Delete

Delete

Nov 21, 2017

MIGUEL ÁNGEL MOLFINO GIANNETTI| Argentina

Tenía que entregar la novela al editor en un mes y Rocco, mi detective, andaba todavía en ascuas: no tenía idea de quién era el asesino de Thelma Moro y su sobrina. Y yo menos, lo cual era dramático. Sin que yo lo supiera, el pobre Rocco estaría perdido. Y la novela también. Había sido un asesinato cruento en el que no me privé de salpicar sangre. Calculé que aún me restaba la mitad del libro y sólo tenía el doble asesinato y un testigo, un chico autista moviéndose y gritando en la esquina de Salta y Chile. Tuve la intuición de que esa tarde pasaría algo desusado, “olor a inminencia” que le dicen, pero lo deseché. Soy un tipo sin olfato: sinusitis crónica.

Sin inspiración, sin cigarrillos, sin Johnny Walker, mi vida entre esas paredes carecía de sentido. Guardé el archivo y cerré la computadora. Ya era de noche y el frío temblaba en el aire. El diariero de la esquina también. Bajé los dos pisos por la escalera. Compré cigarrillos y cuando volteé para buscar un taxi, reparé en que había olvidado encendida la luz de la lámpara de mi escritorio. Me gustó el efecto: una aureola de oro ayudaba a disimular las paredes húmedas y desconchadas. Subí para apagarla. Me costó trepar la docena de escalones, el cigarrillo quita piernas. Entré al cuarto y vi un chorrito de sangre que corría por el teclado. Busqué un trapo y lo limpié. ¿Qué era esa sangre? Me senté, prendí la computadora, abrí el archivo. La novela había avanzado, alguien había escrito una página más. ¡Y había liquidado a mi detective! Le habían abierto el abdomen con un perfecto tajo de sapuku. Entendí que la sangre que persistía saliendo de la computadora provenía de esa horrible herida. Me puse a escribir el sepelio de Rocco y la sangre cesó.

Esto no me podía estar pasando, ¿Quién escribió esa página, y de dónde, si no de la herida de mi detective, fluía esa sangre fresca y lenta? Decidí afrontar el misterio: me quedaría frente a la pantalla para ver si el texto avanzaba o no, sin que yo lo escribiera. Fui al baño y volví. A poco de entrar al cuarto casi pego un alarido. La pantalla chorreaba sangre y corría entre el teclado para caer sobre la alfombra de yute. Me acerqué a la pantalla y leí que “Luis Vega había caído en la trampa, ya tenía ensartada una enorme Katana en su espalda…” Retrocedí espantado. Luis Vega era yo y según leía me estaba desangrando y mi sangre corría por fuera de la PC como un manantial espeso. Retrocedí, tropecé y caí de espaldas sobre el ventanal que da al diminuto jardín de invierno. Estalló en mil pedazos y uno de los más grandes, como si mi espalda fuera de manteca, se deslizó en mi carne, me atravesó y supe que había empezado a morir.

Alcancé a leer cómo el texto se autocorregía. Ya no era una katana lo que me estaba matando, era una aguda lámina de vidrio. Ahora sabía quién había asesinado a las dos mujeres. Cerré los ojos mientras escuchaba el sonido implacable de los bits asesinándome.

Texto ©  Miguel Ángel Molfino Giannetti- Todos los derechos reservados

Publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

Círculo vicioso

BARROSO-BENAVENTE| Madrid Noche. Sombras. Farolas. Bombillas. Calles. Asfalto. Aceite. Coches. Niebla. Adoquines. Edificios. Antros. Puerta. Ropero. Destellos. Botellas. Reservado. Risas. Hombres. Bailarinas. Jazz. Carcajadas. Vasos. Hielo. Whisky. Tabaco. Humo....

leer más

Noche ¿buena?

RUTH ROZADOS (@GraceKlimt)|Zamora Acabo de ponerme cachonda viéndote ahí, tendido en la cama, completamente desnudo. Todo para mí. Es increíble que después de tantos años fingiendo los orgasmos bajo tu cuerpo fofo, sudoroso y gordo, ahora me excite sólo con mirarte. O...

leer más

Sospechoso

ANXO DO REGO| Granada La noche calurosa de verano era propicia para no dormir, la temperatura superaba los 25ºC y como la mayoría de vecinos del barrio, pese a tener abiertas las ventanas y balcones para que entrara algo de aire fresco, seguro que todos apostábamos...

leer más

Qué bello es morir

ANTONIO PARRA SANZ|Murcia Amarante Salamanca 2017 196 Páginas ISBN:978-84-947398-2-8   SINOPSIS Qué bello es morir es una novela negra donde encontramos a la duquesa de Peñafiel, anciana aristócrata de gran fortuna, que está a punto de caer en la telaraña de la...

leer más

Matar a Papá Noel

DAVID ZAPLANA|Cartagena —¡Te odio! —Lanzo contra la pared el folleto publicitario con la imagen de Papá Noel. Sí, odio a Papá Noel y odio la Navidad, odio esas fechas estúpidas para estar en familia. ¿Qué familia? No soporto a mi padre. Casi no nos vemos en todo el...

leer más

Bucle

DAVID LIZANDRA| Cáceres Al penúltimo adversario lo atravesó con una catana. Luego se distrajo con las mieles del triunfo y no fue capaz de evitar que el último, a traición, le clavara un puñal en la espalda. "Te haces viejo, esto ya no es para ti", piensa mientras...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Bucle

DAVID LIZANDRA| Cáceres Al penúltimo adversario lo atravesó con una catana. Luego se distrajo con las mieles del triunfo y no fue capaz de evitar que el último, a traición, le clavara un puñal en la espalda. "Te haces viejo, esto ya no es para ti", piensa mientras...

leer más

Puta, polaca y judía

GUSTAVO E. ABREVAYA| Argentina Sobre este relato La Sociedad Israelita de Socorros Mutuos Varsovia, luego bautizada Zvi Migdal, fue una organización mafiosa que se centró a principios del siglo XX en traer engañadas a Buenos Aires a jóvenes mujeres polacas, de origen...

leer más

Oda heroica

YANET ACOSTA|Madrid El pájaro se desequilibra en el alambre de la red que separa el camping del campo. El lagarto saca la cabeza y busca el olor dulce del chocolate que sostienen mis manos. Las hormigas acechan y los caballos pasean obedientes. “Es tan importante...

leer más

Tarjeta de coordenadas

CRIS MANDARICA| Antes de responder, voy a contarte una historia. En el centro comercial que está en la zona pija de la ciudad puedes alquilar una taquilla si eres socio. Las señoras bien, que salen de la peluquería con el pelo rizado y la raya al medio, dejan en ellas...

leer más

Asesinato en Pedregalejo Bay

JOSÉ ANTONIO QUESADA MONTILLA| La verdad, señor inspector, es que no recuerdo muy bien casi nada de aquellos días a los que usted se refiere. Yo estaría en el paseo de Pedregalejo, como todos los veranos, espetando sardinas en mi vieja barca y pasando fatiga con la...

leer más

Algunas consideraciones (otrora innecesarias)

VÍCTOR DEL ÁRBOL| Puede que alguna vez me hayan escuchado decir que siento cierta renuencia a ser etiquetado como escritor de género. Dicha desconfianza tiene más de afirmación que de negación y entronca con una visión amplia de lo que para mí significa la literatura...

leer más

About The Author

Leave a reply

Visitas

  • 101Esta entrada:
  • 389Lecturas hoy:
  • 9360Lecturas última semana:
  • 21823Lecturas en el mes:

Entradas recientes

Diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Pin It on Pinterest