Suave como la seda

Suave como la seda

Suave como la seda

Sep 28, 2017

GRAZIELLA MORENO GRAUPERA|

Sus dedos acarician el envoltorio del paquete de tabaco que ha dejado sobre la mesa. Mira el reloj que cuelga en la pared y bebe un trago de la cerveza que el camarero acababa de ponerle delante. Todavía es demasiado pronto. Seguro que Olga está nerviosa, rompiéndose esa adorable cabecita suya para meter toda la ropa, zapatos y cremas en una sola maleta. Él se lo dejó claro ayer por la noche. Hay que viajar ligeros de equipaje.

Sonríe tontamente al pensar en ella. Se muere de ganas de verla, de recorrer su piel suave como la seda, de fundirse en un beso y saborear su boca. Mirarse en sus ojos oscuros y profundos. Él ya ha cumplido su promesa, la ha liberado, el viejo ya no es más que un mal recuerdo. Todavía siente las lágrimas de Olga, aferrándose a él en la cama, mientras le cuenta todas las humillaciones que tiene que aguantar. El viejo la ha usado como una puta esclava durante mucho tiempo, amenazándola con denunciarla por ladrona si le abandonaba. Y todo por un mísero sueldo. Y el hijo de puta está forrado de pasta.

No ha sido fácil. El cabrón se resistía a morir, manoteando la cuerda con la que aprovechando un descuido le ha rodeado el cuello. Pataleaba como un loco, tuvo que usar toda su fuerza y aguantar hasta que el otro dejó de respirar. Luego vino la segunda parte, arrastrarlo hasta el congelador y meterlo dentro. Cómo pesaba. Noventa kilos que parecían el doble. Todavía le duelen los brazos del esfuerzo.

Lo jodido es que Olga estaba equivocada, el viejo no tenía dinero en la caja fuerte empotrada en la pared y disimulada por un falso radiador. Salvo la escritura del piso y cuatro fotos amarillentas, estaba tan vacía como sus bolsillos. La había tenido engañada, cojones, debía tener otro escondite que ella desconocía. Perdió mucho tiempo rebuscando en todos los rincones y lo único que encontró fueron cincuenta euros dentro una cartera en la mesilla de noche. Mierda, mierda, mierda, se repetía mientras daba vueltas por todo el piso borrando sus huellas con los faldones de su camisa.

Ahora bebe otro trago y nota como la cerveza baja por su garganta, calmándole la rabia que han despertado sus recuerdos. No importa, él se lleva el premio grande, una hembra de puta madre.

Por el rabillo del ojo ve a Leo que entra en el bar y se dirige hacia él arrastrando los pies, como si guardase su energía para algo mejor. Se sienta frente a él y le mira con sus ojos de perro viejo en los que anida el ansia en el fondo de sus pupilas:

-Hola macho, se te ve bien. Te andaba buscando- carraspea para aclararse la voz-. ¿Me invitas a un trago? Estoy seco.

-Me debes demasiados, búscate otro primo- le contesta echando otra ojeada al reloj.

-Qué te cuesta…- dice Leo con el ceño fruncido-. Una cervecita, al menos.

Le mira y abre la boca para mandarle al carajo. De aquí a unas horas estará muy lejos, volando hacia su futuro con Olga fuera de esta mierda de país y no volverá a aguantar a Leo y a otros como él en su vida. No es la huida que había planeado, con las maletas llenas de pasta. El consuelo es que al menos ha podido pagar los billetes de avión y algo le queda después de la última faena.

Lo importante es que su chica es libre y está encoñada con él. Vuelve a recordar el tacto de su piel. Es adictiva, le hace sentirse el dueño de algo muy valioso. Por fin ha encontrado la mujer de su vida y va a ser para siempre. Como en las putas películas.

-Vale- rectifica-, solo una ¿eh?- dice haciéndole una seña al camarero.

-Gracias, tío- contesta Leo con una mirada emocionada. Le toca el brazo-. Te prometo que es la última, mañana me saldrá una cosilla… ya verás.

Palabra de borracho, piensa él, mientras deja el dinero encima de la mesa y se echa hacia atrás en su silla.

Llega la cerveza y Leo da un trago largo, suspira con satisfacción:

-Eres un tío legal, de los que no quedan. Y además listo, sí señor. Veo que has dejado a la puta, sí hombre, la que cuidaba al viejo- se echa a reír-, o eso creía él, de paso le sacaba todo el dinero. Hay que joderse. Ayer la vieron llegando a casa con bolsas, y no eran del súper, no- se inclina hacia delante-. De tiendas buenas.

Los dedos que acarician el paquete de tabaco se detienen y la otra mano aferra con fuerza la copa como si fuera a romperla.

-¿Qué estás diciendo imbécil?

-La tipa esa, ¿Olga, no?- apura la cerveza-. Acabo de verla subirse al coche de un tío con la cabeza rapada. Un cachas, con los brazos llenos de tatuajes. Ella iba cargada con tres maletas de las grandes. La tía me ha mirado y hasta me ha saludado con la mano- eructa-. Ya te digo, te has librado de una buena; ésa es de las que te arruinan la vida.

El corazón empieza a golpearle en el pecho. No quiere creer lo que acaba de escuchar. Leo es un viejo borracho que vendería a su madre por una copa así que no hay que hacerle ni puto caso. Pero la duda se ha clavado en su cerebro, insidiosa, puntiaguda, como el aguijón de una avispa.

Consulta su móvil. Mierda, lo tenía en silencio y no se había dado cuenta. Desliza el dedo con ansiedad. Un whatsapp. De Olga. Una foto. Se le corta la respiración. Está desnuda, con las piernas abiertas, sentada en una cama, la cabeza ladeada y la boca abierta. Detrás, un tipo con la cabeza rapada y tatuajes en los brazos le acaricia los pechos y le manosea el sexo. Apaga el teléfono y apoya los codos sobre la mesa.

-Seguro que la tía esa se ha cargado al viejo- dice Leo y le guiña un ojo.

Conoce al Autor del relato:

Graziella Moreno Graupera (Barcelona, 1965) es juez y escritora. Licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona, trabaja en la Administración de Justicia desde 1991 y en 2002 ingresó en la carrera judicial. Actualmente es juez en un juzgado de lo Penal de Barcelona.

Ha publicado Flor seca (Alrevés, 2017), El bosque de los inocentes (Grijalbo, 2016) y Juegos de maldad (Grijalbo, 2015).

 

Texto ©  Graziella Moreno Graupera –  Todos los derechos reservados

Publicación ©   Solo Novela Negra – Todos los derechos reservados


 

ADVERTENCIA:

Queda prohibida su reproducción parcial o total en cualquier medio escrito o digital, y su publicación en cualquiera de las redes sociales ya sean literarias o no, actuales o que puedan aparecer en el futuro.

En caso de comprobar el uso indebido y quebrantamiento de esta advertencia, los infractores nos facultan para instar las oportunas reclamaciones, debiendo hacer frente a las consecuencias legales en materia de propiedad intelectual, que las leyes vigentes otorgan al Autor y a Solo Novela Negra que detenta los oportunos derechos.


 

Si te ha gustado el relato, te recomendamos invitar a tus amigos a que lo lean, cada lectura en la revista equivale a un voto. Aquellos 12 relatos publicados en Solo Novela Negra en esta convocatoria mas votados (leidos) hasta el 31 de Mayo de 2018, serán recogidos en una edición impresa que publicará EDICIONES PG.

Si deseas participar en esta convocatoria, entra en: 2ª Convocatoria Relatos Cortos Solo Novela Negra  donde encontrarás las bases y datos para cuantos relatos quieras enviarnos.

Publicaciones recientes del Autor en Solo Novela Negra

Círculo vicioso

BARROSO-BENAVENTE| Madrid Noche. Sombras. Farolas. Bombillas. Calles. Asfalto. Aceite. Coches. Niebla. Adoquines. Edificios. Antros. Puerta. Ropero. Destellos. Botellas. Reservado. Risas. Hombres. Bailarinas. Jazz. Carcajadas. Vasos. Hielo. Whisky. Tabaco. Humo....

leer más

Noche ¿buena?

RUTH ROZADOS (@GraceKlimt)|Zamora Acabo de ponerme cachonda viéndote ahí, tendido en la cama, completamente desnudo. Todo para mí. Es increíble que después de tantos años fingiendo los orgasmos bajo tu cuerpo fofo, sudoroso y gordo, ahora me excite sólo con mirarte. O...

leer más

Sospechoso

ANXO DO REGO| Granada La noche calurosa de verano era propicia para no dormir, la temperatura superaba los 25ºC y como la mayoría de vecinos del barrio, pese a tener abiertas las ventanas y balcones para que entrara algo de aire fresco, seguro que todos apostábamos...

leer más

Qué bello es morir

ANTONIO PARRA SANZ|Murcia Amarante Salamanca 2017 196 Páginas ISBN:978-84-947398-2-8   SINOPSIS Qué bello es morir es una novela negra donde encontramos a la duquesa de Peñafiel, anciana aristócrata de gran fortuna, que está a punto de caer en la telaraña de la...

leer más

Matar a Papá Noel

DAVID ZAPLANA|Cartagena —¡Te odio! —Lanzo contra la pared el folleto publicitario con la imagen de Papá Noel. Sí, odio a Papá Noel y odio la Navidad, odio esas fechas estúpidas para estar en familia. ¿Qué familia? No soporto a mi padre. Casi no nos vemos en todo el...

leer más

Bucle

DAVID LIZANDRA| Cáceres Al penúltimo adversario lo atravesó con una catana. Luego se distrajo con las mieles del triunfo y no fue capaz de evitar que el último, a traición, le clavara un puñal en la espalda. "Te haces viejo, esto ya no es para ti", piensa mientras...

leer más

Publicaciones recientes en esta Seccion

Portazos

SILVIA LEÓN| Colombia LA MADRE Ese día Israel me acababa de regalar la cadena de plata con una piedrita de zircón, de esas transparentes que parecen diamantes. Yo prefería los rubís. Él creía que yo iba a pensar que era diamante, pero no, no soy tan boba. Sin embargo,...

leer más

Frida y el inspector Cantos

FRANC MURCIA| El inspector se maquillaba frente al espejo mientras intentaba comprender lo que le ocurría al ser humano para cometer semejantes salvajadas con sus propios hijos. Comprobó poniéndose de pie que el vestido brillante de hemorragias sintéticas ocultaba los...

leer más

Dónde ocultar un cadáver

MIGUEL IZU Lo decidí el mismo día en que Elvira anunció que, de momento, no pensaba jubilarse. Había albergado la esperanza de no tener que aguantarla más a partir del día en que cumpliera sesenta años, le había oído más de una vez hablar de sus planes para la...

leer más

La casa de intercambio

MARIAN PEYRÓ| Madrid La historia de Javier y Marta, como todas, tuvo un principio. Pero a la luz de los hechos está claro que aquel no es el que nos importa, porque hubo un principio de verdad, uno importante. Y entonces ya eran Javier, Marta, Fabiola, Mauro y...

leer más

Protocolo de actuación en caso de sismo

NOELIA DOMÍNGUEZ  |   Protocolo de actuación en caso de sismo por Noelia Domínguez   En la ciudad donde vivo la tierra tiembla a diario. Decidí aprovechar esta circunstancia para acabar con Pablo y salir indemne del proceso. Él y yo dormimos en habitaciones...

leer más

EL Socracidio perfecto

Txema Arinas | Oviedo |   Este relato lo leerás en 5 minutos y 50 segundos    Inocencio lleva más de veinte años casado y apenas unos pocos más planeando el asesinato de su suegra. La primera vez que lo hizo fue en el trascurso de una comida en casa de sus...

leer más

About The Author

Leave a reply

Lecturas

  • 157Este artículo:
  • 999148Revista: Acumuladas:
  • 618Revista: hoy:
  • 10291Revista: Ultima semana:
  • 21122Revista: Lecturas en el mes:

Publicaciones recientes

Diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Pin It on Pinterest