Sevillanito, pero perdedor – Reyes #10

RELATOS

Sevillanito, pero perdedor – Reyes #10

Abr 30, 2017

Miguel Angel Contreras | Redacción Relatos

Manuel Chaves Nogales, imprescindible periodista-escritor, alojó el ‘sevillanismo’ entre individuos etiquetables como listillos, altivos, parásitos, cofrades, tertulianos, fanfarrones, barrocos…. En ninguno de sus escritos señaló quién encarnaba aquel ‘sevillanismo’ que acuñó. El Detective Reyes, sin embargo, tuvo más suerte. Un informe le acercó a un ‘prenda’ con esas hechuras.

La clienta, mujer 100% y madre ante todo, vio que su matrimonio y felicidad personal se derrumbaba un día en el que su amado marido le dijo ensimismado: ‘Fue bonito, pero todo terminó’. Para la ocasión el tipo usó gafas de sol en el oscuro salón de la casa. Aquella frialdad la mojó un llanto rabioso de dama. Lágrimas de impotencia y shock ante lo inesperado.

Aquella pantomima no ocultaba personas, deudas, hábitos inconfesables o justificante alguno para romper la pareja y familia. El ‘sevillanito’ parecía cansado de obligaciones. Era amante de rutinas trastocadas por la paternidad y querría minimizar la vecina crisis de los cincuenta. Ansiaba volver a la ‘soltería’ y a las faldas maternas. Pero había un problema: el matrimonio tenía dos menores en edades imperativas de rol paternal. Ahí la madre no podía desdoblarse. Y el hombre, el padre, no estuvo a la altura.

La lucha judicial tras el pronto del ‘sevillanito’ le endureció el rostro. No pagaría un céntimo aparentando insolvencia. Era padre virtual. Truco: demandaba judicialmente la custodia compartida. El conejo sale de la chistera. Trucos y trampas de picapleitos de iguala hicieron el resto.

Reyes fue contratado por la rabia de la sinrazón de un tipo que, ni de lejos, pretendía compartir a sus hijitos. Aquel Detective curtido desbordó su asombro ante el cutrerío del padre-litigante cuyos mínimos escrúpulos tendrían efecto boomerang. El tipo parecía inteligente, pero el daño que pretendía hacia hijos y ex bajo excusa de ‘estar tieso’ le quemó la caradura. Reyes estaba ya en esas ondas hasta que perfiló al personaje. Nadaba en la economía sumergida aunque inventó nómina sub-mileurista. El detective destapó cómo, cuándo, cuánto y dónde estaba la pasta del ‘tieso’ de pacotilla. La crónica de este caso condujo a Reyes hasta las sentinas de la condición humana. El mal tipo fortificó a una dama-coraje que, tras llantos iniciales de enamorada, construye a una madre-coraje ante adversidades.

Lo mejor del ‘sevillanito’ fue imaginarle indignado porque las verdades que creía dogmas vaticanos se reportaron como trucos de filo-delincuente. Su improvisación casi le traslada de la jurisdicción familiar hacia otra más seria, la penal, donde se baraja cárcel, multas y fianzas. Falsear y mentir para no pagar es delito, no engañar per se.

La depresión del divorcio a aquel ‘jeta’ le hizo ‘improductivo’ en su exitosa empresa que acabó ‘dejando’ en manos de un familiar. Y no hablamos de un bar con solera o una agencia de viajes, negocios en los que participaba. Hablamos de un sujeto con una ingeniería que regentaba ‘star-up’ de aplicaciones para móviles.

Nuestro ‘sevillanito’ era muy moderno para algunas cosas y castizo para todas las demás: tenía su ronda de tapeo-comilonas, actos de hermandad pascual, gritar los colores de su equipo allá donde esté y adorar a unos padres de los que esperaba millones tras el funeral. Es decir, lo de siempre: el parásito se quería jubilar con cuarenta y tantos y que críe los hijos la madre, y solita. Ante la sociedad él ya plantó dos semillas que dejarán huella o portarán su féretro en el último adiós. El ‘prenda’, mientras, de copas, sí ó sí, luciendo palmito entre busconas y otros caraduras cuyo único sueño es dejarse invitar. Ya era padre este sujeto. Pero es tan frío como el Libro de Familia.

Así metabolizó la ideología del ‘sevillanito’ Reyes. Este macho-alfa para el Detective es el que configuró Chaves Nogales. Y vaya si acertó el escritor: existen de verdad. ¿Fue el ‘sevillanista’ ganador?. ¿De qué, ante quién?….

© Texto. Juan Carlos Arias  – Todos los derechos reservados

© Publicación.  Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

El gurú pillado

JUAN CARLOS ARIAS| La carencia de valores, principios, precariedad laboral, crisis de identidad y derivas personales hacen que centros de autoayuda, crecimiento espiritual, senderismo consciente o ‘mindfulness’ se llenen. Mientras, las consultas de psicoterapia se...

leer más

Cornudo y miserable ¿Alguien da más?

JUAN CARLOS ARIAS| Las víctimas de la infidelidad de la pareja se comportan de variadas formas. Sus pautas hacen que la deriva se apodere de una mente traicionada y un alma abierta en canal. Las mujeres suelen despecharse y los hombres, algunos, se transforman en...

leer más

Proxeneta pero casado

JUAN CARLOS ARIAS| Algunos casos a Reyes le hierven la sangre. No les ponen pelos de punta, ni asustan: le indignan porque tiene corazón, vive modestamente en un piso por el que paga suministros, hipoteca, gastos, mantiene…. Reyes no implica lo personal con lo...

leer más

Insolvente de alta gama

Las Palmas| Miguel Angel Contreras B.| ‘Insolvente’ de alta gama Por Juan Carlos Arias   En el abanico de no pagar a ciertos padres cuando media el divorcio hay de todo. Como en la viña del señor. Hay quienes fingen ser indigentes, los que están ‘recogidos’ por...

leer más

JETA CON HEREDERAS – Reyes #13

Las Palmas | Miguel Ángel Contreras A Reyes los pagos que, tras el divorcio soportan los padres, le parecen normales cuando se trata de que  los hijos no sufran maltrato económico pues se les suele hurtar el rol paternal. Lógico, ver a la descendencia, que vive en...

leer más

El usufructo – Reyes #12

Miguel Angel Contreras | Redacción Relatos Las compra-ventas de pisos en centros de urbes históricas españolas elevan la oferta y consolidan el mercado. Los trucos de algunos para subir el listón son de nota. Esta historia centró a Reyes sobre una usufructuaria de un...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

El dron

ANA CEPEDA ÉTKINA|Madrid   Era una morena potente, de esas que cuando analizas sus curvas piensas en que te perderías dentro de ellas olvidando por completo la razón. De esas mujeres intensas que parecen dejar huella en cuanto devuelven la mirada, o al menos eso...

leer más

Sin vuelta atrás

FERNANDO GRACIA ORTUÑO| Barcelona   “Se lo aseguro: Yo nunca fui un individuo con vocación política. Me ha dado siempre igual la manera de robar, porque la corrupción, tarde o temprano, y en cierto modo inexorable, forma parte del sistema, es una parte esencial...

leer más

¡Storm!

DAVID ZAFRA RUIZ| Madrid   -No lleguéis tarde, la comida estará a las doce en punto. - ¡Sí, madre! Mi padre me debía una salida al río desde hace tiempo. Nos gustaba pescar, y era la única manera de que sus pensamientos no lo marchitasen pensando en mi hermano...

leer más

Orgullo de pueblo

JUAN PABLO GOÑI CAPURRO| Argentina Asesinato, había dicho Venturini. Hughman condujo los cuarenta kilómetros desde Villa Azul a toda marcha, preso de una funesta aprensión. Temía que este crimen fuera el inicio de una ola de delitos al final de la temporada, cuando...

leer más

Diagnóstico: Suicidio

MENCHU GARCERÁN| Albacete   John buscó protección entre las sombras del callejón. Apestaba. Las inmundicias de los contenedores de basura llegaron hasta su nariz, pero no lo notó. Caminó hacia adelante con pasos seguros. Era un hombre con un objetivo. Se aseguró...

leer más

Última llamada

DAVID LIZANDRA| Cáceres Si no le hubiera dado la última calada al cigarrillo nunca lo habría descubierto oculto entre las sombras de aquel zaguán. Era la segunda vez en ese día que cruzaron las miradas; imposible olvidar aquella cara y su aspecto de matón. Se...

leer más

Pinto, pinto, gorgorito

CARLOS AUGUSTO CASAS|Madrid   Baja las escaleras de tres en tres. Las agujas cortan en porciones el círculo blanco del reloj. La una y cuarto de la madrugada. No está dispuesto a perder el último metro. Bastante había tenido ya. Primero en el trabajo. El señor...

leer más

Cazadores furtivos

MARTÍN GARRIDO| Barcelona   Nada es por casualidad. Ésta es la máxima de Andrés Román, fundada en la cínica experiencia que le dictan dos décadas como detective privado. Acomodado en una butaca de cuero de su coctelería favorita –el Bellavista– saborea un...

leer más

Disuelto en agua

ERIC LARA| México   Cuando Cabrito lee, parece que está rezando. En la silla de su escritorio de la comandancia de la Policía Judicial de Nuevo León, se acomoda el libro entre las piernas y baja por completo la cabeza, la mete entre sus hombros, todo su panorama...

leer más

About The Author

Leave a reply

Lecturas

  • 121Este artículo:
  • 1046690Revista: Acumuladas:
  • 320Revista: hoy:
  • 9135Revista: Ultima semana:
  • 26874Revista: Lecturas en el mes:

Enero 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Pin It on Pinterest