Hoy solo tres balas

Hoy solo tres balas

RELATOS

Hoy solo tres balas

May 1, 2017

Miguel Ángel Contreras Betancor | Las Palmas de Gran Canaria | J. Redacción

Alfonso era huérfano. Dos días antes de cumplir ocho años, sus padres fueron asesinados por el clan de María La Gorda. A él no debieron verlo cuando entraron a matarlos, de lo contrario ahora no estaría hablando de él. Según supe años más tarde; cuando traté de convencerlo que trabajara para mí; en aquel luctuoso momento, él se encontraba en su cuarto, enfrascado en la lectura de un libro. Oyó repicar el timbre, a su madre preguntar y después gritar, lo mismo que a su padre. Después un inmenso silencio, roto por los precipitados pasos que llevaron a los asesinos hasta la terraza, momento que aprovechó para esconderse. Al entrar abrieron cajones y armarios. No sospecharon que permanecía escondido en el cesto de la ropa sucia. Los vio a través de la camiseta que dejó allí la noche anterior, y encañonar con las mismas pistolas cada rincón para localizarlo. Al cabo de unos minutos los oyó discutir: déjalo, vayámonos, estará por ahí con sus amigos, ya nos encargaremos de él otro día.

La primera y única vez que me lo contó, lo hizo sin titubear, con todos los detalles. Al acabar dijo: los mataré uno a uno, todo el clan desaparecerá, no habrá nadie que pueda contarlo. Continuó diciéndome: claro que sí Arturo, trabajaré para usted, haré cuanto me pida, solo enséñeme a manejar una pistola.

Durante los siguientes cuatro años fue el mejor soldado que tuve jamás. No solo acataba mis órdenes, se adelantaba siempre a mis deseos. No fumaba ni bebía, su tiempo libre lo utilizaba en localizar a cada miembro del Clan María La Gorda, y lo hacía en bibliotecas públicas, utilizando los equipos informáticos, nunca desde el apartamento que arrendó a uno de mis hombres especializado en construcción de viviendas. Tampoco lo hacía desde las oficinas de la sociedad. Nunca tuvo enfrentamientos con mi gente. Siempre iba solo y no llegué a conocerle compañía femenina alguna.

Los casos más difíciles de solucionar eran suyos. Viajaba sin preocuparle a qué lugar debía ir. Llegó a dominar tres idiomas además del nuestro. Los encargos comenzaron a multiplicarse tan pronto nuestros clientes conocieron que sus trabajos eran limpios, sin escenas absurdas, no creaba problemas, ni dejaba testigos. Su caché se incrementó y la Sociedad aumentó sus beneficios. Él no acostumbraba a discutir los precios que yo le marcaba, ni siquiera pidió un incremento de su porcentaje, tuve que hacerlo sin que llegara a saberlo.

Como un niño con su cerdito de alcancía, los miles de euros que ganaba pedía fueran ingresados en la cuenta abierta en uno de los bancos más famosos de Berna. Solo quería efectivo cuando sus servicios eran requeridos  en España.

De vez en cuando desaparecía sin decir donde iba, se mantenía alejado durante días, a veces semanas. Al regresar solo me decía: ya queda menos para acabar con quienes mataron a mis padres. Sin embargo esas constantes salidas ocasionaban no pocos  problemas a la Sociedad. El resto de clanes sabían de la venganza y me advirtieron del peligro que significaría si no le detenía y cortaba sus alas.

Fue durante las fiestas de primeros de Mayo cuando se presentó ante mí.

—¿Cuántas balas me darás hoy? —preguntó.

Era la forma de conocer a cuantos debía ejecutar.

—No tengo balas para ti, se las entregué a Julio. Has estado fuera mucho tiempo —respondí.

—Lo siento Arturo, pero debía acabar con los últimos de la ralea de María La Gorda.

—Trabajas para mí, por si lo has olvidado.

—Por poco tiempo. He decidido dejarlo.

—Así, sin más explicaciones.

—Arturo, por favor, no me obligue a responder, no le gustaría.

—Bien, muy bien. El señor quiere independizarse ¿verdad?

—No insista. Dejémoslo como está.

—Sí, insisto. Espera, he cambiado de opinión.  ¡Toma! Aquí tienes cinco balas. Los sobres con la información están sobre la mesa. Y otra cosa, debes abandonar la eliminación de quienes mataron a tus padres.

—Acabaré cuando todos estén muertos. Sin embargo en todo caso hoy solo necesitaré tres.

—¿Te rebelas? ¿No quieres acatar mis órdenes?

—No voy a responderle.

—Alfonso no voy a permitir por más tiempo tus devaneos personales. Ya me has perjudicado bastante y durante mucho tiempo a la Sociedad con tu venganza.

—Es verdad, tiene toda la razón. Debo acabar definitivamente, cerraré ese capítulo de mi vida para siempre. Luego me iré lejos, muy lejos.

—Que acabes con esa venganza me parece bien, pero lo de irte, no te lo recomiendo.

—¿Usted cree?

—Desde luego.

—De acuerdo, acabaré definitivamente. Estoy cansado.

Alfonso sacó  su Beretta 92 1ª  calibre 9 parabellum con el cargador de diecisiete balas al completo y sin que Arturo pudiera darse cuenta, le disparó sobre el hombro derecho. Un segundo disparo le atravesó el hombro izquierdo.

El dolor y la sangre que brotaba de ambos hombros, apenas le dejaron fuerzas para hablar. Sin embargo tras dos intentos pudo balbucear una pregunta.

—¿Por qué Alfonso?

—Antes de matar a María La Gorda, ésta me confesó que usted fue el instigador, les pagó para que mataran a mis padres. Desconozco la razón por la que se hizo cargo de mí. Se lo agradecí, incluso llegué a considerarle como mi segundo padre. Y ahora le pregunto yo ¿Por qué?

Arturo apenas soportaba el dolor, no pudo responder. Tras dos nuevos ¿por qué? Pudo responderle.

—Tu padre se quedó con un dinero que no le correspondía. No podía permitir que nadie me robara y la gente lo supiera,  si lo hacía abría la veda para que el resto de mis hombres pudieran hacerlo. Lo siento hijo.

—No soy su hijo, nunca lo fui.

—Perdóname.

—Le perdono. Claro que le perdono, pero entenderá que deba cumplir con mi promesa. Hoy finaliza la caza de quienes asesinaron a mis padres.

—Enton…

La tercera bala le atravesó la frente.

© Del relato: Anxo do Rego. Todos los derechos reservados.

© De la publicación:  Solo Novela Negra. Todos los derechos reservados.

ADVERTENCIA:

SOLO NOVELA NEGRA Revista del Mundo Criminal, está autorizada por el autor para publicar en exclusiva este relato. Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y/o su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, deberán hacer frente a las consecuencias legales en relación con los derechos de propiedad intelectual, que las leyes actuales reguladoras nos conceden.

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

Sospechoso

ANXO DO REGO| Granada La noche calurosa de verano era propicia para no dormir, la temperatura superaba los 25ºC y como la mayoría de vecinos del barrio, pese a tener abiertas las ventanas y balcones para que entrara algo de aire fresco, seguro que todos apostábamos...

leer más

Navidad…Navidad…dulce Navidad

ANXO DO REGO|Granada No debí volver —le escuché decir una y otra vez al pasar junto a él—sin embargo allí estaba, sentado frente a su mesa de trabajo, muy cerca del despacho del Inspector Jefe. En la Brigada de Homicidios todos conocíamos lo poco que le gustaban esas...

leer más

El sobre, de Anxo do Rego

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | EL SOBRE por Anxo do Rego   Como han cambiado los hábitos para informarse. Tan solo hace unos años estábamos obligados a comprar la prensa escrita diaria, para leer y ver los reportajes gráficos de cuanto sucedía en el mundo...

leer más

Mi estimado peluquero

Aporta el Autor:  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Angel Contreras MI ESTIMADO PELUQUERO por Anxo do Rego Aparcó el vehículo y comenzó a caminar en dirección a la peluquería. A escasos veinte metros lo vio entrar en el establecimiento. No cabía duda alguna, era...

leer más

La Cápsula del tiempo

Aporta el Autor:  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Ángel Contreras La Cápsula del tiempo Por Anxo do Rego Comenzaron a zarandearle e insultarle con siete años. Le hicieron la vida imposible, lo soportó estoicamente. A los diez años, el director del colegio, a...

leer más

Te lo advertí

Aporta :  Anxo do Rego Dirige la sección: Miguel Angel Contreras TE LO ADVERTÍ   ¡Mañana tenemos fiesta en casa! —señaló imperativamente Julia—. Tras unos segundos dije en idéntico tono, ¡te recuerdo la promesa hecha en la fiesta anterior! Guardó silencio. A las...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

El dron

ANA CEPEDA ÉTKINA|Madrid   Era una morena potente, de esas que cuando analizas sus curvas piensas en que te perderías dentro de ellas olvidando por completo la razón. De esas mujeres intensas que parecen dejar huella en cuanto devuelven la mirada, o al menos eso...

leer más

Sin vuelta atrás

FERNANDO GRACIA ORTUÑO| Barcelona   “Se lo aseguro: Yo nunca fui un individuo con vocación política. Me ha dado siempre igual la manera de robar, porque la corrupción, tarde o temprano, y en cierto modo inexorable, forma parte del sistema, es una parte esencial...

leer más

¡Storm!

DAVID ZAFRA RUIZ| Madrid   -No lleguéis tarde, la comida estará a las doce en punto. - ¡Sí, madre! Mi padre me debía una salida al río desde hace tiempo. Nos gustaba pescar, y era la única manera de que sus pensamientos no lo marchitasen pensando en mi hermano...

leer más

Orgullo de pueblo

JUAN PABLO GOÑI CAPURRO| Argentina Asesinato, había dicho Venturini. Hughman condujo los cuarenta kilómetros desde Villa Azul a toda marcha, preso de una funesta aprensión. Temía que este crimen fuera el inicio de una ola de delitos al final de la temporada, cuando...

leer más

Diagnóstico: Suicidio

MENCHU GARCERÁN| Albacete   John buscó protección entre las sombras del callejón. Apestaba. Las inmundicias de los contenedores de basura llegaron hasta su nariz, pero no lo notó. Caminó hacia adelante con pasos seguros. Era un hombre con un objetivo. Se aseguró...

leer más

Última llamada

DAVID LIZANDRA| Cáceres Si no le hubiera dado la última calada al cigarrillo nunca lo habría descubierto oculto entre las sombras de aquel zaguán. Era la segunda vez en ese día que cruzaron las miradas; imposible olvidar aquella cara y su aspecto de matón. Se...

leer más

Pinto, pinto, gorgorito

CARLOS AUGUSTO CASAS|Madrid   Baja las escaleras de tres en tres. Las agujas cortan en porciones el círculo blanco del reloj. La una y cuarto de la madrugada. No está dispuesto a perder el último metro. Bastante había tenido ya. Primero en el trabajo. El señor...

leer más

Cazadores furtivos

MARTÍN GARRIDO| Barcelona   Nada es por casualidad. Ésta es la máxima de Andrés Román, fundada en la cínica experiencia que le dictan dos décadas como detective privado. Acomodado en una butaca de cuero de su coctelería favorita –el Bellavista– saborea un...

leer más

Disuelto en agua

ERIC LARA| México   Cuando Cabrito lee, parece que está rezando. En la silla de su escritorio de la comandancia de la Policía Judicial de Nuevo León, se acomoda el libro entre las piernas y baja por completo la cabeza, la mete entre sus hombros, todo su panorama...

leer más

About The Author

Leave a reply

Lecturas

  • 247Este artículo:
  • 1046690Revista: Acumuladas:
  • 320Revista: hoy:
  • 9135Revista: Ultima semana:
  • 26874Revista: Lecturas en el mes:

Enero 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Pin It on Pinterest