La Rotonda, de David Lizandra

La Rotonda, de David Lizandra

La Rotonda, de David Lizandra

Jul 22, 2017

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras |

ROTONDA

Por David Lizandra


 

—¡Maldita sea! Seguro que tienen una conexión, pero ¿Cuál?

El único compañero que, como él, había llegado pronto a la comisaría levantó la cabeza y lo miró extrañado.

—¿Decías algo, Cándido? —preguntó en voz alta para salvar los quince metros que los separaban.

Sorprendido por lo que creía una reflexión, Cándido levantó la vista para mirarlo. Cada vez era más consciente de que el asunto comenzaba a afectarle demasiado. Desde que descubrieron el tercer asesinato dejó de tener vida social. Desaparecieron las cervezas con los amigos al salir del trabajo, estaba demacrado porque apenas comía, se volvió taciturno, irascible. Llegó a dejar de lado sus visitas periódicas al burdel; “solo lo hago para mantener limpias las cañerías”, solía bromear antes de que todo cambiara. Desde entonces, su vida se limitó a un peregrinar constante entre su casa, la comisaría, y los escenarios de los crímenes.

—No, nada. Perdona, solo te estaba dando los buenos días —respondió Cándido.

Por enésima vez desde que encontraron el primer cadáver, hacía ya dos meses, volvió a revisar los detalles.

Muchas eran las coincidencias en los tres asesinatos. A todas las víctimas las apuñalaron dentro de sus vehículos, el arma utilizada era siempre igual, un cuchillo de los de cortar carne que siempre dejaban clavado en el damnificado a la altura del corazón y, algo que lo tenía confundido, no los limpiaban, los dejaban llenos de huellas dactilares; pero esas huellas eran todas diferentes, ninguna coincidía con los otros crímenes ni tampoco aparecían en las fichas policiales. Pero lo más desconcertante era la firma que dejaban; la hoja de una libreta de bolsillo con dos círculos concéntricos hechos con bolígrafo, a mano alzada, en el centro del papel.

Agarró el teléfono de sobremesa y marcó un número pulsando las teclas con violencia.

El teléfono sonó muchas veces y, cada vez que lo hacía, Cándido miraba impaciente su reloj.

«¡Joder! Es que nadie en el cuerpo es capaz de llegar puntual a su puesto de trabajo», pensó mientras apretaba los dientes hasta hacerlos rechinar.

A punto de colgar el auricular escuchó algo que le hizo devolverlo junto a su oído.

—¿Sí? —preguntó sin tener muy claro si al otro lado de la línea había alguien.

Algo similar a un gruñido le indicó que le habían respondido.

—Buenos días, soy Cándido Blado, de homicidios ¿Es usted el grafólogo? —dijo con rapidez.

—¡Claro! ¿Quién si no? —se detuvo el tiempo suficiente para soltar una risita —Con lo que paga la policía no da para tener ayudantes.

—¿Tiene resultados de lo mío?

La ansiedad de Cándido era evidente. En otro momento hubiera apreciado la ironía del grafólogo, pero hoy no era el momento.

—Lo tengo, pero ya le anticipo que no le va a gustar lo que tengo que decirle —respiró hondo para darle un puntito de suspense a la conversación —cada círculo está hecho por una persona diferente. Así lo dicen los trazos, la forma de coger el bolígrafo y la fuerza empleada para hacerlos.

—¿Está usted seguro?

Incluso a Cándido le sonó de mal gusto la pregunta.

—¿Qué cree usted? Se hacer bien mi trabajo. Tengo la absoluta certeza de que todos son diferentes —respondió Jaime, el grafólogo, que ya había dejado de lado cualquier ironía.

Tres asesinatos, tres asesinos diferentes, pero un solo modus operandi. Cándido estaba perdido, desorientado.

Salió de la comisaría cuando comenzaban a llegar muchos de sus compañeros. Lo hizo con la intención de caminar hasta el escenario de uno de los asesinatos, un parking público cercano, pero al pasar junto a su coche lo pensó mejor.

Condujo sin rumbo fijo por la ciudad. Conducir le servía para abstraerse de todo, pero el centro estaba saturado por padres que, a esa hora, llevaban a sus hijos al colegio; se dirigió a las rondas de circunvalación en busca de más tranquilidad.

Estaba escrito que la tranquilidad le iba a durar muy poco. Miró por el retrovisor. Un Seat León negro se acercaba a mucha velocidad. Cándido miró la rotonda a solo unos metros por delante. «Tendrás que frenar, yo llego antes» pensó sin perder de vista al coche y al joven que lo conducía.

No frenó, pero Cándido sí. Tuvo que hacerlo para evitar el accidente dentro de la rotonda porque invadió su carril. Golpeó el volante varias veces con agresividad para hacer sonar el claxon. El joven no lo pensó. Clavó los frenos con violencia delante de su coche para obligarle a detenerse.

Durante unos segundos dos miradas coléricas se cruzaron. El chaval no debía tener más de veinticuatro o veinticinco años, gafas de espejo, brazos tatuados y un desagradable gesto de desprecio dibujado en los labios. Bajó la ventanilla despacio, impasible ante las protestas del resto de los conductores que ya comenzaban a formar una cola de vehículos tras ellos. Desde la corta distancia que los separaba, le vocalizó un clarísimo “gilipollas” y luego sacó la mano por la ventanilla para dedicarle ‘un dedo’ antes de salir de la rotonda haciendo chirriar los neumáticos.

Cándido estaba encendido, pensó en cómo se iba a tragar su gesto cuando le mostrara la placa. Arrancó de inmediato tras él, pero no tardó en darse cuenta de que, por mucho que lo intentara, iba a ser incapaz de acercarse a una distancia razonable.

—Bueno, me he quedado con tu matrícula. Volverás a saber de mí —susurró antes de levantar el pie del acelerador consciente de que el otro no iba a ceder y de que, continuar con la persecución, podría acabar provocando un accidente.

El objetivo de abstraerse estaba arruinado. Ahora lo único que necesitaba era un buen café.

—¿Me permite sentarme?

Cándido, sorprendido, dejó la taza sobre la mesa y levantó la mirada del periódico. Un hombre poco más o menos de su edad lo miraba de pie frente a él. No recordaba haberlo visto nunca.

—Por favor —le respondió señalando con la mano una de las sillas.

—Verá —comenzó a decir el recién llegado nada más sentarse —He visto lo que le ha ocurrido en la rotonda, con ese coche y ese joven. Ha estado a punto de provocar un accidente con esa chulería que ha demostrado.

Se detuvo un momento, el tiempo justo para pedir un café al camarero que se había acercado; continuó en seguida, en cuanto los volvió a dejar solos.

—Pertenezco a un grupo de personas a favor de que esta chusma tan… no sé cómo definirlos… descortés, no vuelva a conducir por nuestras carreteras. Matan a nuestros hijos, a nuestros amigos, o los dejan mutilados, y finalmente, aunque los pille la policía, cumplen unas penas de risa y acaban saliéndose de rositas.

Sacó una tarjeta del bolsillo y la dejó sobre la mesa.

—Organizamos reuniones cada quince días. La próxima es mañana. Llámeme si desea asistir.

Apuró el café de un sorbo antes de incorporarse.

—Está invitado al café.

—Gracias por el café, y pensaré en lo de la reunión… mmm… —miró la tarjeta para leer el nombre —Rafael.

«Un tipo intrigante», pensó Cándido al verlo marchar.

Se despertó sobresaltado. El móvil vibraba sobre la mesilla de noche. Miró el reloj incrédulo. Marcaba las cuatro y media de la madrugada. A esa hora solo podía ser una llamada de la comisaría; la aceptó.

Terminó de hablar, colgó el móvil y dejó caer la cabeza sobre la almohada. Volvió a cerrar los ojos. Tuvo intención de seguir durmiendo, pero lo pensó mejor y se levantó. Era su obligación acudir a la llamada.

Esta vez no necesitó anotar la dirección del crimen y el compañero que lo llamó podía haberse evitado explicarle los detalles. Sabía el lugar y cómo apareció el cadáver, un joven de unos veinticinco años, tatuado, con un cuchillo clavado en el corazón, igual como los tres anteriores, dentro de un Seat León negro, y con el papel con los círculos concéntricos sobre las piernas.

—¡Vaya un cabrón este Rafael! ¡Pero un cabrón convincente! —murmuró Cándido sin caer en la cuenta de que volvía a sonreír.

Las luces azules de los coches patrulla rebotaban por todas las fachadas del vecindario.

—Un Pitufo sería feliz en este barrio —dijo guiñando un ojo a uno de los policías de servicio.

Recordó todas las caras que puso el joven; primero de sorpresa al reconocerlo, luego de asombro al ver la placa policial y, por último, de terror cuando sintió hundirse el cuchillo en su corazón; el mismo cuchillo de carne, sucio y lleno de huellas, que había robado de una mesa abandonada en el restaurante donde comió.

«Ahora me resulta tan obvio que los círculos representan rotondas. Rotondas que estos hijos de puta no respetaron y, aun después de recriminárselo, no fueron capaces de aceptar su culpa. Conociendo al grupo de Rafael, seguro que este no será el último», pensó Cándido mientras se agachaba frente al escenario del crimen al reconocer sus trazos y la hoja de su propia libreta sobre las piernas del cadáver.

Del Texto ©  David Lizandra- Todos los derechos reservados

De la publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan al Autor y a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Conoce al Autor de éste relato:

David Lizandra

Tras estudiar bachillerato, ejercer durante muchos años de contable, una boda, dos estupendos hijos, un divorcio y una fugaz estancia en el sur de Chile, terminó en Cáceres de la mano de su segunda esposa. En esta ciudad se hizo evidente su morriña por Castellón y, sin otro fin que volver a sentirlo más cercano, comenzó a escribir algo parecido a una novela sobre aquella tierra.

Un manuscrito de 450 páginas y un editor que encontró en él lo que necesitaba con una rapidez inusitada, hicieron que, hasta hoy, no haya vuelto a dejar de escribir.

 

 

.


 

Si te ha gustado el relato, te recomendamos invitar a tus amigos a que lo lean, cada lectura en la revista equivale a un voto. Aquellos 12 relatos publicados en Solo Novela Negra en esta convocatoria mas votados (leidos) hasta el 31 de Mayo de 2018, serán recogidos en una edición impresa que publicará EDICIONES PG.

Si deseas participar en esta convocatoria, entra en: 2ª Convocatoria Relatos Cortos Solo Novela Negra  donde encontrarás las bases y datos para cuantos relatos quieras enviarnos.

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

Al fondo, a la derecha.

Aporta el Autor:  Jesus Zaplana García Dirige la sección: Miguel Angel Contreras Al fondo, a la derecha por Jesús Zaplana García   Yasmila es idiota. No consigo que me acompañe al baño en las discotecas. Y  sabe perfectamente que me aterra. Es un miedo...

leer más

Borbotones

Aporta el Autor:  Jesus Zaplana García Dirige la sección: Miguel Angel Contreras BORBOTONES Por Jesus Zaplana García Balconing. Fue lo que declaró Sasha —su amigo— al ser interrogado. La piscina y el jardín aledaño, acordonados. Menudo montón de escoria. Nadie se...

leer más

VERSOS HERIDOS – de Jesus Zaplana Garcia

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | Versos heridos por Jesús Zaplana García Estaba tumbado bocabajo. Tendido sobre la arena, sin toalla. Se trataba de un cadáver. Tenía los brazos en una posición antinatural, flexionados sobre el cráneo. Sus muñecas, con claras...

leer más

Entrevistamos a JESUS ZAPLANA

Antonio Parra | Murcia | Corresponsal Al hilo de la aparición de Asuntos propios, charlamos con Jesús Zaplana, el creador y responsable de las andanzas del sicario Ugarte, para que nos amplíe detalles de su personaje y nos cuente alguna que otra curiosidad del género....

leer más

Asuntos propios – reseña

RESEÑAS Antonio Parra Sanz | Murcia | Jefe de Redacción Jesús Zaplana García (Cartagena, 1975). Licenciado en Historia, reside desde el año 2004 en Madrid, donde compatibiliza la escritura con su empleo en una librería. En el ámbito literario se dio a conocer en 2013...

leer más

Jesus Zaplana Garcia – Autor

Redacción General | Granada Jesús Zaplana García (Cartagena, 1975). Licenciado en Historia, reside desde el año 2004 en Madrid, donde compatibiliza la escritura con su empleo en una librería. En el ámbito literario se dio a conocer en 2013 con la publicación del...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Redes Sociales, de Barroso Benavente

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | Redes sociales por Barroso-Benavente   Abres los ojos y la cabeza amenaza con explotarte de un momento a otro. Pestañeas sin lograr enfocar muy bien. Te escuecen los ojos. Dos preguntas te asaltan rollo mafia albano-kosovar....

leer más

FUMA, FUMA – de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.|    FUMA, FUMA por Fernando Gracia Ortuño     A veces la imbecilidad humana es tan recalcitrante, obtusa, cerril y cafre, que te obliga, en cierto modo, a poner el grito en el cielo ante semejante exabrupto, cada vez que...

leer más

La noche mas salvaje, de Fernando Gracia Ortuño

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| La noche más salvaje por Fernando Gracia Ortuño     Esta historia es tan cierta que nunca la pude contar a nadie sin sentir una oleada de rubor e impotencia. Se desarrolla en una época en que las calles estaban llenas de...

leer más

¡ Y una botella de ron !, de Ángeles Navarro Peiró

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | ¡Y una botella de ron! de Ángeles Navarro Peiro   A este paso el cadáver va a empezar a oler. El atasco es monumental. ¡Y a pleno sol de julio! ¿Por qué habré sido tan estúpido al tirar por la M-30? Seguro que la M-40 está mucho...

leer más

Croquetas Caseras, de Ángeles Navarro Peiró

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | Croqueta caseras por Ángeles Navarro Peiro     Estás liando croquetas de pie, junto a una de las mesas altas de la cocina del restaurante. Con dos cucharillas das forma ovalada a una porción de bechamel fría, luego la bañas...

leer más

CARLA ES ‘SINIESTRA’ – de Manuel del Pino

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras |  CARLA ES ‘SINIESTRA’ Por Manuel del Pino     Para vomitar. Me levanto de mala hostia como siempre, veo las noticias de mierda mientras tomo el desayuno de mierda. La noticia más asquerosa es un tal Pulido, mata a sus...

leer más

VAYA SUERTE – de Esther Domínguez Soto

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | VAYA SUERTE                                                                   Por Esther Domínguez Soto   -La esperamos mañana. Hasta entonces. El teléfono quedó mudo. Como ella. Desde que Lucía  comprara el teléfono móvil, dos...

leer más

FANTASMAGORÍA – de Emilio Restrepo

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | FANTASMAGORÍA                                                                          Por Emilio Alberto Restrepo Durante muchos años evoqué las tibias vibraciones de ese tranvía que rodaba por Ayacucho, atravesaba el río y me...

leer más

VERSOS HERIDOS – de Jesus Zaplana Garcia

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras | Versos heridos por Jesús Zaplana García Estaba tumbado bocabajo. Tendido sobre la arena, sin toalla. Se trataba de un cadáver. Tenía los brazos en una posición antinatural, flexionados sobre el cráneo. Sus muñecas, con claras...

leer más

About The Author

Redacción General | La Zubia

Equipo de Redacción

Trackbacks/Pingbacks

  1. Rotonda – David Lizandra - […] La Rotonda […]

Leave a reply

Publicidad

Lecturas

  • 2096Este artículo:
  • 760718Revista: Acumuladas:
  • 1227Revista: hoy:
  • 12324Revista: Ultima semana:
  • 30670Revista: Lecturas en el mes:

Agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Pin It on Pinterest