Venganza y sombras

por | Ene 13, 2017 | Miradas, Parra_Antonio | 0 Comentarios

De nuevo Harry Hole, de nuevo Jo Nesbo aparece con otra entrega de su personaje, este detective atormentado, dominado a ratos por el alcohol mientras lucha en su interior con la tentación de abandonarlo, embarcado en una relación sentimental que parece contener buenas promesas y sin embargo pendiente de cerrar algunos flecos amatorios con Anna, una antigua amante. Un personaje muy complejo este Hole, en permanente conflicto consigo mismo casi a la vez que con muchos de sus compañeros policiales, y que a ratos se le vuelve al lector un poco hosco, las cosas como son.

Pero más allá de la sombra de Hole hay una trama compleja, que Jo Nesbo se encarga de ir transmitiendo a veces con cuentagotas, como suele ser necesario también para mantener al lector enganchado a sus páginas. Una trama doble, a ratos casi diríamos que triple, que arranca con el atraco a un banco en el que una cajera muere a manos de un atracador que parece atesorar muy poca paciencia para sus golpes, pero a cambio muestra una gran pericia para pasar desapercibido tras los mismos. Una trama que se completa con un gitano encarcelado que sigue manejando sus hilos delictivos desde el presidio, y una trama que pone su macabra guinda sobre la cabeza de Hole cuando Anna aparece asesinada (lo del suicidio no resulta creíble) justo la misma noche que ambos pasaron juntos a modo de despedida.

La tormenta se desata sobre Hole, la muerte de la cajera y la ausencia de pruebas se unen a la impresionante resaca que le impide recordar cómo terminó su  noche con Anna y de qué manera logró llegar hasta su casa. Nesbo se pone manos a la obra y nos enreda, al igual que al propio Hole, en un juego de sombras chinescas y relaciones fraternas que, como cortinas de humo, ocultan tanto a culpables como a sospechosos. Y para colmo, Hole empieza a recibir unos enigmáticos correos electrónicos en los que el presunto asesino de Anna se muestra dispuesto a jugar con él mientras sus propios compañeros tratan de echarle el guante.

Muy solo, con su pareja en Moscú tratando de cuadrar su divorcio y la custodia de su hijo, a Harry únicamente le quedará su peculiar compañera, Beate Lonn, la que posee el giro fusiforme, o la capacidad de recordar cualquier rostro una vez visto. Pocas ayudas más recibirá en esta carrera contra el tiempo en la que, además de resolver los atracos, debe lidiar con el asesino de su amante y la sombra de su propia culpabilidad.

Sobre el autor

jo-nesboJo Nesbø nació en Oslo en 1960. Graduado en Economía, antes de dar el salto a la literatura fue cantante, compositor y agente de Bolsa. Desde que en 1997 publicó El murciélago, la primera novela de la serie del policía Harry Hole, ha sido aclamado como uno de los mejores autores de novela policíaca de Noruega, un referente de la última gran hornada de autores del género negro escandinavo. En la actualidad cuenta con más de 25 millones de ejemplares vendidos por todo el mundo. En 2011 se colocó por delante de Stieg Larsson en Inglaterra, donde se calculó que cada 57 segundos de vendía un libro suyo. También en Inglaterra ha llegado a tener de forma simultánea cuatro títulos entre los más vendidos, y en Italia, Noruega, Suecia, Alemania, Polonia y Estados Unidos se ha mantenido durante semanas en las listas de best sellers.

Sobre la obra

nemesisUna cámara de seguridad muestra a un atracador en un banco de Oslo apuntando a un empleado. Le ha dado veinticinco segundos al director para que vacíe el cajero. Dispara. Ha tardado treinta y uno. A Harry Hole, el impredecible detective que ha dado fama mundial a Jo Nesbø, la imagen granulada del homicidio no se le va de la cabeza. Junto a la inexperta Beate Lønn deberá encontrar al asesino. Siguen la pista hasta un famoso atracador. Sólo que está en la cárcel. Además, Harry Hole tiene un gran defecto: nadie como él sabe crearse problemas y casi siempre huelen a alcohol. Cuando parecía que su vida privada había alcanzado la paz con Rakel y sus problemas en la comisaría estaban resueltos, amanece con una resaca que despierta sus peores pesadillas. Sólo recuerda la insensatez que cometió la noche anterior: atender la llamada y la invitación de Anna, una antigua novia, nada más. Lo peor es que Anna ha aparecido muerta esa misma mañana. Y él es el sospechoso, a menos que pueda aclarar y demostrar lo que ha hecho durante las últimas doce horas.

 

© Antonio Parra Sanz. Todos los derechos reservados

Profesor de Lengua y Literatura. Profesor de Escritura Creativa. Critico Literario.