Impunidad total

Impunidad total

RELATOS

Impunidad total

Mar 22, 2017

Miguel Angel Contreras | Redacción Relatos

IMPUNIDAD TOTAL

Por Fernando Gracia Ortuño

La gente no se imagina lo fácil que es matar a un hombre. Muchos se piensan que la policía científica los acabará pillando. Temen que siempre habría algún testigo en el escenario del crimen. Suponen erróneamente que, puesto que hay tantas cámaras, la justicia los acabará pillando. La mayoría, además, cree en alguna clase de dios o Justicia Divina que la castigará. Porque no tienen agallas. Yo, que soy una ancianita nonagenaria, lo puedo asegurar firmemente: No hay en absoluto obstáculo alguno para matar. Esto es una verdad como un templo. Tan cierto como que estoy viva. Os contaré mi caso. Hace unos cuarenta años, cuando mi ex marido estaba ingresado en una clínica de enfermos terminales, me enteré a través de la familia que todavía seguíamos casados. Enseguida me apresuré a hacer acto de presencia en la clínica para cobrarme lo mío. Con todos los papeles en regla en la mano, a partir de ese momento, después de treinta años de separación, me hice pasar por la compungida esposa, y cada mañana sin falta me presentaba en su habitación para darle el desayuno. ¡Ah, con qué carita de pena me miraban las auxiliares y las enfermeras! ¡Con cuánto tacto me trataban los doctores cuando me referían el parte de la evolución de la enfermedad de mi ex! ¡Cómo sabía yo, pobrecita mujer a punto de despedirse para siempre de su “adoración postrada”, camelármelos a todos de solape! ¡Sí, me choteaba por lo bajo de todos!: ¡De la autoridad, de la administración, de la policía, de los agentes que veía pasar a mi lado cuando iban a otra habitación vecina a custodiar un preso! ¡Qué hilarante cachondeo resulta ser la mal llamada Justicia, excelencias de los jurados que con tanta pompa ejecutáis la ley! Ya podían gritar, inflamarse desesperadamente y sublevarse retorciéndose de dolor mis hijos, cuando se dieron cuenta de que con mi pantomima me acabé haciendo con toda la herencia, puesta ahora a mi nombre, después de tantos años de separación. Pero el viejo buitre no se moría nunca, y yo me agotaba por momentos Fue coser y cantar acabar con él. Todavía me estoy riendo. Sólo tuve que atragantarlo con la jeringa del puré del desayuno. Nadie miraba cuando apreté con furia el embolo y él comenzó a ahogarse, aferrándose con sus garras en las mías, tosiendo sin gritar… Nadie más que yo.

© Fernando Gracia Ortuño. Todos los derechos reservados

Escritor.

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, o su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, deberán hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que detenta Solo Novela Negra y las vigentes leyes actuales nos conceden.

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

El hijo del pregonero

| FERNANDO GRACIA ORTUÑO |  Barcelona | El hijo del pregonero por Fernando Gracia Ortuño     No es que no me guste leer historias negras o criminales al estilo moderno. Lo que pasa es que no tengo tiempo. Hay críticos que han estudiado literatura que me...

leer más

FUMA, FUMA – de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.|    FUMA, FUMA por Fernando Gracia Ortuño     A veces la imbecilidad humana es tan recalcitrante, obtusa, cerril y cafre, que te obliga, en cierto modo, a poner el grito en el cielo ante semejante exabrupto, cada vez que...

leer más

La noche mas salvaje, de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| La noche más salvaje por Fernando Gracia Ortuño     Esta historia es tan cierta que nunca la pude contar a nadie sin sentir una oleada de rubor e impotencia. Se desarrolla en una época en que las calles estaban llenas de...

leer más

Caperucita, Caperucita …. – relato

Fernando Gracia Ortuño | Barcelona Me gustaría que vierais cómo se mueve Caperucita sobre la pista de baile, con su liguero negro y su caperuza ondulante, chaquetilla abierta y roja que le llega hasta las caderas, sin nada debajo más que el conjunto de las ligas de...

leer más

NO TIENES HUEVOS

Nos complace volver a publicar alguno de los relatos mas leidos en la revista. Hoy   NO TIENES HUEVOS Por Fernando Gracia Ortuño No soy muy cariñoso que digamos. Pero quiero a mi amo. Tal vez no sea la palabra. Le obedezco lo bastante como para defenderlo a capa...

leer más

La loca del muladar

  La loca del muladar  Por Fernando Gracia Ortuño   Supongo que, cuando aquella vieja se quitó de en medio, nada cambió en el barrio. El mundo continuó girando sin ella, pero a partir de entonces hubo menos chistes sobre su supuesto embarazo en el...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Círculo vicioso

BARROSO-BENAVENTE| Madrid Noche. Sombras. Farolas. Bombillas. Calles. Asfalto. Aceite. Coches. Niebla. Adoquines. Edificios. Antros. Puerta. Ropero. Destellos. Botellas. Reservado. Risas. Hombres. Bailarinas. Jazz. Carcajadas. Vasos. Hielo. Whisky. Tabaco. Humo....

leer más

Noche ¿buena?

RUTH ROZADOS (@GraceKlimt)|Zamora Acabo de ponerme cachonda viéndote ahí, tendido en la cama, completamente desnudo. Todo para mí. Es increíble que después de tantos años fingiendo los orgasmos bajo tu cuerpo fofo, sudoroso y gordo, ahora me excite sólo con mirarte. O...

leer más

Sospechoso

ANXO DO REGO| Granada La noche calurosa de verano era propicia para no dormir, la temperatura superaba los 25ºC y como la mayoría de vecinos del barrio, pese a tener abiertas las ventanas y balcones para que entrara algo de aire fresco, seguro que todos apostábamos...

leer más

Matar a Papá Noel

DAVID ZAPLANA|Cartagena —¡Te odio! —Lanzo contra la pared el folleto publicitario con la imagen de Papá Noel. Sí, odio a Papá Noel y odio la Navidad, odio esas fechas estúpidas para estar en familia. ¿Qué familia? No soporto a mi padre. Casi no nos vemos en todo el...

leer más

Bucle

DAVID LIZANDRA| Cáceres Al penúltimo adversario lo atravesó con una catana. Luego se distrajo con las mieles del triunfo y no fue capaz de evitar que el último, a traición, le clavara un puñal en la espalda. "Te haces viejo, esto ya no es para ti", piensa mientras...

leer más

Navidad…Navidad…dulce Navidad

ANXO DO REGO|Granada No debí volver —le escuché decir una y otra vez al pasar junto a él—sin embargo allí estaba, sentado frente a su mesa de trabajo, muy cerca del despacho del Inspector Jefe. En la Brigada de Homicidios todos conocíamos lo poco que le gustaban esas...

leer más

Una emboscada con trampa

JUAN PABLO GOÑI CAPURRO| A la derecha, los acantilados, anunciados por el ruidoso oleaje de la pleamar. A la izquierda, los últimos resabios del bosque de Villa del Carmen, trepando los primeros metros de la loma que forzaba la curva del camino. En la ladera, seis...

leer más

Puta, polaca y judía

GUSTAVO E. ABREVAYA| Argentina Sobre este relato La Sociedad Israelita de Socorros Mutuos Varsovia, luego bautizada Zvi Migdal, fue una organización mafiosa que se centró a principios del siglo XX en traer engañadas a Buenos Aires a jóvenes mujeres polacas, de origen...

leer más

Christmas navideño

BARROSO-BENAVENTE|Madrid Es navidad. Esas putas fechas en las que la gente juega a ser feliz, mientras yo no me olvido de ti. Grandes almacenes a rebosar de parejitas embobadas. Compras. Papel de regalo. Cenas familiares... Y mientras tanto, yo sigo aquí. Pudriéndome...

leer más

About The Author

Redacción General | La Zubia

Equipo de Redacción

Lecturas

  • 184Este artículo:
  • 999154Revista: Acumuladas:
  • 624Revista: hoy:
  • 10297Revista: Ultima semana:
  • 21128Revista: Lecturas en el mes:

Publicaciones recientes

Diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Pin It on Pinterest