencia deductiva o sexto sentido que debe tener todo investigador que se precie de serlo, pero en lo demás, en lo aparente, en su forma de vestir, de comportarse, de fumar y beber, de caminar y relacionarse recuerda a los héroes clásicos.

Fuente: El Periódico de Aragón