UNA BALA PARA RILEYUna bala para Riley_fa

Marto ParienteAutor: ⇒ Marto Pariente

 

Editorial Circulo Rojo.

Edición Junio 2015.

ISBN. 978-84-9115-161-6

Sinopsis:

Riley, ex convicto e investigador privado, recibe el encargo de encontrar a la joven y bella modelo Venecia Gayo, testigo del suicidio de un importante magnate ruso. No es el único que la busca. El Gringo, sicario de un poderosos cártel mexicano que no quiere cabos sueltos, anda tras ella. En medio de la caceria que se ha desatado, aparecerá Salazar, un inspector de policia para el que cumplir la ley no será tan importante como el hecho de redimir pecados.


RESEÑA:

Dos suicidios. Uno aparente, el otro inducido.

Un asesino a sueldo y una muerte violenta, como todas, cruel e inesperada.

Así nos sorprende el incipiente autor Marto Pariente con su opera prima  UNA BALA PARA RILEY. Acción inmediata, como aviso de la trepidante historia que propone.

Un esporádico recordatorio del pasado en cursiva, repleto de disquisiciones en primera persona, nos retrotrae a la vida del protagonista, recorre en paralelo hasta encontrarse con el presente de Riley, investigador privado, no oficial ni autorizado. Poco después esa misma cursiva, se convierte en una sustitución de su pasado cercano, que a modo de relator nos introduce en acciones presentes. También en presente, la historia de un cruel asesino a sueldo. 

Tres tramas. La primera de añoranza, de amor perdido, de relación acabada de forma atroz y como una consecuencia circunstancial, desemboca en juicio, condena y cárcel del principal protagonista.  La segunda sórdida, reflejando un ambiente de bajos fondos, de barrio, de whisky y cerveza. Olor a tabaco y a perfume barato de mujer en bares reconocibles, y gentes de baja estopa, tal vez un brumoso recuerdo u homenaje a viejas novelas del género negro y películas en blanco y negro, de los años cuarenta, donde el investigador, con problemas, falto de dinero, que ya no espera nada de la vida, mira en su buzón y solo encuentra facturas. La tercera simulando una actitud, tal vez recta de un hampón, por obligación y profesionalidad, porque todo en esta vida precisa de ese carácter.

Un núcleo.

Una mujer.

Su búsqueda.

Encontrarla es el hilo que solo ella puede permitir trabar la salsa de personajes. Es el leitmotiv o motivo central recurrente que Marto Pariente gestiona de manera apropiada y fresca, y nos hace mantener la tensión de sus 167 páginas.

Con un lenguaje ad hoc, simple y razonablemente acertado, con oraciones cortas y numerosas conversaciones entre los personajes, el autor nos adentra con perfecta armonía, en un mundo de redención, dolor y balas, como el mismo señala, sin bien utiliza algún recurso que se nos antoja manido.

Unas pinceladas de ternura y poesía ofrecidas por el autor nos involucran en el ser que lleva dentro Riley.

Sí, en efecto, nos faltaban subtramas. Es el momento de que aparezca el policía, ese que también arrastra dolor y un pasado para olvidar. Unos abogados, quiero creer no leguleyos, irrumpen obligados por un equivocado sentido de responsabilidad mal entendida debida a errores ajenos, abastecen a Riley de casos para investigar como pago.

Como si se tratara de un amplio número de afluentes, las subtramas se acercan despacio hasta confluir en el alma mater de la novela, su trama principal. Así pues Una Bala para Riley debe leerse con sosiego, sin olvidar pasaje alguno, de lo contrario la respuesta nos dejaría sin ese punto que esperamos en el desenlace sustancialmente inesperado.

Novela bien trazada, con pasajes perfectamente construidos y buena descripción, aunque en ocasiones se atropellen suavemente. Personajes definidos junto al ambiente que les toca vivir, por mor de su autor, supuestamente conocedor de lugares geográficos donde los sitúa.

Pese a ser su primera incursión en la novela negra-policial, Marto Pariente da muestras de conocer bien el género, por lo que esperamos, o mejor, deseamos, que su interés por la narrativa no decaiga ni sea flor de un dia y nos permita leer más novelas nacidas de su pluma tan acertadas en su consecución.

Reseña de: Anxo do Rego