Un trabajito extra (Hughman # 19), por Juan Pablo Goñi

Un trabajito extra  (Hughman # 19), por Juan Pablo Goñi

Un trabajito extra (Hughman # 19), por Juan Pablo Goñi

Jun 26, 2017

Redacción Las Palmas | Miguel Ángel Contreras

UN TRABAJITO EXTRA.

Por  Juan Pablo Goñi

 

–Acá me conocen, inspector, no voy a estar vendiéndole pescado podrido.

Vender pescado podrido, otra alocución argentina, como vender fruta podrida, sinónimos de engaño. Conocerlo, lo conocía; en la primera semana en Villa Azul, Ortiz –aleccionado a su vez por el comisario Venturini– lo paseó por la gente que había que conocer. Tiempos en que se llevaba bien con Ortiz. Rubén Giosia, dueño del “Hotel de la Villa”, uno de los dos hoteles del balneario, estuvo entre los ilustres visitados. Conocía también a su esposa, Natalia. Por las tardes se llegaba desde Güemes con sus hijos pequeños y lucía su bikini minúsculo en la pileta del “Brisas del mar”. Tanto conocimiento no bastaba para aceptar la propuesta del empresario hotelero.

–Si usted presenta la denuncia, actuamos.

Se trataban de usted pese a que ambos eran menores de cuarenta años. Así lo había encarado el hotelero. Hughman revolvió el café, estaban en la oficina, detrás de la conserjería. Giosia mostraba un corte en la mandíbula y un ojo amoratado. El inspector tenía entendido, como todos, que se había caído cuando corría, a la mañana, rodando por las escaleras de la bajada pública. Lo habían atendido en la sala de primeros auxilios porque presentaba costillas golpeadas y moretones en las piernas. El inglés no era idiota, por algún motivo no quería denunciar al causante de la paliza.

–¿Para qué una denuncia? Las denuncias aumentan el índice de criminalidad, no es bueno para los negocios.

Lo miró tomar el café como si en el sabor de la infusión se depositara el sí o el no del policía.

–Es un asunto fácil. Le imprimo la foto que le mostré. Ya le di la dirección. No le digo que le dé una paliza, aunque se la merece. Basta que lo obligue a irse, ese tipo no va a parar, van a ser muchos lo castigados.

Hughman dejó el pocillo sobre el plato blanco, con el nombre del hotel escrito en letra cursiva negra.

–Lo lamento, Giosia, es irregular. No puedo hacerlo a menos que presente una denuncia. Hágalo en Güemes, si quiere.

El inglés retiró la silla y comenzó a incorporarse.

–Por favor, Hughman, siéntese. No puedo hacer la denuncia.

El inglés aceptó la sugerencia, estaban entrando en tema.

–No me atacó en la calle, fue acá, en la habitación que tengo cuando me quedo en el hotel.

El hombre calló, como si fuera suficiente. Hughman permaneció inmóvil, aguardando. Fue fácil advertir que le costaba lo que venía  continuación.

–Ese hombre… Fabio Luages… es… un maniático. De verdad va a golpear a más gente, hay que pararlo. Yo fui el primero, pero lleva tres días acá.

Faltaba más. Hughman estiró las piernas, se acomodó el cuello de la chomba. La oficina tenía aire acondicionado, un mapa de la villa detrás de la silla del hotelero.

–Es un ‘taxi boy’. No, no es un ‘taxi boy’, se hace pasar por un ‘taxi boy’, es un sicópata que odia a los gays. Concierta la cita, cobra y te muele a palos. Se enceguece, te grita puto de mierda y otros insultos homofóbicos, y te agarra a patadas, cuando estás desnudo boca abajo en la cama.

¿Era eso lo que sospechaba? En absoluto; conciliar la figura de la rubia esplendorosa con un hombre que se tendía boca abajo en un colchón para recibir la visita de otro hombre, era imposible segundos atrás. Hughman había sospechado un negocio turbio, que el tal Luages había reaccionado ante un pago que faltó, algo por ese lado. Giosia metió la cabeza entre las manos, sobre el escritorio, entre las facturas de servicios y una agenda con tapa de cuero.

–Veo el motivo por el que no quiere denuncia.

El hotelero no reaccionó. Hughman aprovechó el silencio; el tal Luages iría a la caza de los gays de la Villa, y de la misma Güemes. Giosia lo sabía, estaba en el circuito y conocía a las personas que lo integraban. Su hotel podía ser el punto de encuentro, ¿quién mejor para garantizar discreción? Había afirmado con seguridad que habría más afectados, quizá él mismo hubiera recomendado a este Luages y pasado el contacto. ¿Qué hacer? Era ilegal apretar gente, pero si algo no soportaba el inglés era la discriminación, la homofobia, la violencia gratuita. Giosia tenía razón, ese tipo era un peligro. De paso, no vendría mal estar a bien con un peso de la importancia del hotelero tras el distanciamiento con Ortiz, que podía terminar en un pedido de traslado antes del final del verano –inaceptable cuando había comenzado una relación con Matilde–. Apartó la imagen de la dueña del barcito de sus desayunos, para no contaminarla con una escena de pago por sexo y bestialidad.

–Trataré de hacer algo.

–Le imprimo la foto –dijo Giosia, recuperando la energía. El inglés afirmó que no era necesario, le dio la mano y salió del hotel.

Caminó por la costanera hasta el coche, las gafas de sol puestas. El alojamiento de Luages estaba a tres cuadras. Sacó la pistola de la guantera, se la colocó en la cintura. Dejó el coche estacionado, aprovechó el viento fresco de la mañana para caminar. Se alejó dos cuadras del mar, luego hizo una hacia la derecha. Detectó con facilidad el edificio de tres pisos. Luages alquilaba el segundo C, vista al fondo. Hughman paso por el hall y subió por la escalera sin tener decidido cómo actuar. En el rellano del primer piso, escuchó un grito.

Venía de lo alto. Se apresuró, llegó al segundo tosiendo. Oyó golpes, más ruidos. Una puerta se abrió, asomó una mujer sujetando a un chico pequeño. Los ruidos venían del C. Le indicó a la mujer que se metiera en su casa.

–¿Te gusta? tomá, puto de mierda. ¿Querés más?, ¡tomá, puto! ¡Tomá, tomá, tomá!, ¿así te gusta, bien dura? ¡Tomá, tomá!

Los gritos eran claros, los golpes que se oían también. No había ruido de cama, no era una sesión de sexo rudo. Por el celular pidió refuerzos. Dio varios empellones a la puerta mientras oía el rosario de insultos. Un vecino salió, se volvió a meter y regresó al hall con un hierro, apto para usar de palanca. Hughman forzó la puerta e irrumpió, gritando policía. Se topó con una pared machada de sangre. Atravesó en un segundo la pequeña sala, oyendo más gritos de la misma voz. Sangre en el piso, no pudo evitar un pisotón.

Al entrar al dormitorio, percibió de reojo que el vecino, un corpulento joven, lo seguía. Ya tenía la pistola en la mano.

–¡No te muevas o te quemo!

Un flaco, de veinte años, se volvió. Las manos sangrientas, zapatones de tipo industrial, con puntera de metal, rojos también. En el piso, aplastado contra la pared, un cuerpo inmóvil, un rostro vuelto una masa desfigurada. El flaco era Luages.

–Date vuelta y no te muevas porque te juro que disparo.

Por unos segundos pareció que lo desafiaría. Hughman oyó que el vecino sufría arcadas, a sus espaldas.

–Por estos putos de mierda sí se mueven, ¿eh? Se nota, son putos de plata, como el abogado marica este.

Hughman amartilló. El flaco escupió pero se dio vuelta y puso las manos contra la pared. Estaba de slips y zapatones, no hacía falta palparlo. Se escucharon las sirenas, Hughman aguardó. Oyó pasos, había gente que se agolpaba en el hall. El vecino vomitaba, quizá en su casa porque se oía lejano. Por fin, el sonido que esperaba, dos voces gritando “policía, muévanse”.

La mujer era la morocha Giménez, al joven no lo identificó, se quedó protegiendo la puerta.

–Ponele las esposas y llevátelo. Que te ayude tu compañero.

La morocha no tenía esposas sino precintos. Luages no se resistió cuando le sujetó las manos a la espalda, ni se atrevió a protestar porque lo llevaban semidesnudo. Temblaba. Ojos desorbitados, temblores, droga hasta la cabeza, se dijo el inspector. Otra sirena, ambulancia; ¿quién la habría solicitado? Hughman, desalojado el cuarto, se inclinó ante el cuerpo, inmóvil desde que entrara. Lo que temía. Estaba muerto. Salió del departamento. Se topó con dos hombres de ambos verdes. Identificó al médico, le pidió que constatara la muerte. Y que no lo moviera, si era así.

Llegaron más agentes, Ortiz entre ellos. Hughman dejó dos cuidando la escena, al resto le dijo que pasara por cada departamento a realizar los primeros interrogatorios. Salió a la calle, se paró bajo un eucalipto y comenzó a llamar. Al comisario, al fiscal, a la científica. Pensó en la rubia, en Natalia, la del bikini más pequeño de Villa Azul; ¿cuánto duraría en tener un nuevo amor? Bastó verle la cara a Luages para comprender que disfrutaría muchísimo en narrar sus logros en su cruzada antigay. Y bastaba ver a la rubia para saber lo que haría con la revelación. Lamentó ser policía y no un hombre común, que hubiera podido disparar en el cuarto, amparándose después en alguna excusa. Suspiró. Deber cumplido, hora del placer. Llamó a Matilde, se merecía un almuerzo con postre especial.

Del Texto ©  Juan Pablo Goñi- Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

El penoso deber de un policía

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| El penoso deber de un policía por Juan Pablo Goñi Capurro   Seis de la mañana, domingo ya. Hughman sintió un aguijonazo de ternura al dedicarle una mirada de despedida a Matilde, aún dormida. Diez días despertando junto a...

leer más

HUGHMAN – UN DESPERDICIO #18 FINAL

Redacción General | Granada Con la entrega HUGHMAN - UN DESPERDICIO  #18 finaliza el comic. Juan Pablo Goñi Capurro autor del relato literario.  Alejando García Mangana  ilustrador y adaptador del guión para elaborar el relato gráfico. Agradecemos a los autores el...

leer más

HUGHMAN – UN DESPERDICIO #17

Redacción General | Granada Nueva entrega del relato negro gráfico.   HUGHMAN - UN DESPERDICIO  #17 Dibujo y guión adaptado de Alejandro García Mangana basado en el relato Hughman-Un desperdicio, creado por Juan Pablo Goñi Capurro.   Advertencia: Queda...

leer más

HUGHMAN – UN DESPERDICIO #16

Redacción General | Granada Nueva entrega del relato negro gráfico.   HUGHMAN - UN DESPERDICIO  #16 Dibujo y guión adaptado de Alejandro García Mangana basado en el relato Hughman-Un desperdicio, creado por Juan Pablo Goñi Capurro.   Advertencia: Queda...

leer más

HUGHMAN – UN DESPERDICIO #15

Redacción General | Granada Nueva entrega del relato negro gráfico.   HUGHMAN - UN DESPERDICIO  #15 Dibujo y guión adaptado de Alejandro García Mangana basado en el relato Hughman-Un desperdicio, creado por Juan Pablo Goñi Capurro.   Advertencia: Queda...

leer más

HUGHMAN – UN DESPERDICIO #14

Redacción General | Granada Nueva entrega del relato negro gráfico.   HUGHMAN - UN DESPERDICIO  #14 Dibujo y guión adaptado de Alejandro García Mangana basado en el relato Hughman-Un desperdicio, creado por Juan Pablo Goñi Capurro.   Advertencia: Queda...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Tarjeta de coordenadas

CRIS MANDARICA| Antes de responder, voy a contarte una historia. En el centro comercial que está en la zona pija de la ciudad puedes alquilar una taquilla si eres socio. Las señoras bien, que salen de la peluquería con el pelo rizado y la raya al medio, dejan en ellas...

leer más

La muñeca vestida de azul

ÁNGELES NAVARRO PEIRÓ| Madrid Isabelita canturreaba mientras mecía a su Mariquita Pérez en los brazos. Empezaba a hacer frío en el parque, incluso habían caído algunas gotas. No comprendía cómo Brigita tardaba tanto. La había dejado sentada en el banco hacía ya mucho...

leer más

Portazos

SILVIA LEÓN| Colombia LA MADRE Ese día Israel me acababa de regalar la cadena de plata con una piedrita de zircón, de esas transparentes que parecen diamantes. Yo prefería los rubís. Él creía que yo iba a pensar que era diamante, pero no, no soy tan boba. Sin embargo,...

leer más

Bautismo de fuego

LLUÍS TALAVERA| Aunque Leo es todavía un novato, no duda en presentarse voluntario para esta misión de paisano. Todo transcurre sin sobresaltos hasta que el operador de cámaras de vigilancia le avisa de que ha localizado al malhechor cerca de su posición. Se inicia...

leer más

Cornudo y miserable ¿Alguien da más?

JUAN CARLOS ARIAS| Las víctimas de la infidelidad de la pareja se comportan de variadas formas. Sus pautas hacen que la deriva se apodere de una mente traicionada y un alma abierta en canal. Las mujeres suelen despecharse y los hombres, algunos, se transforman en...

leer más

Poemas de José Manuel Arango y Carlos Trejos

EMILIO ALBERTO RESTREPO | Medellín - Colombia     AH Y ES DE NUEVO LA MAÑANA José Manuel Arango (1937-2002)   Ah y es de nuevo la mañana tibia y azul El que está señalado (en la lista hay una cruz después de su nombre) liviano todavía va por las calles...

leer más

Al amparo de la ley

DAVID ZAPLANA| La sed de venganza me llevó a convertirme en guardia civil. Solo quiero hacer justicia y qué mejor forma de hacerla que amparado por la ley. Hoy es mi primer día de trabajo, por fin he entrado en un cuartel, con mi uniforme, mi placa y mi pistola. Por...

leer más

Abetos negros

'Abetos negros' es una sección que hemos diseñado para que usted saque el bicho que lleve dentro. Ya sabe, la Navidad bien vale una sombra entre guirnaldas. El texto no debe sobrepasar las 666 palabras y en el que, obligatoriamente deberán aparecer estas palabras:...

leer más

Asesinato en Pedregalejo Bay

JOSÉ ANTONIO QUESADA MONTILLA| La verdad, señor inspector, es que no recuerdo muy bien casi nada de aquellos días a los que usted se refiere. Yo estaría en el paseo de Pedregalejo, como todos los veranos, espetando sardinas en mi vieja barca y pasando fatiga con la...

leer más

About The Author

Leave a reply

Lecturas

  • 283Este artículo:
  • 955837Revista: Acumuladas:
  • 1174Revista: hoy:
  • 18669Revista: Ultima semana:
  • 41830Revista: Lecturas en el mes:

Noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Pin It on Pinterest