Una cuestión de artículo y tilde

Una cuestión de artículo y tilde

Una cuestión de artículo y tilde

Jun 7, 2017

Redacción General | La Zubia

Nadie, absolutamente nadie conocía sus intenciones, ni siquiera él. Sin embargo estaba decidido. Eran muchas las frases idénticas que escuchaba de ella cada día: le dejaré, le abandonaré y así podremos reiniciar de nuevo nuestras vidas.

Le costaba respirar, se ahogaba. La situación era insoportable.

Día tras día, mes tras mes y así durante tres años, se mantuvo esperando a que ella cumpliera la promesa que hiciera entonces. Estaba cansado, aburrido, a punto de abandonarla, no lo hacía por una sola razón, la amaba. Se conocieron en una exposición de arte naif. Semanas después volvieron a encontrarse, fue entonces cuando tomaron la primera copa juntos. Luego no hicieron falta exposiciones. Se amaban siempre a escondidas, cada noche, con temor a que los descubrieran.

Aquel día alguien le reveló sin buscarlo, la solución a su problema. Sin esperar más tiempo, se acercó hasta el Gimnasio Bruno’s, preguntó por Anastasio y charlaron durante varios minutos. Poco antes de marcharse, aquel preguntó.

—¿Que quiere que haga?

—Quiero que mate al hombre que aparece junto a la mujer en la fotografía.

— ¿Quien es ?

— El amante de la mujer.

—Le costará caro.

—No importa. Dígame cuánto.

Cerraron la cifra y establecieron dos cuestiones. Ambrosio vigilaría durante una semana al hombre de la fotografía, le llamaría y él haría entrega de la cifra convenida.

Transcurrieron diez días hasta recibir la llamada de Ambrosio, como establecieron. Ya está todo preparado, mañana lunes será la fecha, le hemos visto entrar cada noche sobre las once y salir poco antes de las ocho de la mañana — le dijo. Él no contestó, solo se mantuvo nervioso toda la jornada a la espera de la siguiente llamada.

El miércoles apareció la noticia en primera plana de todos los periódicos: el viceministro Arias Pardúa fue asaltado la noche del lunes por tres desconocidos, mientras caminaba a pocos metros de su residencia. La muerte al parecer se produjo como consecuencia de la rotura de la membrana atlantooccital y ligamento atlantoaxial con el consiguiente desprendimiento del atlas, primera vértebra cervical. La policía carece de sospechosos por el momento. La esposa aparecía sonriente en una foto, junto al viceministro,  con quien llavaba casada doce años, en la inauguración de un centro cultural.

Ambrosio  tras ver la foto en un periódico se molestó,  tomó el teléfono, marcó un número y habló.

—Me engañó —gritó como si estuviera frente a su interlocutor —me engañó miserablemente. ¿Cómo pude ser tan estúpido? me ha buscado la ruina.

—Tranquilo —dijo el hombre al otro lado de la línea—Llevo tres años esperando este momento.

—Me engañó. Miserable. Usted me dijo que él era el amante de la mujer.

—No, disculpe, yo le dije que era el amante de la mujer

—Tendrá que pagarme una cifra igual a la que me entregó.

—Ni lo sueñe. Le repito que ha sido un error de artículo y su tilde. Hágalo constar así a sus jefes.

Del Texto ©  Anxo do Rego- Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

El sobre, de Anxo do Rego

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | EL SOBRE por Anxo do Rego   Como han cambiado los hábitos para informarse. Tan solo hace unos años estábamos obligados a comprar la prensa escrita diaria, para leer y ver los reportajes gráficos de cuanto sucedía en el mundo...

leer más

Mi estimado peluquero

Aporta el Autor:  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Angel Contreras MI ESTIMADO PELUQUERO por Anxo do Rego Aparcó el vehículo y comenzó a caminar en dirección a la peluquería. A escasos veinte metros lo vio entrar en el establecimiento. No cabía duda alguna, era...

leer más

La Cápsula del tiempo

Aporta el Autor:  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Ángel Contreras La Cápsula del tiempo Por Anxo do Rego Comenzaron a zarandearle e insultarle con siete años. Le hicieron la vida imposible, lo soportó estoicamente. A los diez años, el director del colegio, a...

leer más

Te lo advertí

Aporta :  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Angel Contreras TE LO ADVERTÍ   ¡Mañana tenemos fiesta en casa! —señaló imperativamente Julia—. Tras unos segundos dije en idéntico tono, ¡te recuerdo la promesa hecha en la fiesta anterior! Guardó silencio. A las...

leer más

Hoy solo tres balas

Miguel Ángel Contreras Betancor | Las Palmas de Gran Canaria | J. Redacción Alfonso era huérfano. Dos días antes de cumplir ocho años, sus padres fueron asesinados por el clan de María La Gorda. A él no debieron verlo cuando entraron a matarlos, de lo contrario ahora...

leer más

Unos granos de café

Miguel Angel Contreras | Redacción Relatos   UNOS GRANOS DE CAFÉ Por Anxo do Rego   Cada mañana aquel hombre, que no superaba los ciento setenta centímetros de altura, con cierto peso y volumen, desprovisto de cabello, bien vestido y de zapatos lustrosos, se...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Algunas consideraciones (otrora innecesarias)

VÍCTOR DEL ÁRBOL| Puede que alguna vez me hayan escuchado decir que siento cierta renuencia a ser etiquetado como escritor de género. Dicha desconfianza tiene más de afirmación que de negación y entronca con una visión amplia de lo que para mí significa la literatura...

leer más

Deambulan por las ciudades

JESÚS TÍSCAR JANDRA| Madrid En primavera, los domingos, de anochecida, cuando salen del cine y está lloviendo, suelen ocurrirles raras historias a los oficinistas solteros y solitarios de más de cuarenta y cinco años que, parados bajo una marquesina, se debaten,...

leer más

Frida y el inspector Cantos

FRANC MURCIA| El inspector se maquillaba frente al espejo mientras intentaba comprender lo que le ocurría al ser humano para cometer semejantes salvajadas con sus propios hijos. Comprobó poniéndose de pie que el vestido brillante de hemorragias sintéticas ocultaba los...

leer más

De aquellos polvos estos muertos

BARROSO-BENAVENTE| Madrid A R. por las sonrisas debajo de una farola cuando toqué fondo. ... Estos gramos Gesto serio. Noticia de última hora. Mirada de circunstancias a la cámara y de ésta a la pantalla del telespectador. Letreros que pasan veloces en el teleprónter....

leer más

Alcachofas en salsa verde

XABIER GUTIÉRREZ| El cocinero levantó la vista. Dejó de picar la cebolla. El cuchillo paró su frenético vaivén. Estaba tan acostumbrado a hacerlo que sus lágrimas se ausentaron de sus ojos hacía ya un tiempo. En su momento lloró las reservas que tenía guardadas. Lo...

leer más

La Mirada de Miranda

MELISSA GUARDIA V| Todo comienza hoy día con una fotografía y para Marcos Del Bosque, su vida social en las redes fue el inicio hacia su destino. Fue en una fiesta donde ella envió a un falso paparazzi, un supuesto cazador de personalidades, para retratarlo. Entre...

leer más

Fin de función

INÉS MUÑOZ AGUIRRE| Se mira al espejo. Sostiene el lápiz en su mano. Se pinta las cejas con un borde grueso. Dibuja en blanco un óvalo alrededor de sus ojos marrones, lo rellena. El detalle final lo conforma el trazado de una cruz. Los labios quedan en un rojo...

leer más

Dónde ocultar un cadáver

MIGUEL IZU Lo decidí el mismo día en que Elvira anunció que, de momento, no pensaba jubilarse. Había albergado la esperanza de no tener que aguantarla más a partir del día en que cumpliera sesenta años, le había oído más de una vez hablar de sus planes para la...

leer más

Proxeneta pero casado

JUAN CARLOS ARIAS| Algunos casos a Reyes le hierven la sangre. No les ponen pelos de punta, ni asustan: le indignan porque tiene corazón, vive modestamente en un piso por el que paga suministros, hipoteca, gastos, mantiene…. Reyes no implica lo personal con lo...

leer más

About The Author

Redacción General | La Zubia

Equipo de Redacción

Lecturas

  • 205Este artículo:
  • 890654Revista: Acumuladas:
  • 1188Revista: hoy:
  • 16352Revista: Ultima semana:
  • 44808Revista: Lecturas en el mes:

Octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Pin It on Pinterest