No asomes la cabeza

No asomes la cabeza

No asomes la cabeza

Sep 26, 2017

 

por Susana Rodríguez Lezaun

 

Se lo dije desde el principio. Expuse mis condiciones con franqueza, sin tapujos, hablando claro en todo momento. Ellos me miraban y asentían, pero en el fondo sabía que no me estaban escuchando. Podía verles mirar de reojo a los móviles que descansaban, falsamente ignorados, sobre la isla de mármol de la cocina. Sonreían y asentían, pero no oyeron ni una sola de mis palabras.

Se lo dije. Trabajo de siete a cinco, de lunes a sábado. Libro la tarde del miércoles y el domingo. Pasadas las cinco permaneceré en mi habitación, seré una sombra en la casa, ni me verán ni me oirán hasta las siete de la mañana siguiente. Salvo que haya un incendio, claro. No sonrieron con la broma. Otra muestra de que no me estaban haciendo caso.

Empezamos mal y hemos terminado peor.

Primero fueron peticiones sutiles, pequeños golpecitos en la puerta de mi habitación antes de asomar la cabeza, sonrientes. Como siempre. «Celina, ¿me podrías hacer una tortilla para cenar? Estoy agotada…», «Cielo, ya sé que son casi las ocho de la tarde, pero necesitaría el traje planchado para primera hora de la mañana, ¿serías tan amable…?». Les avisé de que eso no podía seguir así, que esos pequeños favores acabarían convirtiéndose en costumbre. No me escucharon. Pero no sé de qué me sorprendo. Todos son iguales.

Las sonrisas y los «por favor» pronto se transformaron en exigencias. Daban por hecho que, si vivía bajo su techo, estaba a su servicio las veinticuatro horas del día. Error. Debieron escucharme. Ya no llamaban a la puerta. Me asaltaban a cualquier hora para pedirme la cena, ropa limpia o que recogiera el salón. ¡A las diez de la noche!

Se lo dije. Se lo advertí.

Hoy he sido yo la que ha entrado en su habitación sin llamar. No me han oído. Soy invisible, es una de mis virtudes. Todas somos invisibles.

Ya no volverán a asomar la cabeza en mi cuarto. Ni en ningún otro. Llevo la de él en la mano derecha y la de ella, en la izquierda. Lo único que me apena es pensar en quién tendrá que limpiar el desastre. Yo no. Yo trabajo de siete a cinco. Se lo dije.

La sangre va marcando el camino hacia la puerta. Una pena, una madera tan brillante, tan bonita. Sólo tenían que haberme escuchado. Una pena.

 

Texto ©  Susana Rodríguez Lezaun – Todos los derechos reservados

Publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

La puerta del infierno

SUSANA RODRÍGUEZ LEZAUN| Pamplona El inspector paseó la mirada de una mujer a otra. Una era alta, rubia, voluptuosa, de boca grande y pechos poderosos, de esos capaces de dejar embobado a un hombre y hacerle babear con la sola insinuación de permitirle rozarlos. La...

leer más

Solo un trabajo

|  SUSANA RODRÍGUEZ LEZAUN  | Sólo un trabajo por Susana Rodríguez Lezaun   Las paredes estaban empapadas de sudor y sangre. Brillantes surcos de vaho condensado serpenteaban entre los goterones rojos, a veces grumos pegajosos, que habían llegado hasta las...

leer más

Escrito en Negro – Reseña

Susana Rodríguez Lezaún |   Colgaron a un elefante en Tennessee por matar a un pelirrojo. Le marcaron la jeta a Capone. Jack destripó a una ramera. Paco el Muelas le vendió a un primo un tranvía. Asaetaron a san Sebastián. Mataron al Jaro, que solo tenía un...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

La puerta del infierno

SUSANA RODRÍGUEZ LEZAUN| Pamplona El inspector paseó la mirada de una mujer a otra. Una era alta, rubia, voluptuosa, de boca grande y pechos poderosos, de esos capaces de dejar embobado a un hombre y hacerle babear con la sola insinuación de permitirle rozarlos. La...

leer más

Solo un trabajo

|  SUSANA RODRÍGUEZ LEZAUN  | Sólo un trabajo por Susana Rodríguez Lezaun   Las paredes estaban empapadas de sudor y sangre. Brillantes surcos de vaho condensado serpenteaban entre los goterones rojos, a veces grumos pegajosos, que habían llegado hasta las...

leer más

About The Author

Leave a reply

Visitas

  • 99Esta entrada:
  • 616Lecturas hoy:
  • 10289Lecturas última semana:
  • 21120Lecturas en el mes:

Entradas recientes

Diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Pin It on Pinterest