Ceremonia

Ceremonia

Oct 2, 2017

MERCEDES ROSENDE|

Se rehúsa a salir del sueño a abandonar la laxitud de la cama a dejar la bruma tibia se niega pero el sonido insiste persiste el ruido machaca cerebro barullo taladra cráneo perfora córtex explota mierda qué otro remedio que abrir los ojos furiosa los abre carajo los abre y escucha fuerte el taconeo más fuerte penetrante golpeteo estridente persistente los tacos de la mujer del 4º B justo justo arriba de su cabeza.

No hay opción, tendrá que matarla.

La mujer del 4º B sale del edificio en Avenida de Mayo, Úrsula la ve venir y se pone los lentes oscuros, abandona las sombras, camina detrás del tapado rojo que taconea -fuerte, tan fuerte- sobre el pavimento. Pasa entre personas apuradas sin perderla de vista, toca la pistola, reconoce la forma familiar.

La gente se vuelve multitud, llega a Plaza de Mayo.

El gentío espera el discurso con que se abrirá la ceremonia, se aprieta en torno al estrado bajo un pálido sol de octubre. Leonilda intenta adelantar un paso sin perder de vista la espalda roja. La muchedumbre converge al festejo, marea sometida a fuerza centrípeta.

Los parlantes escupen ruidos.

(uno, dos, tres, probando)

Leonilda avanza con los codos, con las caderas empuja, queda detrás del saco rojo. Sonríe: en un mundo de multitudes y gentíos, tiene algo de artesanal dar muerte a un solo ser humano.

(empiezan los acordes de la marcha)

Tiene la mano enguantada en el bolsillo, tiene la pistola con silenciador aferrada, tiene el dedo en el gatillo, y un impulso de apretarlo difícil de controlar.

Agitan banderas, gritan consignas.

(estribillo de la marcha)

Mira alrededor, la mano izquierda entreabre su abrigo, asoma el caño, mantiene el equilibrio. Calcula, se demora, mira el tapado rojo.

Apunta.

(explota el final de la marcha, bombos, redoblantes, petardos: apoteosis)

El disparo estalla seco, como envuelto en un trapo, se pierde entre los gritos, la muchedumbre se comprime, el cuerpo de la mujer tarda en caer.

La turba vocifera. Una voz ordena:

  • Atrás, atrás. Alguien se desmayó.

Unos gritan, otros sacan sus teléfonos y llaman a la policía o a la ambulancia o a sus números gratis.

Úrsula recula, se aleja, camina por Avenida de Mayo hasta el Palacio Vera. Se detiene a la entrada, saca la llave, mira al portero y a su vecina de al lado, la del 3º A.

La mujer desvía la vista.

Úrsula sube al ascensor, los oye hablar pero no los escucha.

  • Estuvo la policía.

  • ¿Otra vez? ¿Por el tipo del 3º C?

  • Es que el tipo no aparece. Hace ya un mes, y no se sabe nada.

  • Qué raro.

  • Y Úrsula, ¿no estaba en cura de sueño?

  • Sí, duerme todo el día. Luis, ¿me ayuda a colgar los cuadros?

El ascensor y Úrsula se pierden en la barriga del edificio.

Llega, se acuesta. Duerme.

Se rehúsa a salir del sueño a abandonar la laxitud de la cama la bruma tibia se niega pero el sonido insiste persiste el ruido machaca cerebro barullo taladra cráneo perfora córtex y explota mierda no hay más remedio que abrir los ojos furiosa escucha fuerte el martillo penetrante golpeteo estridente de la vecina del 3º A justo justo al lado de su cabeza.

No hay opción, tendrá que matarla.


Mercedes Rosendo (Uruguay, 1958). Licenciada en Derecho, Magíster en Políticas de la Integración, ejerce como Escribana Pública. Es experta en Procesos Electorales y su trabajo la ha hecho viajar alrededor del mundo, ser testigo de situaciones históricas como la violencia de las FARC en Colombia o las consecuencias del terremoto de Haití. De esta experiencia surgen, entre otras, las crónicas Todos somos Haití.
Colabora en diversos medios escritos, radiales y televisivos. Ha escrito, Demasiados blues (2005) que fue premio en el concurso de la Intendencia Municipal de Montevideo; Historias de mujeres feas (2008); La muerte tendrá tus ojos (2008), Mujer equivocada (2011) y El miserere de los cocodrilos (2016), de la que el periodista Ramiro Sanchiz ha dicho que “su trama está seguramente entre las más complejas de la colección; encontramos el planeamiento de un crimen, la investigación al respecto a cargo de una policía, una exposición de varios niveles de corrupción, un personaje especialmente interesante (que viene de una novela anterior de Rosende, Mujer equivocada, de 2011) y el trabajo destacable sobre otros que cabe pensar como ‘secundarios’. Sólo por esto vale la pena proponer a El miserere… como uno de los libros más recomendables de Cosecha Roja. De hecho, la relación entre esta novela y algunas corrientes contemporáneas del género negro permite pensar en cómo cabe reescribir (felizmente) ciertas tradiciones desde un lugar marcadamente local.”

Texto ©  Mercedes Rosende- Todos los derechos reservados

Publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

Círculo vicioso

BARROSO-BENAVENTE| Madrid Noche. Sombras. Farolas. Bombillas. Calles. Asfalto. Aceite. Coches. Niebla. Adoquines. Edificios. Antros. Puerta. Ropero. Destellos. Botellas. Reservado. Risas. Hombres. Bailarinas. Jazz. Carcajadas. Vasos. Hielo. Whisky. Tabaco. Humo....

leer más

Noche ¿buena?

RUTH ROZADOS (@GraceKlimt)|Zamora Acabo de ponerme cachonda viéndote ahí, tendido en la cama, completamente desnudo. Todo para mí. Es increíble que después de tantos años fingiendo los orgasmos bajo tu cuerpo fofo, sudoroso y gordo, ahora me excite sólo con mirarte. O...

leer más

Sospechoso

ANXO DO REGO| Granada La noche calurosa de verano era propicia para no dormir, la temperatura superaba los 25ºC y como la mayoría de vecinos del barrio, pese a tener abiertas las ventanas y balcones para que entrara algo de aire fresco, seguro que todos apostábamos...

leer más

Qué bello es morir

ANTONIO PARRA SANZ|Murcia Amarante Salamanca 2017 196 Páginas ISBN:978-84-947398-2-8   SINOPSIS Qué bello es morir es una novela negra donde encontramos a la duquesa de Peñafiel, anciana aristócrata de gran fortuna, que está a punto de caer en la telaraña de la...

leer más

Matar a Papá Noel

DAVID ZAPLANA|Cartagena —¡Te odio! —Lanzo contra la pared el folleto publicitario con la imagen de Papá Noel. Sí, odio a Papá Noel y odio la Navidad, odio esas fechas estúpidas para estar en familia. ¿Qué familia? No soporto a mi padre. Casi no nos vemos en todo el...

leer más

Bucle

DAVID LIZANDRA| Cáceres Al penúltimo adversario lo atravesó con una catana. Luego se distrajo con las mieles del triunfo y no fue capaz de evitar que el último, a traición, le clavara un puñal en la espalda. "Te haces viejo, esto ya no es para ti", piensa mientras...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Bucle

DAVID LIZANDRA| Cáceres Al penúltimo adversario lo atravesó con una catana. Luego se distrajo con las mieles del triunfo y no fue capaz de evitar que el último, a traición, le clavara un puñal en la espalda. "Te haces viejo, esto ya no es para ti", piensa mientras...

leer más

Puta, polaca y judía

GUSTAVO E. ABREVAYA| Argentina Sobre este relato La Sociedad Israelita de Socorros Mutuos Varsovia, luego bautizada Zvi Migdal, fue una organización mafiosa que se centró a principios del siglo XX en traer engañadas a Buenos Aires a jóvenes mujeres polacas, de origen...

leer más

Oda heroica

YANET ACOSTA|Madrid El pájaro se desequilibra en el alambre de la red que separa el camping del campo. El lagarto saca la cabeza y busca el olor dulce del chocolate que sostienen mis manos. Las hormigas acechan y los caballos pasean obedientes. “Es tan importante...

leer más

Delete

MIGUEL ÁNGEL MOLFINO GIANNETTI| Argentina Tenía que entregar la novela al editor en un mes y Rocco, mi detective, andaba todavía en ascuas: no tenía idea de quién era el asesino de Thelma Moro y su sobrina. Y yo menos, lo cual era dramático. Sin que yo lo supiera, el...

leer más

Tarjeta de coordenadas

CRIS MANDARICA| Antes de responder, voy a contarte una historia. En el centro comercial que está en la zona pija de la ciudad puedes alquilar una taquilla si eres socio. Las señoras bien, que salen de la peluquería con el pelo rizado y la raya al medio, dejan en ellas...

leer más

Asesinato en Pedregalejo Bay

JOSÉ ANTONIO QUESADA MONTILLA| La verdad, señor inspector, es que no recuerdo muy bien casi nada de aquellos días a los que usted se refiere. Yo estaría en el paseo de Pedregalejo, como todos los veranos, espetando sardinas en mi vieja barca y pasando fatiga con la...

leer más

About The Author

Leave a reply

Visitas

  • 424Esta entrada:
  • 598Lecturas hoy:
  • 9569Lecturas última semana:
  • 22032Lecturas en el mes:

Entradas recientes

Diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Pin It on Pinterest