FANTASMAGORÍA – de Emilio Restrepo

FANTASMAGORÍA – de Emilio Restrepo

FANTASMAGORÍA – de Emilio Restrepo

Jul 7, 2017

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras |

FANTASMAGORÍA                                                                         

Por Emilio Alberto Restrepo


Durante muchos años evoqué las tibias vibraciones de ese tranvía que rodaba por Ayacucho, atravesaba el río y me llevaba hasta la América.

En esa época yo visitaba a mi prometida de entonces. Yo no sabía que cuando nos despedíamos y abordaba de nuevo el vagón para regresar a mi barrio, ella se dedicaba a recibir a aquel sujeto bigotudo, de traje presuntuoso y sombrero bombín que llegaba en su propio auto. Con el tiempo se convertiría en su esposo, pero no le duró mucho la dicha, porque a los pocos meses yo me encargué de que hiciera la transición a viuda sin que apenas nadie me relacionara con los hechos. Todo pasó como un desafortunado accidente. Era una simple cuestión de reparación que me debía la ‘engañera’.

Esa ha sido mi mayor ventaja: paso desapercibido, casi nadie nota mi presencia y casi nadie me echa una segunda mirada. Todavía hoy, sigue siendo de la misma forma. Incluso se ha acentuado más con el paso del tiempo. Es apenas natural.

Por eso me era tan fácil escabullirme tras de aquellos malandros que atracaban borrachos o campesinos  en la Plaza de Cisneros o en Guayaquil y luego de despojarlos de sus sueldos o hasta de apuñalarlos, se montaban con toda la tranquilidad en el tranvía para llegar a sus casas como si nada perturbara su conciencia. Por aquellos días, yo gastaba mi tiempo en hacer el recorrido y mirar la gente y la ciudad a través de sus ventanas y ver pasar todo tipo cosas y aburrirme de tener que quedarme callado viendo abusos, robos y maltratos sin poder hacer nada al respecto. Hasta que no me aguanté y con sigilo empecé a detectar a cada sujeto que hacía una cosa mala y entonces lo acechaba, muchas veces siguiéndolo hasta calles oscuras en las barriadas, haciéndole pagar por haber atracado a ese anciano, o a ese obrerito o a esa salonera que había infamado su cuerpo con alientos y sudores de borrachos para llevarles  comida a su madre y hermanitos.

Durante años, a falta de otra ocupación y totalmente convencido de la bondad de mis acciones, ejercí la justicia por mis propios medios, librando a la ciudad  de muchas de esas alimañas que tanto mal le hacían a las gentes de bien, que estaban desprotegidas ante la iniquidad y el crimen. Casi nunca tuve problemas, jugaba con ventaja y al terminar la ruta llegaba a mi cuartico con la satisfacción del que hace las cosas bien hechas, con compromiso y criterio social.

Nadie lo sabía, pero me había convertido en un héroe anónimo que defendía al ciudadano del abuso y la agresión de los rufianes. Me había quedado con nadie, así que nadie me esperaba al llegar por las noches; estaba curado en asuntos de malos amores y soledades y en el tranvía tenía todo lo que necesitaba para pasar mi tiempo y detectar aquellos que le hacían mal al prójimo, haciéndoles pagar por ello.

Tuve que parar, cuando me gané una cuchillada de un ladronzuelo de dedos ágiles más escurridizo que todos, que  terminó clavándome su daga en todo el pecho. Fui a dar con mis carnitas al Hospital de San Vicente, literalmente vi el túnel, recorrí oscuros e insondables senderos, pero al volver a mis andanzas no descansé hasta que el maldito terminó bajo las ruedas de una volqueta, empujado por un par de brazos obstinados contra su espalda en una de las curvas bruscas que daba el tranvía al cambiar de ruta, retomando el sentido del Bosque de la Independencia hacia el centro.

Luego de eso, el nuevo orden de vida arrasó con muchos aspectos de la ciudad, entre ellos el tranvía de Ayacucho, que se había vuelto parte de mi existencia. Sin él, muchas cosas no tenían sentido, todo flotaba como en medio de una nube, la gente pasaba por mi lado sin apenas verme y  me tocó conformarme con ser un sujeto pasivo contra una muchedumbre de pillos que crecía y crecía al vaivén loco de una ciudad que no hacía sino multiplicarse sin control, a un ritmo de vértigo que me hizo cruzar los brazos en una desazón  de me hería de impotencia.

Ahora escucho en todas partes que el tranvía vuelve, es una realidad que vuelve y no veo la hora de montar en él y divisar de nuevo esta mole de ciudad que tanto se ha transformado. Yo no he cambiado para nada, lo he extrañado demasiado, no veo la hora de que arranque nuevamente, me imagino que a más velocidad y con menos vibraciones, pero tranvía es tranvía. Tiene  una magia que no sé explicar.

Ardo en deseos  de volver a montarme en él, de apoderarme de un asiento y una ventanilla  y dar vueltas y vueltas en un circuito que nunca es igual al otro ni rutinario. Me veo discreto, callado, haciéndome el desentendido, pero sin bajar la guardia, siempre alerta y vigilante. No veo la hora de estar pendiente y ver con disimulo a los malos que siempre están rondando a los buenos para tratar de dar el zarpazo, pretendiendo pasar impunes y sin un rasguño. Después de su golpe vendrá el mío, de eso pueden estar seguros y ya no tengo nada que perder.

Extraño los buenos tiempos, los buenos momentos y sé que puedo recuperar las sensaciones de los mejores años y volver a sentir todo eso que sentía, ese regocijo, ese aturdimiento, esa pasión que me embargaba cuando hacía justicia con mis manos, incluso cuando todavía estaba vivo. Ahora con mayor razón.

Ese ha sido mi destino desde siempre: vivir para regocijarme de la venganza justiciera que me alimentaba y morir en mi ley nadando en esas pantanosas aguas de la revancha. En este instante ya no veo la hora de tener una nueva oportunidad en el tranvía de Ayacucho, ahora que mis carnes se han vuelto inmunes a los cuchillos, a los golpes, a las balas, al olvido…

Del Texto ©  Emilio Restrepo- Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan al Autor y a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Conoce al Autor de éste relato:

EMILIO ALBERTO RESTREPO BAENA, Médico colombiano, especialista en Gineco-obstetricia y en Laparoscopia Ginecológica. (U.P.B., U. de A. , CES, respectivamente). Profesor de la Universidad de Antioquia y del CES como docente adscrito de práctica ginecológica y laparoscópica en el tercer año del postgrado. Conferencista de su especialidad. Autor de cerca de 20 artículos médicos. Ha sido colaborador de los periódicos LA HOJA, CAMBIO, EL MUNDO, y MOMENTO MEDICO, UNIVERSOCENTRO en el campo de la crónica urbana y artículos de humor. Tiene publicados los libros “TEXTOS PARA PERVERTIR A LA JUVENTUD”, ganador de un concurso de poesía en la U. de A. (Dos ediciones) y la novela “LOS CÍRCULOS PERPETUOS”, finalista en el concurso de novela breve “Alvaro Cepeda Samudio” (Cuatro ediciones). Ganador de la III convocatoria de proyectos culturales del Municipio de Medellín con la novela “EL PABELLÓN DE LA MANDRÁGORA”, actualmente circulando la segunda edición, patrocinada por la Alcaldía. Fue ganador del concurso de guiones cortos “Historias cortas, ideas largas” de la U. de A., cortometraje que ya fue realizado con el cuento “LA OTRA EXPLOSIÓN DEL CORAZÓN”. Un cuento suyo, “UN ASUNTO SORPRENDENTE”, aparece en el libro “Antología comentada del cuento antioqueño, vol II”, recopilada por el escritor Mario Escobar Velásquez. Actualmente circulan sus novelas “LA MILONGA DEL BANDIDO” Y “QUE ME QUEDA DE TI SINO EL OLVIDO”, 2da edición, ganadora del concurso de novela Talentos Ciudad de Envigado, 2008. Actualmente circula su novela “CRÓNICA DE UN PROCESO” publicada por la Universidad CES. En 2012, Ediciones B publicó un libro con 2 novelas cortas de género negro: ‘DESPUÉS DE ISABEL, EL INFIERNO’ y ‘¿ALGUIEN HA VISTO EL ENTIERRO DE UN CHINO?’ En 2013 publicó ‘DE CÓMO LES CRECIÓ EL CUELLO A LAS JIRAFAS’. Este libro fue seleccionado por Uranito Ediciones de Argentina para su publicación, en una convocatoria internacional que pretendía lanzar textos novedosos en la colección “Pequeños Lectores”, dirigido a un público infantil. Fue  distribuido en toda América Latina.  Recopilador y prologuista en el libro ‘ENTRE EL MIEDO Y EL MAL’ (El género Negro en la Poesía colombiana), Hilo de Plata, Editores, 2014. Novela: ‘JOAQUÍN TORNADO, DETECTIVE’, de la serie POLICÍAS Y BANDIDOS, Editorial UPB, 2015. Ganador en 2016 de la Beca de creación Presupuesto Participativo Municipio de Medellín, Secretaría de Cultura Ciudadana con el libro ‘GAMBERROS S.A’., Hilo de Plata, Editores, 2016.

Si te ha gustado el relato, te recomendamos invitar a tus amigos a que lo lean, cada lectura en la revista equivale a un voto. Aquellos 12 relatos publicados en Solo Novela Negra en esta convocatoria mas votados (leidos) hasta el 31 de Mayo de 2018, serán recogidos en una edición impresa que publicará EDICIONES PG.

Si deseas participar en esta convocatoria, entra en: 2ª Convocatoria Relatos Cortos Solo Novela Negra  donde encontrarás las bases y datos para cuantos relatos quieras enviarnos.

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

UNA LLAMADA POR COBRAR DESDE EL INFIERNO

El autor colombiano EMILIO A. RETREPO se asoma a la ventana de SOLO NOVELA NEGRA con un relato, duro e inquieto. Deseamos proliferen sus relatos, los esperamos con ansias.   Emilio A. Restrepo | Colombia Cuando me dirigía a la casa campestre en la que me quedé de...

leer más

EMILIO A. RESTREPO BAENA – Autor

BIOGRAFÍA EMILIO ALBERTO RESTREPO BAENA, Médico colombiano, especialista en Gineco-obstetricia Y en Laparoscopia Ginecológica.(U.P.B. , U. de A. , CES, Respectivamente). Profesor de la Universidad de Antioquia y del CES como docente adscrito de práctica ginecológica y...

leer más

Medellin Negro

Granada 30/12/2015. Redacción. El pasado mes de Septiembre dimos cuenta del evento literario que supone el Congreso Internacional de Literatura MEDELLIN NEGRO. Medellín Negro es un proyecto académico de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia que...

leer más

COLOMBIA: EN BUSCA DE SU PROPIA NOVELA NEGRA

688. Granada 30 de Septiembre de 2015. Redaccion (Anxo do Rego) Nuestro recientemente incorporado autor colombiano ⇒ EMILIO ALBERTO RESTREPO, nos disecciona y define el concepto "novela negra" en el amplio articulo que reflejamos a continuacion:   COLOMBIA: EN...

leer más

La novela negra toma fuerza en Medellín

647. Granada 17 de Septiembre de 2015. Redacción (Anxo do Rego) Entrevista a Memo Ánjel y Emilio Restrepo sobre la ficción en el periodismo Por la versatilidad de sus perfiles, su creatividad y el aporte constante a la literatura y nuestro acervo cultural: José...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Redes Sociales, de Barroso Benavente

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | Redes sociales por Barroso-Benavente   Abres los ojos y la cabeza amenaza con explotarte de un momento a otro. Pestañeas sin lograr enfocar muy bien. Te escuecen los ojos. Dos preguntas te asaltan rollo mafia albano-kosovar....

leer más

FUMA, FUMA – de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.|    FUMA, FUMA por Fernando Gracia Ortuño     A veces la imbecilidad humana es tan recalcitrante, obtusa, cerril y cafre, que te obliga, en cierto modo, a poner el grito en el cielo ante semejante exabrupto, cada vez que...

leer más

La noche mas salvaje, de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| La noche más salvaje por Fernando Gracia Ortuño     Esta historia es tan cierta que nunca la pude contar a nadie sin sentir una oleada de rubor e impotencia. Se desarrolla en una época en que las calles estaban llenas de...

leer más

¡ Y una botella de ron !, de Ángeles Navarro Peiró

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | ¡Y una botella de ron! de Ángeles Navarro Peiro   A este paso el cadáver va a empezar a oler. El atasco es monumental. ¡Y a pleno sol de julio! ¿Por qué habré sido tan estúpido al tirar por la M-30? Seguro que la M-40 está mucho...

leer más

La Rotonda, de David Lizandra

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | ROTONDA Por David Lizandra   —¡Maldita sea! Seguro que tienen una conexión, pero ¿Cuál? El único compañero que, como él, había llegado pronto a la comisaría levantó la cabeza y lo miró extrañado. —¿Decías algo, Cándido? —preguntó...

leer más

Croquetas Caseras, de Ángeles Navarro Peiró

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | Croqueta caseras por Ángeles Navarro Peiro     Estás liando croquetas de pie, junto a una de las mesas altas de la cocina del restaurante. Con dos cucharillas das forma ovalada a una porción de bechamel fría, luego la bañas...

leer más

CARLA ES ‘SINIESTRA’ – de Manuel del Pino

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras |  CARLA ES ‘SINIESTRA’ Por Manuel del Pino     Para vomitar. Me levanto de mala hostia como siempre, veo las noticias de mierda mientras tomo el desayuno de mierda. La noticia más asquerosa es un tal Pulido, mata a sus...

leer más

VAYA SUERTE – de Esther Domínguez Soto

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | VAYA SUERTE                                                                   Por Esther Domínguez Soto   -La esperamos mañana. Hasta entonces. El teléfono quedó mudo. Como ella. Desde que Lucía  comprara el teléfono móvil, dos...

leer más

VERSOS HERIDOS – de Jesus Zaplana Garcia

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | Versos heridos por Jesús Zaplana García Estaba tumbado bocabajo. Tendido sobre la arena, sin toalla. Se trataba de un cadáver. Tenía los brazos en una posición antinatural, flexionados sobre el cráneo. Sus muñecas, con claras...

leer más

About The Author

Leave a reply

Publicidad

Lecturas

  • 693Este artículo:
  • 760717Revista: Acumuladas:
  • 1226Revista: hoy:
  • 12323Revista: Ultima semana:
  • 30669Revista: Lecturas en el mes:

Agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Pin It on Pinterest