La muñeca vestida de azul

La muñeca vestida de azul

Nov 14, 2017

ÁNGELES NAVARRO PEIRÓ| Madrid

Isabelita canturreaba mientras mecía a su Mariquita Pérez en los brazos. Empezaba a hacer frío en el parque, incluso habían caído algunas gotas. No comprendía cómo Brigita tardaba tanto. La había dejado sentada en el banco hacía ya mucho rato.

—Vuelvo enseguida. No te muevas —le había dicho mientras le entregaba un paquete de pipas.

A ella le encantaban las pipas. En casa no la dejaban comerlas, pero en cuanto salía con Brigita…, ¿o era Marie la que la había sacado ese día? Ya no se acordaba. Había pasado demasiado tiempo y su memoria le fallaba a veces. Las madres, que se sentaban en el banco de al lado para vigilar a sus hijos mientras jugaban, la miraban de cuando en cuando y decían algo así como «¡qué pena, tan mayor y tan retrasada!» También se lo había oído mencionar a Brigita o a Marie o a cualquier otra que se ocupara de ella. Pensaban que era retrasada, ¿lo era? Isabelita siguió cantando para espantar esas ideas y otras que le venían a la cabeza: Tengo una muñeca vestida de azul con su camisita y su canesú

Apretaba contra su pecho a Mariquita; le parecía que eso le transmitía calor. No se habían acordado de llevarle una chaqueta y el frío se le estaba metiendo en el cuerpo. ¿Y si se habían olvidado de ella? Además, tenía hambre. Hacía bastante que se le habían acabado las pipas. Ya no se le acercaban las palomas para picotear las cáscaras. Le gustaban las palomas. Cuando se reunía un buen número de ellas a sus pies, daba una patada en el suelo y, ¡zas!, rompían a volar asustadas. ¡Qué risa le daba!

Isabelita sabía que Brigita la dejaba para reunirse con su novio en el bosquecillo tupido que formaban los árboles justo detrás del banco donde ella se sentaba. La saqué a paseo, y se me constipóEso le iba a pasar si tardaban mucho en venir a recogerla. Puso a la muñeca de pie sobre sus rodillas.

No te duermas, ¿eh? Que dejo de cantar. Hasta que no volvamos a casa no te puedes dormir. Aquí no tengo dónde acostarte.

Todas sus muñecas disponían del mecanismo destinado a abrir y cerrar los ojos. Además de su propia cama, Isabelita tenía la habitación llena de cunas de juguete y, antes de acostarse, les ponía el camisón a sus niñas, las tumbaba y las arropaba. Le gustaba ver cómo los párpados caían, quizás un poco bruscamente, sobre los globos oculares. Cuando era más pequeña, tuvo una muñeca que cerraba y abría los ojos con mucha delicadeza. Quiso saber qué era lo que producía ese movimiento, y le sacó los ojos para comprobarlo. En el momento en que la vio con las cuencas vacías, empezó a chillar de un modo histérico, incontrolado. El recuerdo la desasosegó. A pesar de su desmemoria, no se le había olvidado aquella cara de cartón piedra con agujeros en lugar de ojos. Era un recuerdo muy poco oportuno para su actual situación. El sol empezaba a declinar y ya se sentía el relente del atardecer.

Miró hacia los árboles que tenía detrás, por donde había desaparecido Brigita o Marie, o la que fuera. Siempre le decían que no se metiera en ese bosquecillo sola, que podía haber hombres malos que la hicieran daño. Pero tenía frío, hambre y sueño, todo a la vez. Agarró fuerte a Mariquita y siguió cantando para darse valor: la tengo en la cama… Como estaban en otoño, se había formado en el suelo una manta de hojas amarillentas. Crujían un poco cuando andaba sobre ellas. Aunque le costaba un gran esfuerzo no arrastrarlos, fue levantando los pies con cuidado para pisar suavemente, sin hacer ruido. Notaba cómo algún animalillo se deslizaba veloz sobre las hojas. Sabía que había ardillas por allí. Le parecían graciosas, pero no le gustaba tenerlas cerca. En general, no le gustaban los bichos. Verlos de lejos, vale, pero que la rozaran, no; ni ellos, ni nadie a ser posible. Estaba un poco oscuro. Apretó con más fuerza a la muñeca. Dejó de cantar. Podía haber uno de esos hombres malos sobre los que le habían advertido y mejor no hacer ruido de ningún tipo. Siguió avanzando. Tropezó con una rama, más bien una raíz que sobresalía del suelo y a punto estuvo de caer, pero se apoyó a tiempo en un árbol. Sin embargo, la muñeca sí que salió lanzada. Se agachó a recogerla y vio disgustada que el precioso vestidito azul de volantes con lacitos blancos se había manchado y que sus dedos también estaban mojados con un líquido muy espeso. No sabía exactamente qué era aquello tan oscuro y asqueroso. Se veía muy poco. ¡Ay! Y la cara de la Mariquita también aparecía tiznada. ¡No, eso no! Le volvió la imagen de la muñeca sin ojos. Empezó a temblar, no solo de frío, y quiso volver. Pero no pudo. Se había metido tanto entre los árboles que no veía ninguna salida. Dio un par de vueltas; todos los rincones le parecían iguales. No sabía por dónde ir. Con el corazón palpitándole a toda velocidad, eligió al azar una dirección. Mantenía a la muñeca un poco alejada de su cuerpo. No se quería manchar el vestido, no la fueran a regañar. Le daba mucho asco ese pringue.

Llegó a un pequeño claro.

¡Brigita!

Creyó ver a la chica sentada en el suelo y con la espalda apoyada en un tronco. Se dirigió hacia ella. Parecía dormida y la sacudió agarrándole el brazo con su mano libre. La cabeza cayó hacia delante y chocó contra su pecho; le manchó el vestido con algo similar a lo que había ensuciado a la muñeca. Un líquido espeso estaba pegado al pelo de la joven. Isabelita la empujó para apartarla de su vestido y creyó ver una cara con las cuencas de los ojos vacías. Su chillido hizo temblar por un momento las copas de los árboles. Le pareció que miles de animalillos le rozaban las piernas y quiso correr, pero ¿hacia dónde? Además, ella era muy torpe, no podía correr. De pronto sintió un aliento tibio en la nuca. Algo frío y afilado se posó sobre sus ojos, mientras una voz rasposa y cascada terminaba la canción: la tengo en la cama con mucho dolor.

Entonces Isabelita se despertó angustiada. Muerta de hambre y aterida de frío, tuvo la sensación de que la habían abandonado para siempre en el banco del parque.

Texto ©  Ángeles Navarro Peiró- Todos los derechos reservados

Publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

Círculo vicioso

BARROSO-BENAVENTE| Madrid Noche. Sombras. Farolas. Bombillas. Calles. Asfalto. Aceite. Coches. Niebla. Adoquines. Edificios. Antros. Puerta. Ropero. Destellos. Botellas. Reservado. Risas. Hombres. Bailarinas. Jazz. Carcajadas. Vasos. Hielo. Whisky. Tabaco. Humo....

leer más

Noche ¿buena?

RUTH ROZADOS (@GraceKlimt)|Zamora Acabo de ponerme cachonda viéndote ahí, tendido en la cama, completamente desnudo. Todo para mí. Es increíble que después de tantos años fingiendo los orgasmos bajo tu cuerpo fofo, sudoroso y gordo, ahora me excite sólo con mirarte. O...

leer más

Sospechoso

ANXO DO REGO| Granada La noche calurosa de verano era propicia para no dormir, la temperatura superaba los 25ºC y como la mayoría de vecinos del barrio, pese a tener abiertas las ventanas y balcones para que entrara algo de aire fresco, seguro que todos apostábamos...

leer más

Qué bello es morir

ANTONIO PARRA SANZ|Murcia Amarante Salamanca 2017 196 Páginas ISBN:978-84-947398-2-8   SINOPSIS Qué bello es morir es una novela negra donde encontramos a la duquesa de Peñafiel, anciana aristócrata de gran fortuna, que está a punto de caer en la telaraña de la...

leer más

Matar a Papá Noel

DAVID ZAPLANA|Cartagena —¡Te odio! —Lanzo contra la pared el folleto publicitario con la imagen de Papá Noel. Sí, odio a Papá Noel y odio la Navidad, odio esas fechas estúpidas para estar en familia. ¿Qué familia? No soporto a mi padre. Casi no nos vemos en todo el...

leer más

Bucle

DAVID LIZANDRA| Cáceres Al penúltimo adversario lo atravesó con una catana. Luego se distrajo con las mieles del triunfo y no fue capaz de evitar que el último, a traición, le clavara un puñal en la espalda. "Te haces viejo, esto ya no es para ti", piensa mientras...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Sospechoso

ANXO DO REGO| Granada La noche calurosa de verano era propicia para no dormir, la temperatura superaba los 25ºC y como la mayoría de vecinos del barrio, pese a tener abiertas las ventanas y balcones para que entrara algo de aire fresco, seguro que todos apostábamos...

leer más

Una emboscada con trampa

JUAN PABLO GOÑI CAPURRO| A la derecha, los acantilados, anunciados por el ruidoso oleaje de la pleamar. A la izquierda, los últimos resabios del bosque de Villa del Carmen, trepando los primeros metros de la loma que forzaba la curva del camino. En la ladera, seis...

leer más

El gurú pillado

JUAN CARLOS ARIAS| La carencia de valores, principios, precariedad laboral, crisis de identidad y derivas personales hacen que centros de autoayuda, crecimiento espiritual, senderismo consciente o ‘mindfulness’ se llenen. Mientras, las consultas de psicoterapia se...

leer más

El Juego 2.2

FRANCISCO MÉNDEZ| Guatemala La escena ocurre a pocos kilómetros al norte y dos al sur de la frontera entre EUA y México. Específicamente entre Tijuana y San Diego. El protagonista es centroamericano, quien tras sortear engaños, vejámenes, hambre y cansancio, camina...

leer más

Cornudo y miserable ¿Alguien da más?

JUAN CARLOS ARIAS| Las víctimas de la infidelidad de la pareja se comportan de variadas formas. Sus pautas hacen que la deriva se apodere de una mente traicionada y un alma abierta en canal. Las mujeres suelen despecharse y los hombres, algunos, se transforman en...

leer más

Al amparo de la ley

DAVID ZAPLANA| La sed de venganza me llevó a convertirme en guardia civil. Solo quiero hacer justicia y qué mejor forma de hacerla que amparado por la ley. Hoy es mi primer día de trabajo, por fin he entrado en un cuartel, con mi uniforme, mi placa y mi pistola. Por...

leer más

About The Author

Leave a reply

Visitas

  • 163Esta entrada:
  • 394Lecturas hoy:
  • 9365Lecturas última semana:
  • 21828Lecturas en el mes:

Entradas recientes

Diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Pin It on Pinterest