Cartagena Negra

por | Ago 17, 2016 | Titulares | 0 Comentarios

Cartagena Negra_Logo-Revista HSegún Molina Foix, tres razones para seguir publicando, escribiendo y leyendo novela negra son: hay escritores, hay público y es posible que todavía quede espacio.

Efectivamente, la novela negra se expande por librerías que colocan este tipo de libros en espacios particulares y privilegiados. Además, últimamente está ganando premios tan importantes en nuestro país como el Nadal (La víspera de casi todo, Víctor del Árbol) y el Planeta (Alicia Giménez Barlett, creadora de la inspectora Petra Delicado). Diríamos que el género negro se ha instalado en una zona muy clara y lo que triunfa, sobre todo, más que quién es el asesino o cómo se ha asesinado, es donde ha sucedido. Al público le gusta, en la medida de lo posible, pasear por los lugares donde se desarrollan las tramas.

El boom de la novela negra en España, en opinión de Andreu Martín, surgió como reacción contra unas formas literarias que no interesaban a nadie, en los años setenta del pasado siglo. Desde entonces hasta ahora, se han sucedido los autores, las modas, los festivales del género y los premios propios. Festivales, encabezados por el decano Gijón, en Pamplona, Barcelona, Valencia, Castellón, Tenerife, Granada, Getafe, Cartagena€ entre otros.

¿A qué se debe este auge, este éxito? Posiblemente al mantra de que la novela negra es una narrativa comprometida, vehículo para la denuncia social, y a escritores reaccionarios que, parece ser, relatan experiencias vividas en primera persona. Juan Madrid asegura que siempre que hay poder hay discurso oficial y, mientras haya discurso oficial, habrá una novela negra para desmentirlo.

¿Qué busca el lector de este género? Muchos buscan el entretenimiento puro y duro, pero también los hay que exigen que la novela sea literaria de alguna manera, bien por la profundidad de los personajes, bien por la belleza del estilo –Eugenio Fuentes–. Fuentes nos sigue diciendo que «la novela negra ya es algo más que una adicción del aficionado popular poco exigente y más que una debilidad a la que se entregan algunas mentes privilegiadas». A veces tengo la impresión de que este género está consiguiendo un efecto benéfico, «saltar el abismo entre dos conceptos literarios antagónicos, romper la vieja incompatibilidad entre una literatura compleja y trascendente, pero que no tiene demasiados lectores, y una literatura popular que tiene lectores pero no tiene trascendencia».

Existe, por lo investigado, una dualidad curiosa en lo referente a este género literario que estamos esbozando: vive un momento álgido y la mayoría de lo escrito, muchas veces, no es bueno. Maj Sjövall, creadora junto a Peter Wahlöö de la saga protagonizada por Martin Beck, confiesa no entender el éxito de la novela nórdica, ya que no encuentra calidad literaria en la novela negra que se hace en la actualidad en Suecia. Remata Jo Nesbo: «Muchos se suben a la ola del éxito de la novela negra con libros malos. Hay muchos autores malos y muchos libros malos».

A pesar de todo esto, o quizás por todo esto, el interés por este tipo de literatura se va afianzando como demuestran los eventos o semanas negras. Cartagena Negra celebra este año 2016 su segunda edición. La primera, 11 y 12 de septiembre de 2015, fue el banco de prueba y su bautizo nacional. Los ´popes´ del asunto dieron su visto bueno y corrieron la voz. Este año, se desarrollará la cita entre los días 6 al 10 de septiembre. De dos pasamos a cinco días. Días repletos de mesas redondas, presentaciones, firmas, clubes de lectura, cine, música, dibujo, concurso de relatos, la asistencia de más de veinte autores, entre otros, Rosa Ribas (se desplaza desde Alemania), Claudio Cerdán (viene desde Suecia), Ernesto Mallo, Jerónimo Tristante, Carlos Salem, Estela Chocarro, Graziella Moreno, Lorenzo Silva. En fin, un amplio elenco de gran altura…

Fuente: LA OPINION de Murcia   ( Francisco Marín )